Tato dice adiós a la afición | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

Tato dice adiós a la afición

Luego de animar a la afición de Guerreros de Oaxaca, Rafael Labastida, quien da vida a Tato, se despide de la LMB


Tato dice adiós a la afición | El Imparcial de Oaxaca

Este viernes se hizo oficial la salida de Tato, la mascota de los Guerreros de Oaxaca en Liga Mexicana de Béisbol, tras 25 años de animar tanto al equipo como a la afición del llamado rey de los deportes.

Al respecto, Rafael Labastida, quien personifica al ave roja, lamentó el acoso laboral del cual fue objeto durante las últimas temporadas y que detonó hace una semana, provocando la airada reclamación del presidente del club, Guillermo Espíndola.

“Tras el hecho, me prohibió la entrada al parque Eduardo Vasconcelos, propiedad de la UABJO y que es utilizado por el equipo profesional”.

Reconoció que ya ha sostenido con algunas reuniones con la directiva, pero que al final de cuentas, fue solo para darle largas al asunto, por lo que tomó la determinación de no volver, “ya se les hizo entrega del traje y, con ello, muchos años de trabajo, de risas, de tristezas, de ocurrencias y locuras que se llegaron a realizar en el terreno de juego”.

Dijo que su salida es reflejo de lo que se vive también en el equipo que se encuentra como último lugar de la Zona Sur.

Tato se había convertido en personaje ícono de Guerreros de Oaxaca en Liga Mexicana de Beisbol.

Rafael Labastida recordó que “Tato es la creación de toda la afición del beisbol de Oaxaca, fue hace ya más de dos décadas cuando la directiva de Guerreros lanzó la convocatoria para determinar la mascota del equipo, ahí piden que éste sea rojo, de ojos azules, copete y cola amarilla, así es como nace un personaje no definido”.

Rafael Labastida reconoce que Tato es un irreverente, un cotorro entregado a los niños, podría ser un ave.

Agregó, “la vida me ha bendecido, antes de ser Tato, trabajé como mesero en un restaurante cerca del estadio de beisbol, ahí llegó Edgar Neme, quien fue directivo del equipo, por azar del destino doy unos pases de baile y doy la vuelta, eso hizo que Neme me mandará a llamar, para trabajar con Guerreros, ya cansado de desveladas y, por muchas otras cosas, decido ir, en ese tiempo estaba Beto Coyote”.

Recuerda que llegó con Raúl Santa, con quien formalizó la relación de trabajo, “es así como llegó para ayudar a Beto Coyote, mi presentación fue espectacular, pues llegué al parque en helicóptero”.

“Esto fue en 1998 cuando se logra el campeonato, hoy tengo la fortuna de ser campeón”, dijo.

Sin embargo, reconoce que antes fue jugador y aficionado de futbol, “comencé a girar cuando veía los juegos en los campos anexos y ver que se iniciaba la afición por Guerreros, además de que algunos peloteros iban al restaurante donde trabajaba, pues yo los atendía”.

“Lo mejor que he vivido es estar en el corazón y latir de los niños,  tener contacto con los chavos, con la afición; pero, sobre todo, el respeto que hay hacia Tato, que es una persona que porta un traje y, claro está, los campeonatos que se han conseguido”.

A punto de las lágrimas, Rafael Labastida reconoce que también ha pasado momentos difíciles, convivir con gente como Nelson Barrera, Darío Pérez, Sixto Báez, a quienes estrechó la mano y que lamentablemente ya no están entre nosotros, “es duro arrancar de tu corazón a gente que te da consejos y te anima a seguir progresando”.

“Aún recuerdo la ocasión que salí casi llorando del CRIT Oaxaca, se repite la historia cada vez que voy a este tipo de lugares, no solo aquí, también me tocó ir a la Ciudad de México, los pequeños te parten el corazón, te abrazan, se acercan, te sonríen pero, sobre todo, que a través de ti, reconozcan a Guerreros de Oaxaca”.

Gracias a su carisma fue convocado en varias ocasiones al Juego de Estrellas de Liga Mexicana, “ahí Tato demostró estar dentro de las mejores mascotas de la Liga, su trabajo fue reconocido haber personajes como Rocco, mascota de Diablos o Chacho de Tigres”.

Admite que los 25 años le han dado innumerables aprendizajes que ahora comparte con los demás, incluso ser líder de las mascotas en LMB, pero también hasta ser costurero.

Rafael Labastida escenifica otros personajes como Santa Claus en diciembre y la Liebre de Cruz Azul en el Istmo de Tehuantepec.

Agradece a Dios el poder conocer a Lorena Wong, con quien comparte todo, “es por ella, porque regresé al Istmo y me vuelven a llamar para trabajar en esa parte del estado, apoyando en las ligas de beisbol, esto es maravilloso”.

Tato envió un fuerte abrazo a los niños, agradeció el respaldo total de Lorena Wong, quien ha participado con ella en algunos partidos bajo el nombre de la “Jeromeña”, agradeció el apoyo de los medios de comunicación, “gracias a ustedes Tato se logró levantar más fuerte”.