Luna Marán habla de contar historias "desde los márgenes"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Luna Marán habla de contar historias “desde los márgenes”

ara la directora de Tío Yim, la ópera prima que comparte en el programa cinematográfico, lo relevante es propiciar el debate sobre las historias que no recrean una sola visión del mundo ni a una sola cultura.

Luna Marán habla de contar historias “desde los márgenes” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Para la realizadora Luna Marán (Oaxaca) pensar en contar historias desde los márgenes resulta una reflexión “graciosa”, pues siempre dice que viene “del centro del mundo” y que por ello no está en el margen. La directora de cine compartió esto en la primera edición del Festival de Cine de Tulum, en donde este sábado se abordó una mesa sobre contar historias desde los márgenes.

Por eso ella ahondó que la pregunta la llevó a pensar en dónde está el margen o qué implica este, “cuando nuestro universo del mundo es el contexto al que pertenecemos”. O cuando desde la idea del margen o periferia se piensa a películas como la de ella y otros colegas como unas en relación a un centro.

“Desde las comunidades indígenas, a veces estamos muy preocupados en cómo construir una relación con el centro, de que nos vean y sepan cómo somos. Ahorita, para mí, el cuestionamiento es cómo nos estamos viendo desde adentro y cómo nuestras películas van a construir una conversación al interior de nuestra cultura.

Para la directora de Tío Yim, la ópera prima que comparte en el programa cinematográfico, lo relevante es propiciar el debate sobre las historias que no recrean una sola visión del mundo ni a una sola cultura.

Junto a los realizadores Elizabeth A. Castle, Juan Manuel Sepúlveda, Paxton Winters, Luna Marán y Jade Baxter, la directora planteó varias reflexiones sobre lo que implica hacer cine. Poniendo como ejemplo su primer largometraje, Marán también se refirió a la autenticidad que está en juego en el documental, así como el proceso mismo de grabación o la manera en que las películas se relacionan con las comunidades representadas en ellas.

“Pienso en el poder que tiene el cine en construir la memoria de una cultura y de alimentar el presente, los sueños y deseos del futuro de esa cultura. Me gustaría tener una máquina del tiempo y ver cómo nuestras películas están reconfigurando el imaginario colectivo de nuestras comunidades”, externó la también productora de Los años azules.