¡Mágica aventura en Cuilápam de Guerrero! | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

¡Mágica aventura en Cuilápam de Guerrero!

Todo un éxito resulta la carrera con obstáculos realizada por Run Magic Fest


¡Mágica aventura en Cuilápam de Guerrero! | El Imparcial de Oaxaca

Más de 300 competidores desafiaron tierra, agua, fuego y viento para cumplir una fascinante ruta de ocho kilómetros en el Cuilápam Adventure Trail 2017, que fue conquistada por Jonathan Sánchez Hernández y Luisa Peña Vásquez, en la rama varonil y femenil, respectivamente.
La emoción y color se vivió antes de la señal de salida, con la presentación de la Danza de la Pluma, frente al mítico Exconvento de Cuilápam de Guerrero.
El sonido de las sonajas de los danzantes, la belleza de sus penachos y las coordenadas de sus pasos sirvieron como ritual para llenar de buena vibra todo el recorrido que inició como pan comido para los atletas, con terreno plano.
Aproximadamente en el primer kilómetro la aventura empezaba a ponerse más interesante, al cruzar un río.


Eso fue solamente una probadita de lo que les esperaba a los atletas, que siguieron sobre superficie plana, con un leve ascenso.
A lo largo de todo este recorrido el corredor Jonathan Sánchez se mantuvo atrás de los reflectores, viendo el momento oportuno para tomar el liderato, que no soltaría hasta la meta.
Ese momento clave para dar el jalón decisivo fue en el kilómetro cuatro, al llegar a una serie de obstáculos militares que daban la bienvenida con fuego, teniendo que cruzar una línea de carbón encendido.
Ese fue el plato fuerte que estaba esperando a los atletas, un circuito para ver de qué estaban hechos, al contar asensos, descensos, llantas, pruebas pecho tierra con agua, pasamanos, lianas, pirámides, un puente movedizo y diversos retos que exigieron el máximo esfuerzo a los participantes.
A lo largo de este circuito muchos probaron tierra, terminaron empapados y agotados, pero todos con una gran sonrisa por dejar atrás un obstáculo en el camino.
Una vez concluida esta parte, el reto era regresar a la zona de meta, frente al Exconvento de la comunidad, donde los esperaba una hermosa medalla que recompensaba todo el esfuerzo efectuado.
A este punto final llegó solitario Jonathan, para proclamarse como el ganador absoluto en la rama varonil, en tanto que Luisa Peña hizo lo propio al dominar de punta a punta la ruta en la rama femenil.