Una biblioteca para el cambio social | Arte y Cultura
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Especiales

Una biblioteca para el cambio social

Ubicada en una de las agencias de Oaxaca, donde se han detectado problemas de violencia e inseguridad, el espacio busca abonar en el cambio a través de los libros y la oferta cultural

  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social
  • Una biblioteca para el cambio social

Fundada en el año 2013, pero rehabilitada y cedida en comodato en 2016 a la asociación civil Fondo Ventura, la biblioteca Profesor Ventura es una de las que tiene entre sus objetivos abonar en el cambio social.

A través de la lectura, sus acervos y la inclusión de la comunidad en su oferta cultural, busca atender a todos los públicos y con ello generar una mejor sociedad. Asimismo, lleva el nombre de uno de los promotores de la lectura en Oaxaca, quien tenía entre sus ideales el de “Libros para todos”.

Ubicada en la agencia municipal de San Martín Mexicápam (perteneciente a Oaxaca de Juárez), la biblioteca municipal comenzó una nueva etapa en 2016, cuando fue cedida en comodato a la asociación civil Fondo Ventura.

A partir de entonces (septiembre), el espacio ha impulsado una serie de actividades e incrementado su acervo, de tal manera que la niñez y juventud tengan un lugar para conocer los libros y enamorarse de la lectura.

Asimismo, públicos de otras edades encuentran actividades en áreas como cine, teatro, literatura y demás. A casi un año de su reapertura, la biblioteca tiene como objetivos llegar a más personas y con ello contribuir al cambio social.

San Martín Mexicápam es una zona con alta incidencia de inseguridad y de deserción escolar, donde la juventud está expuesta a la violencia y las drogas, señala Elisa Ruiz, directora del recinto. Por ello, considera que un espacio como éste puede incidir en el cambio social.

“Lo que pretendemos con la biblioteca es que la atmósfera de los libros se aproveche para atender no solamente las necesidades de cultura, sino otras de afecto, de interacción, de respeto… esto que se dice de reconstrucción del tejido social. Pero, ¿cómo lo reconstruimos? Pues que interactúen las generaciones, que se les atienda a todos…”, comenta.

Entre las estrategias implementadas, además de la oferta cultural y sus acervos de lectura y consulta, está una campaña con los sitios de mototaxis, que se hizo en abril de este año. Dicha campaña consistió en pegar calcas en estas unidades de transporte, al ser un medio de transporte muy usado en la zona. De ahí que los primeros que se enteraron que había una biblioteca fueron los mototaxistas, sus familias y los usuarios de las unidades.

“Ahorita, si tú le pides a un mototaxi que te lleve a la biblioteca, ya sabe traerte a la biblioteca”, agrega. Y es que, según los comentarios que le han llegado, incluso personas de la misma cuadra desconocían la existencia del inmueble y pensaban que era un hospital u otra cosa.

De los inicios a la reapertura

La biblioteca Profesor Ventura se creó en el año 2013, es una biblioteca pública municipal construida con fondos federales, estatales y municipales. Inició operaciones en diciembre de 2013, bajo la administración municipal.

Sin embargo, en junio de 2016, a petición de la asociación civil Fondo Ventura, el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez otorga el inmueble a dicho ente, bajo un acuerdo de comodato.

A raíz de ello, el inmueble tuvo reparaciones y mantenimiento, debido a que en diversas áreas había filtraciones y otros deterioros. Posteriormente, se depuró el acervo bibliográfico y se recibieron nuevos ejemplares, de parte de la librería de Proveedora Escolar. Este donativo fue de más de mil libros de literatura infantil y juvenil.

Como parte de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, organizada por Fondo Ventura, se consiguieron cerca de 3 mil libros, gracias a la campaña de donación en que se regalaban pases para el espectáculo de “31 Minutos”.

Las colecciones

La biblioteca cuenta con dos áreas: una de literatura y otra de consulta, las cuales se dividen en diversas colecciones, según autores, edad de los usuarios y escolaridad, así como sus intereses en otros ámbitos.

En la planta baja se ubican las colecciones de literatura clásica, literatura universal, literatura mexicana, literatura iberoamericana y la juvenil (en esta última destacan obras en las que se han basado películas como las de la saga Harry Potter, Narnia, Crepúsculo, El señor de los anillos, entre otros).

