Influenza canina; conoce los principales síntomas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Influenza canina; conoce los principales síntomas

Esta enfermedad, considerada grave para los perritos puede causarles la muerte, sobre todo a los asintomáticos, pues puede derivar en neumonía, que en caso de no tratarse tienen un desenlace fatal

Influenza canina; conoce los principales síntomas | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

La influenza canina o influenza de los perros es una enfermedad respitoria contagiosa entre caninos, causada por el virus H3N2 y el H3N8 que derivan de la tipo A.

Este virus está en constante cambio y su mutación podría generar una nueva cepa que sea capaz de contagiar a humanos, lo que podría ser mortal para la raza humana debido a la poca inmunidad, por lo que se originaría una pandemia.

¿Cómo surgió este virus?

Los virus de influenza canina H3N8 se originaron en caballos, fueron detectados hace más de 40 años y se contagiaron a los perros, debido a que ambas especies conviven en medios cercanos, sobre todo en granjas.

Los primeros casos en perros se detectaron en el 2004 en Estados Unidos, cuando se reportó una enfermedad respiratoria desconocida, tras estudios se determinó que se trataba de la influenza equina AH3N8.

Científicos creen que este virus pasó de una especie a otra y ahora se adaptó para provocar enfermedades en perros y diseminarse entre ellos, especialmente entre los que están alojados en perreras y refugios.

¿Cuáles son los síntomas en perros de la influenza canina?

Los síntomas de esta enfermedad en perros son: tos, secreción nasal en exceso, fiebre, letargo, secreción ocular y falta de apetito, aunque no todos los perros enfermos presentan estos.

Esta enfermedad, considerada grave para los perritos puede causarles la muerte, sobre todo a los asintomáticos, pues puede derivar en neumonía, que en caso de no tratarse tienen un desenlace fatal.

La mayoría de los perros se recupera dentro de 2 o 3 semanas. Sin embargo, algunos pueden desarrollar infecciones bacterianas secundarias que pueden provocar enfermedades más graves como neumonía.