Paulina y el buscapié: "los músicos se hacen en el escenario" |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Paulina y el buscapié: “los músicos se hacen en el escenario”

La agrupación retoma los sones y la música tradicional de Oaxaca, pero con nuevas propuestas inclinadas por la fusión

  • Paulina y el buscapié:  “los músicos se hacen en el escenario”
  • Paulina y el buscapié:  “los músicos se hacen en el escenario”
  • Paulina y el buscapié:  “los músicos se hacen en el escenario”

Para Paulina y el buscapié, tocar en el extranjero no es solo la posibilidad de llevar la música de Oaxaca a escenarios internacionales como el TD Sunfest (Canadá) sino de aprender de otros intérpretes, de la escena internacional y de públicos. La agrupación fundada en 2007 concluyó el año pasado una gira de conciertos gratuitos, además de llevar su propuesta afincada en los sones a foros como el festival WOMAD, en Chile.

En lo que va de 2019, su trabajo ha continuado y tomado fuerza en escenarios del estado, en donde su base de sones tradicionales ha apostado por la fusión, a veces más decantada por lo que inspira Oaxaca y otras más por las notas del rock o de la cumbia.

Tras su regreso del Sunfest, en donde actuó el pasado 7bde julio, el grupo toma impulso para la nueva serie de conciertos que ofrecerá del 20 al 30 de julio en el estado. Asimismo, para seguir el camino de la composición y concretar su tercer álbum de estudio.

Entretanto, Paulina y Emiliano, dos de los integrantes de la banda comparten detalles de estos y otros planes, además de recordar que lo suyo es ir hacia la tradición para transmitirla o reproducirla a través de composiciones propias y con elementos de otros géneros.

“Venimos como de una formación tradicional, yo aprendí la música tradicional oralmente en los pueblos”, cuenta Paulina Tenorio, vocalista y ejecutante de la jarana y el mosquito, sobre un proceso que le permitió conocer la transmisión oral de los conocimientos en las comunidades de Oaxaca.

“En el último disco que tenemos, la mayoría de canciones son composiciones nuestras, dos o tres son sones tradicionales y lo demás es composición, pero a partir de los sones o de la música de bandas oaxaqueñas”, agrega.

A partir del clarinete, el saxofón e incluso de la guitarra eléctrica, los integrantes de la banda han buscado hacer una fusión entre lo tradicional y otras músicas que, aunque pareciera que son alejadas, se relacionan en algún momento.

Y ese es el camino que el grupo ha seguido desde hace 12 años, en los que lleva dos discos y trabaja en uno más. El primer disco (El pájaro turquí) es más un homenaje a la música tradicional; en el segundo (Ventanas a la calle) se percibe la fusión de géneros, con sonidos de batería y guitarra eléctrica. Para el próximo, y si bien los instrumentos o sonidos tradicionales siguen, la fusión y las creaciones propias estarán más marcadas.

Es más de “música para bailar, más fiesterón”, señala Emiliano López, quien ve el primer álbum como más reflexivo, mientras que el segundo se orienta a la ciudad de Oaxaca, aunque con notas de música urbana.

Pero este concepto, se basa también en las experiencias tenidas en foros internacionales, como los de Chile, Francia o Canadá, en los que la agrupación ha estado en los últimos años y a los que “la gente va a bailar, se prende”.

Entre los temas del nuevo material están Niña bonita y Amor y pena. “Ambas rolas las grabamos ahora que estuvimos en Canadá”, cuenta Emiliano sobre canciones que traen sonidos de reggae (Niña bonita) o se inclinan hacia la cumbia (Amor y pena).

 

“NOS INTERESA INVERTIR EN EL PROYECTO”

 

Los intérpretes de Chilena del Olvido, Flores en mi puerta, Azucena, entre otros temas, señalan que para seguir en la música es necesario creer e invertir en los proyectos. Y aunque a veces han tenido apoyos como las becas del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, no se puede depender todo el tiempo de las instituciones públicas.

“A nosotros nos interesa invertirle al proyecto; los chavos siempre están dispuestos a ceder sus honorarios para que hagamos ciertas cosas. Así es como la vamos llevando todo el tiempo”, refiere Tenorio.

A la par de ello, la constancia es algo primordial, por ello su insistencia en “siempre tocar y tocar porque los músicos se hacen en el escenario”.

“Llevar la música a otros lados es súper importante tanto para la difusión de la cultura de nuestro estado como para nosotros como músicos de tener experiencias con otros músicos de otros países y bandas, ver a otras bandas tocar te da un montón de ideas y enriquece el trabajo”.