En esta parte también hay una colección de 40 libros para bebés y otra para infantes de preescolar y hasta 12 años de edad, para quienes hay títulos de cuentos y otros relatos que se inician en la lectura. Además de obras enfocadas a lectores, en las que hay títulos clásicos, pero en versiones adaptadas a sus edades (por ejemplo, La Odisea, La Iliada, El retrato de Dorian Gray, entre otros).

Incluso, hay ejemplares en cuyas historias se abordan situaciones como el bulliyng, la violencia intrafamiliar, depresión y otros problemas juveniles. Y una colección más con obras publicadas por Editorial Almadía.

“El propósito es que la literatura nos ayude a ir metiendo a los niños al terreno de la lectura, a través de cuentos, leyendas, obras de teatro, etcétera”, señala Elisa Ruiz, directora de la biblioteca.

Por su parte, el área de consulta cuenta con títulos para escolares que cursan la secundaria y hasta la universidad, además de obras para el público en general.

Psicología, derecho, antropología, historia, ciencias exactas, entre otros, son los temas que se pueden hallar en este apartado. Asimismo, un pequeño acervo sobre temas de la mujer, que busca seguir alimentándose. Temas oaxaqueños, teatro y poesía, así como música y artes también se ubican en este apartado, ubicado en la planta alta.

Oferta cultural y conexión con públicos

El principio de Fondo Ventura es que la biblioteca obedezca a las necesidades actuales, refiere Elisa, en vista de que “una biblioteca ya no es necesariamente para ir a leer un libro”, sino que ha de convertirse en un espacio habitable y cotidiano de la comunidad.

Esta tendencia se observa en otras bibliotecas de Oaxaca de Juárez, donde además de la consulta hay una oferta cultural que incluye proyecciones de películas, presentaciones de teatro y danza, círculos de lectura, así como talleres y asesorías.

“Es una tendencia, una necesidad y exigencia del tiempo y las redes sociales”, añade la directora.

Ante esto, la biblioteca ofrece una cartelera mensual con por lo menos una actividad para niños de cero a seis años, ya sea a través de una plática para padres de familias y docentes. Otra actividad para infantes que cursan la primaria (y que puede ser un taller, visita escolar, una plática o lectura en voz alta) y una más para quienes estudian secundaria.

En últimas fechas, también se han efectuado actividades para adultos, a fin de formar mediadores de lectura. Ejemplo de ello es el taller “Fantabulario”, que se realiza en colaboración con el programa Seguimos Leyendo.

Actividades enfocadas en mujeres o temas alusivos a equidad de género, salud, entre otros, también se integran a la cartelera. Todo ello con el fin de que la biblioteca abarque un espectro general.

Entre los públicos que aún faltan por atender, explica Elisa, está el de las personas de la tercera edad, a quienes se empieza a llegar por medio de una campaña de donación de lentes (con apoyo de Manos de Ayuda).

“Si estamos fomentando que lean, primero que vean bien”, refiere sobre el programa de la biblioteca que pretende llegar a personas de todas las edades, y en el que adultos y personas mayores se conviertan en aliados de la lectura.

Va por resultados tangibles

Con una biblioteca que en su reinauguración comenzó con uno o dos usuarios por día y que luego pasó a 20 y 30, la meta es que en cada jornada se tengan a 50 visitantes.

Y es que esta biblioteca, considera Elisa, tiene que sentar un precedente o marcar un hito, al estar ubicada en una zona de alta marginación.

“En el discurso oficial se dice: los libros, liberan, los libros salvan, los libros te cambian la vida o que la lectura va a transformar. Entonces, vamos a ver si efectivamente un libro, una biblioteca y una actividad cultural inciden”.

Para ello, los resultados se tienen que hacer tangibles y pasar del discurso a la realidad.

“Aquí en la biblioteca se puede hacer tangible que ese discurso, si verdaderamente se llevara a la práctica, daría los resultados que todos esperamos, porque la gente sí viene, sí necesita, hay una demanda de este tipo de servicios; ¿qué es lo que no hay?: suficientes bibliotecas”.

 

PARA SABER:

De acuerdo con datos del Observatorio de Ciudadano “Con Seguridad Oaxaca”, a finales del 2013 aproximadamente 30 mil 600 jóvenes entre los 15 y los 29 años pertenecían a alguna pandilla o comenzaron a realizar conductas delictivas, esto a nivel estatal.

Asimismo, señalaba que las agencias de Oaxaca de Juárez con mayor índice delictivo son Candiani, Cinco Señores, Donají, Montoya, Pueblo Nuevo, San Martín Mexicápam, San Juan Chapultepec y Trinidad de Viguera.

 

Relacionadas: