Juana Cata Romero una mujer que la historia condenó al olvido
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Juana Cata Romero una mujer que la historia condenó al olvido

Julia Astrid se ha dedicado a investigar sobre la vida de Juana Cata Romero.

  • Juana Cata Romero una mujer que la historia  condenó al olvido
  • Juana Cata Romero una mujer que la historia  condenó al olvido
  • Juana Cata Romero una mujer que la historia  condenó al olvido

Oaxaca es distinguido por su capacidad creadora, la bravura de su gente, su temple cultural y su agudeza, la capacidad de mando de las juchitecas, la fuerza de su voz en el mercado, su capacidad para exhibir sus productos y hacerlos valer… Este libro es un merecido homenaje a una de las mujeres que México condena al olvido en vez de reconocerla y convertirla en tema de investigaciones históricas que mucha falta nos hacen.
Elena Poniatowska

El libro Juana C. Romero es la biografía de una mujer oaxaqueña, una mujer destacada en el siglo XIX, una empresaria política y diplomática, pero que la historia redujo a solo leyendas de tradición oral y a describirla como la mujer que le hacía las garnachas a Porfirio Díaz.

Con este trabajo Julia Astrid Suárez Reyna, antropóloga oaxaqueña de origen istmeño, pretende dar a conocer la extraordinaria mujer oculta en la historia de México, reconocer la inteligencia que en ella existió, su capacidad de negociación, y su protagonismo en la política de la época, pues no sólo se limitó a hacer negocios, sino a defender los derechos de los trabajadores, participó en la promoción de la educación a través de la alfabetización y también aporta recursos económicos para la instauración de la República.

La obra tiene mucho éxito en los círculos académicos, se ha presentado en distintos lugares emblemáticos, uno de ellos el Castillo de Chapultepec, siendo ésta la primera obra de autoría oaxaqueña presentada en este lugar. Además, ha llamado la atención de lectores internacionales. En Oaxaca la presentación de este libro se hará en el mes de febrero en el Teatro Macedonio Alcalá por personajes reconocidos a nivel nacional.

La investigación que se realiza para esta obra inicia desde el año 2007 cuando sólo había mitos y leyendas sobre este personaje, lo que llevó a Julia Astrid ir más allá de la tradición oral. Ella indaga en archivos históricos locales y nacionales para buscar datos que la lleven a descubrir el verdadero papel que tuvo Juana Cata en la historia de México.

Se sabe que en el siglo XIX era difícil para las mujeres tener presencia pública; sin embargo, mientras a nivel internacional las mujeres buscaban cómo hacer presencia pública, Juana Cata estaba actuando e impulsando el desarrollo en la región del Istmo de Tehuantepec.

Julia Astrid pretende que con el libro se visibilice a las mujeres, no solamente en el papel tradicional que se les ha dado, como compañeras y amas de casa, sino también como empresarias, diplomáticas y políticas. Sería de toda justicia recordar que su postura solidaria con estudiantes y trabajadores, su incansable labor y su visión a futuro ayudaron a sentar las bases industriales, políticas y educativas del estado más importante en la cultura de nuestro país, escribe Elena Poniatowska, autora del prólogo de este libro.

Si las nuevas autoridades ven el Istmo como una zona de desarrollo para el país es importante no olvidar a Juana Cata como un precedente a este desarrollo, ya que el impulso que se le prende dar a la zona del Istmo, es similar al que presenció doña Juana Cata, en la época del auge del ferrocarril. Doña Juana, dueña de ingenios azucareros colaboró con el desarrollo en el siglo XIX.

Con la obra también se busca el rescate del patrimonio de Juana Cata en el Istmo de Tehuantepec como un aporte a la riqueza cultural de esta zona. La casa Juana Cata es un edificio de gran riqueza cultural, pero se encuentra muy deteriorada. “Ahora hay una oportunidad para hacer un llamado a las nuevas autoridades y la sociedad civil para que se rescaten los espacios culturales como una suma de todos” enfatiza Julia Astrid en entrevista.