Van por candados contra el plagio de patrimonio |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Van por candados contra el plagio de patrimonio

La senadora Susana Harp refiere que sólo las comunidades “vivas” tendrán el poder para decidir si se autoriza el uso o no de un elemento de su cultura

  • Van por candados contra el plagio de patrimonio
  • Van por candados contra el plagio de patrimonio
  • Van por candados contra el plagio de patrimonio

Luego de los nuevos casos en que marcas como Carolina Herrera emplearan elementos del patrimonio de pueblos de México, entes como el Senado de la República plantean modificaciones a la Ley federal del derecho de autor y la creación de una nueva ley.

Susana Harp Iturribarría, presidenta de la comisión de cultura del Senado, señala que esas son las dos vías que se plantean para hacer frente a casos como el suscitado en meses pasados. En ese entonces, la marca de la diseñadora venezolana tomó elementos de las creaciones textiles de Hidalgo, Oaxaca y Coahuila; ante la carta en que la Secretaría de Cultura señaló tal acto y pidió explicación, la firma sólo se remitió a decir que se trataba de un homenaje y una inspiración.

Harp señala que desde el senado se busca derogar un artículo de la Ley federal del derecho de autor (es decir, dejar sin efecto o cambiarlo). Asimismo, que se creará una nueva ley para asegurar la protección de tal patrimonio.

Sobre el artículo, la senadora del partido Movimiento de Regeneración Nacional explica que se trata del 159, que menciona que: “Es libre la utilización de las obras literarias, artísticas, de arte popular o artesanal; protegidas por el presente capítulo, siempre que no se contravengan las disposiciones del mismo”.

Para la funcionaria, eso da pie al uso libre de las expresiones de las culturas populares. De ahí la necesidad de que se derogue y con ello se “obligue a pedir permiso” para el uso de tales elementos.

La otra parte es la creación de una nueva ley, que se llamará Ley general de salvaguarda de los elementos de las culturas indígenas, afromexicanas y equiparables. Esta ley, que se esperaba discutir en el segundo periodo de sesiones del senado, prevé tomar en cuenta el pensamiento y cosmovisión de los pueblos originarios. Es decir, lejos de la idea de mercado que caracteriza a la del Instituto Nacional del Derecho de Autor o del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual.

“Las comunidades indígenas no están en esa lógica, lo que ellos piden primero es respeto y como segundo punto es la posibilidad de ellos decidir qué quieren que se comercialice y qué no”. Esto, añade Harp, tiene que ver con elementos considerados como sagrados, tal es el caso de los Voladores de Papantla, que han negado el uso de su representación en una cerveza o para alguna campaña de autos.

“Este mundo occidental no tiene puentes con los mundos indígenas y afromexicanos, y eso es lo que quiere tejer esta ley; puentes donde haya la posibilidad del acercamiento respetuoso y que cualquier proyecto que se vaya a hacer junto con las comunidades, y que no se escuden en homenajes, en inspiraciones, etcétera”.

La ley contendrá cinco títulos y 75 artículos, adelantó la senadora.

Sobre el debate de la propuesta que plantea quiénes otorgarían el permiso para emplear o no tales elementos, Harp indicó que el Estado no se tomaría atribuciones, al menos no en el caso de las comunidades que ya no existen. Por ejemplo, para el permiso de los petroglifos o del calendario azteca. En estos ejemplos, correspondería a la Secretaría de Cultura dar el permiso, ahonda, pues ya no existen las poblaciones a las que pertenecieron estos elementos.

“La Federación tiene como deber proteger y resguardar todos estos símbolos o elementos de culturas que ya no están presentes o vivas. Mientras la comunidad está viva, vas a ella y sólo ella te dirá sí o no (puedes usar tal elemento)”.

¿No se negaría la existencia o permanencia de alguna cultura y su poder de decisión en casos como la azteca? Harp señala que no, pues elementos que pertenecieron a estas ya están catalogados por instancias como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y el cual es el encargado de dar tal autorización.

En esta nueva propuesta de ley, ahonda que existen competencias tanto para el INAH, el Instituto Nacional de Bellas Artes y las comunidades vivas.