El Checo, 100% rudo desde 1975
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Artes Marciales

El Checo, 100% rudo desde 1975

Sergio Lorenzo García “El Checo” inició en la lucha libre como “El Rayo Negro”, una lesión en la rodilla le impidió luchar y dio pie a su carrera como referee desde 1975

El Checo, 100% rudo desde 1975 | El Imparcial de Oaxaca

Sergio Lorenzo García “El Checo” ha sido parte importante en la lucha libre, auto definido como cien por ciento rudo, el referee busca aplicar las reglas sobre el encordado desde 1975.

Nacido en esta ciudad de Oaxaca, Sergio Lorenzo García tuvo sus acercamientos a la lucha en su época de juventud, siendo aún adolecente, recuerda que empezó con unos amigos: Miguel Ángel “El Vértigo” y Rey Alcántara, fueron ellos quienes lo llevaron al gimnasio entre los años de 1972 y 1973.

Recuerda que en un principio él era quien les cargaba las maletas, “les hacia los mandados en las funciones de lucha, esto me aficionó más y entrené con más ganas, ellos fueron mis primeros maestros”.

Al poco tiempo hizo su debut en el encordado, bajo el nombre de Rayo Negro, pero esto solo duró un par de años, ya que una fuerte lesión en la rodilla, hizo que abandonará pronto su intención de convertirse en ídolo de la afición.

Recuerda que la entonces Comisión de Box y Lucha le prohibió luchar, aunque le dijeron que le permitirían estar en el cuadrilátero como referee.

“Fue así como me inicié en esta fascinante profesión, la de referee, para ello seguía yendo al gimnasio los lunes, miércoles y viernes, veía a los compañeros luchadores, poco a poco me fui perfeccionando, recuerdo que mi debut profesional fue el 24 de julio de 1975, en San Juan Bautista La Raya”.

“Cuando Melitón Luna me llamó yo ya era El Checo y andaba trabajando recio, me llevaron a Tapachula, Tuxtla Gutiérrez, incluso hasta Guatemala llegué”.

Dice que gracias a la lucha libre recorrió gran parte del país, conoció muchos lugares bonitos, además con la oportunidad de ir con gastos pagados.

La lucha libre es todo un espectáculo, “es muy bonito se convive con mucha gente, además de tener la oportunidad de estar con los grandes de este deporte tanto de Chiapas, como de Oaxaca, destacando El Santo, Blue Demon, Mil Máscaras, Rayo de Jalisco, Los Villanos, Los Brazos, entre muchos más”.

Con más de cuatro décadas en la lucha libre, El Checo reconoce que aún no piensa en retirarse, “mi vida es la lucha libre, hoy debido a la cuarentena, me siento molesto, pues no hay nada, ni gimnasio para ir a relajarse”.

“La Lucha Libre es muy sería, los jóvenes deben poner todo su empeño en el gimnasio, porque es base, para ser grandes, el sacrificio es mucho, pero al final los aplausos y reconocimiento del público es lo más importante”.

Como referee también se ha llevado “lo suyo”, ha recibido golpes, sillazos y una que otra llave que incluso le han sangrado de la frente donde ya tiene varias cicatrices.

El Checo asegura que aún no está listo para retirarse.

Pero si él, no estarían completos los ingredientes para ofrecer a la afición todo un espectáculo a los aficionados que desde las gradas le chiflan y en más de una ocasión le hacen recuerdos familiares.

Recuerda que en esas giras las bromas no podían faltar, una de ellas, fue cuando se dirigían a Tapachula en Chiapas, donde le tiraron una de las zapatillas, por lo que al llegar le tuvieron que prestar zapatos para poder subir al encordado.

Al final agradece el apoyo de la familia que siempre está pendiente de él, “mi esposa, mis gemelos que en ocasiones me acompañan, y que siempre están con el Jesús en la Boca, pues todos sabemos cómo subir al ring, pero no cómo bajamos”.

Agradeció el apoyo de luchadores, entrenadores, gimnasios, y todas las personas que lo impulsan para seguir.