Así puedes vencer al "mal del puerco"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Así puedes vencer al “mal del puerco”

¿Sabes cuál es el ‘mal del puerco’? Se trata de una baja energética producto de la actividad del sistema nervioso parasimpático; toma estos consejos

Así puedes vencer al “mal del puerco” | El Imparcial de Oaxaca

El afamado ‘mal del puerco’ se caracteriza por tener una sensación de pesadez, sueño, y desgano por realizar cualquier actividad después de comer, sin embargo, la marea alcalina – término para el mal del puerco – se puede contrarestar con una dieta baja en grasas.

Se trata de una baja energética producto de la actividad del sistema nervioso parasimpático, ocasionada por un exceso en la producción de bicarbonato en la sangre, puede durar de cinco minutos hasta dos horas, y afecta la actividad laboral.

De acuerdo con la especialista en Nutrición, Virginia Carmona Lara, cuando ingerimos alimentos, el estómago produce ácido clorhídrico que, a su vez, necesita la producción de bicarbonato para compensar esa producción.

Pero para que se produzca el bicarbonato tiene que haber un intercambio de electrolitos de la sangre a las células del estómago y este exceso, que pasa a la sangre, es lo que se conoce como marea alcalina.

 

Sigue los consejos del IMSS contra el 'mal del puerco' (Imagen vía IMSS)

La especialista comentó que esta acción se presenta principalmente por la excesiva ingesta de alimentos con alto contenido de grasa, lo que hace que se eleve la mayor parte de la sangre y se vaya al proceso de digestión.

Se le resta sangre a los demás órganos, como el cerebro, y eso hace que aumente la sensación de sueño”.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR EL ‘MAL DEL PUERCO’

  1. Se recomienda consumir verduras y comer poco.
  2. Reducir la ingesta de alimentos con menos proteínas y menos grasas.
  3. Establecer de tres a cinco comidas al día, y evitar hacer uno o dos tiempos.
  4. La dieta diaria debe incluir: rutas y verduras, cereales, leguminosas y alimentos de origen animal.
  5. Realizar ejercicios específicos, por al menos 10 minutos, y disminuir la ingesta de alimento, sobre todo carbohidrato en las comidas.