Demián Flores, trae nuevos dioses desde el México antiguo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Demián Flores, trae nuevos dioses desde el México antiguo

El autor propone repensar lo que es el arte, pero desde los propios referentes y, con ello, no necesariamente llegar a una respuesta, sino a más preguntas

  • Demián Flores, trae nuevos dioses  desde el México antiguo
  • Demián Flores, trae nuevos dioses  desde el México antiguo
  • Demián Flores, trae nuevos dioses  desde el México antiguo

Para Demián Flores, el arte prehispánico de México, así como el generado en los siglos XVI y XVII, nunca fue leído desde su lugar, sino desde una estética occidental. “Por ejemplo, cuando descubren a la Coatlicue, en el siglo XIX, le ponen cualquier tipo de adjetivos porque no saben definirla ni cómo identificarla. Tan es así que cuando la sacan de la tierra y ven que todavía empiezan a adorarla, la vuelven a enterrar. Y si la vez, es una pieza que no tiene una definición desde occidente”.

Flores (Juchitán, 1971) propone esta reflexión y una serie de preguntas más a partir de 22 cerámicas, las que conforman su exposición Nuevos dioses desde el México antiguo. Con ellas, el autor que también comparte su obra gráfica y de instalación en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), invita a repensar en ideas o conceptos como el de arte y belleza.

CONVOCA A LA REFLEXIÓN

Por dos meses, a partir del 14 de septiembre, Demián convoca a la reflexión a través de la muestra escultórica que alberga el Museo de Arte Prehispánico de México Rufino Tamayo.

La exposición “tiene que ver con ese imaginario que se construyó a partir de la Conquista, que se consumió en el Occidente, pero un imaginario trastocado por sus propios referentes culturales y no por los propios”, explica Flores. A su vez, el artista propone un diálogo entre el presente y el pasado, entre sus creaciones y las de las cinco salas permanentes de este museo fundado por el fallecido artista Rufino Tamayo (1899-1991), quien también defendió la idea de que lo hecho por los pueblos originarios es arte.

DESCOLONIZAR LA MIRADA

Tanto esta exposición como la que tiene en el CaSa (América. Visiones nuevas desde el viejo mundo), Flores ofrece un intento por descolonizar la mirada, es decir, quitarse las ideas traídas de otros países sobre lo que es arte. Es “de cómo nosotros podemos empezar a construir una visión sobre el arte, pero desde nuestros propios referentes”. Y a partir de ello, ampliar la mirada, las ideas o las reflexiones.

Hacerse la pregunta de qué es arte, como se ha hecho en distintos momentos de la historia y con perspectivas varias, ha llevado a más preguntas que respuestas, se le plantea a Flores. Pero, como expone el autor, “el arte no da respuestas, sino lo que hace son preguntas”.

Sin embargo, en ese nuevo intento que propone el autor, está el dejar de lado lo ya propuesto desde occidente, pues si se toma en cuenta aquellas ideas, la belleza de la que se habla no correspondería o no se notaría en las piezas que, por ejemplo, alberga el museo en su exposición permanente.

UN PAÍS MULTICULTURAL

“Siempre hay como una lejanía que nosotros vemos, aunque lo que está dentro finalmente con nuestros pueblos. Y eso es lo que trato de hablar, cómo México es un país multicultural, con 68 lenguas, en donde cada comunidad de Oaxaca, de los 570 municipios, es un mundo, cómo de donde vengo (Juchitán) es otro mundo, con sus cosmogonías específicas, tradiciones, mitos y leyendas”.

En Nuevos dioses desde el México antiguo hay piezas híbridas, es decir, en las que se trata de enfrentar o propiciar diálogos y encuentros entre “lo contemporáneo, lo moderno y lo antiguo, entre lo artesanal e industrial, el campo y la ciudad”. De ahí que las “dualidades permean las piezas”, como maneras de hablar sobre hibridación, el mestizaje, los desplazamientos y de cómo estos modifican las culturas.

SOBRE LA EXPOSICIÓN

La exposición comprende 22 cerámicas policromadas, que dialogan con las más de 800 piezas de la exposición permanente del museo. Asimismo, retoman la última muestra del autor, en curso en el Centro de las Artes de San Agustín.
La muestra fue curada por Fernando Gálvez de Aguinaga, quien ha estado a cargo de otras colaboraciones con el autor, entre ellas el texto para la primera exposición de este. Nuevos dioses desde el México antiguo representa un homenaje al recién fallecido artista Francisco Toledo y a quien fuera directora del Museo de Arte Prehispánico de México Rufino Tamayo, Alicia Pesqueira (fallecida en julio).