Hitandekas A.C, lucha por equidad de género | Los Municipios
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Los Municipios

Hitandekas A.C, lucha por equidad de género

En ese marco compartió un poema a todas las luchadoras y a todas las mujeres en la Mixteca.

Hitandekas A.C, lucha por equidad de género | El Imparcial de Oaxaca
Pelean por mejores condiciones de vida.

Tlaxiaco, Oaxaca

En entrevista Hita Ortiz Silva, presidenta de esta fundación, indicó que las mujeres han emprendido una ardua lucha y más como mujeres indígenas, “donde se nos ha enseñado a ser fuertes para pelear por los espacios que nos corresponden en la vida política, económica y social”. Y dice “los hombres tienen que aprender a vernos como sus compañeras de lucha y nosotras a ellos como nuestros aliados para vivir una verdadera igualdad y democracia”.

Ortiz Silva detalló que la pelea por mejores condiciones de vida y de trabajo no puede estar dividida. La violencia y la discriminación contra la mujer no conocen fronteras, edad, etnia, ni grado académico, lo cual hace necesario una lucha consciente; en ese marco, exhortó a todas las mujeres a que no decaiga el espíritu de lucha y “no demos un paso atrás hasta ver nuestros sueños y metas cumplidos”.

Apuntó que hay mucho camino que recorrer hasta lograr la igualdad y la justicia para todas, “tenemos que seguir desde todas las trincheras, desde un espacio público, desde las fábricas, desde el campo y la ciudad, tenemos que seguir pugnando hasta lograr la igualdad soñada”.

Hay mucho camino que recorrer para lograr la igualdad.

En ese marco compartió un poema a todas las luchadoras y a todas las mujeres en la Mixteca.

Soy mujer indígena
Hija de la madre tierra y del padre sol, pertenezco a una raza milenaria. Convivo con lo que me rodea, con la lluvia, el viento, la montaña, el cielo…
Tengo tiempo para contar las estrellas, tiempo para poner mis sueños al día, para danzar con los pájaros y hablar con los animales, con las plantas y con los espíritus.
Soy firme como la montaña más alta, frágil como el colibrí, dulce como los atardeceres…
Soy mujer indígena, hija mayor de la tierra y del sol desde siempre y para siempre.