La ciclista oaxaqueña, Cris Lares, retrasa su recorrido por Sudamérica por Coronavirus y lesión
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciclismo

La ciclista oaxaqueña, Cris Lares, retrasa su recorrido por Sudamérica por Coronavirus y lesión

No vuelvo a México, quiero seguir el viaje, ahora tengo roto el tobillo, pero aun así, me quedo”.

La ciclista oaxaqueña, Cris Lares, retrasa su recorrido por Sudamérica por Coronavirus y lesión | El Imparcial de Oaxaca

Ni la fractura del tobillo derecho ni la amenaza mundial del Coronavirus impedirán que la oaxaqueña Cristal Rubí Lares Vásquez llegue a su meta, en poco más de año y medio.

Cris Lares lleva hasta ahora el mismo tiempo, más de año y medio de recorrido, hace dos semanas sufrió un accidente y sufrió una fractura del tobillo derecho que la ha obligado a hacer una pausa, además, el cierre de fronteras y la contingencia sanitaria que se vive en la parte sur del continente americano han ralentizado su avance.
La ciclista declaró para EL IMPARCIAL: “no vuelvo a México, quiero seguir el viaje, ahora tengo roto el tobillo, pero aun así, me quedo”.

Indicó que sufrió un accidente en el pueblo de Pitumarca a 120 kilómetros de Cusco, Perú, donde fue golpeada por un auto y una moto le cayó encima, pero fue hasta su llegada a Colombia cuando se dio cuenta de la lesión.
Declaró que regresó a Barranquilla, Colombia, para asistir a la boda de unos amigos, pero la celebración no se pudo realizar debido a que las autoridades del país prohibieron las reuniones de más de 50 personas.

“Por el momento, me encuentro aquí esperando que se normalicen las cosas, pues además la frontera está cerrada”, dijo.

Dijo que el viaje ha sido bastante intenso, “me ha pasado de todo, desde pasar fríos, casi quedarme con hipotermia, hasta desmayarme por insolación”.

“Pero la gente siempre me ha dado su cariño y aunque a veces no tengo donde dormir, siempre en el camino sucede algo que me ayuda a estar bien”.

Mencionó que ha acampado en los Andes a muy bajas temperaturas, además de tener dificultades económicas y de salud.

Recordó que en su primer paso por Colombia con rumbo a Ecuador le dio neumonía, se le infectó un pulmón, afortunadamente encontró personas que la ayudaron con su tratamiento.

“He trabajado recogiendo café, cosechando cacao, recogiendo uvas y aprendiendo hacer puros para conseguir ingresos y seguir mi sueño de llegar a la Patagonia en bicicleta”, aseguró.

“También he aprendido hacer artesanías, y lugar a dónde llego vendo pulseras hechas por mi así cómo aretes y postales de mi viaje”.

“Cuando hay algún trabajo de lo que sea siempre lo hago pues para seguir viajando”.

Ahora la contingencia mundial la obligan a tener una pausa, en espera de volver a la carretera en su bicicleta que la acompaña desde que salió de esta ciudad de Oaxaca, hace ya más de un año.

 

Relacionadas: