Casi seis millones de vacunas contra el COVID-19 caducaron en México: SSA - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Casi seis millones de vacunas contra el COVID-19 caducaron en México: SSA

La dependencia explicó que la mayoría de las dosis caducaron mientras se encontraban resguardadas por Birmex


Casi seis millones de vacunas contra el COVID-19 caducaron en México: SSA | El Imparcial de Oaxaca
(FOTO: CÉSAR GÓMEZ/CUARTOSCURO)

La Secretaría de Salud dio a conocer este fin de semana que cerca de seis millones de vacunas contra el virus del COVID-19 ya no se podrán aplicar debido a que caducaron. De estas, unas cinco millones 41 mil 50 se encontraban resguardadas por Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex), mientras que el resto, unas 856 mil 191 dosis, son parte de mermas operativas o fueron afectadas por accidentes de frío.

Eso representa un 2.42% de la totalidad de vacunas que México ha recibido durante la pandemia. Este dato ha acarreado un sin fin de críticas a la estrategia federal para el manejo de la pandemia.

Posteriormente, la Secretaría de Salud (SSa) reiteró en un comunicado divulgado en redes sociales que cinco millones 41 mil 50 biológicos presentaron caducidad vencida, lo que representó el 2.07 por ciento del total disponible en el país.

Asimismo, la dependencia explicó que se desecharon las dosis debido a que “algunos biológicos sufren accidentes de red de frío o se desperdician durante la jornada (por fallas eléctricas, errores humanos, desastres naturales) o cumplen su vida útil sin poder ser aplicadas a la población por falta de demanda o preferencias personales, entre otras causas”.

La dependencia a cargo del doctor Jorge Alcocer Varela indicó que la estrategia de vacunación contra el virus SARS-COV-2 contempló la utilización de vacunas que solo cuentan con autorización de emergencia, lo que implica tiempos recortados de vida útil por la limitada evidencia.

Precisó, además, que la gran mayoría de las dosis con caducidad vencida, antes de su aplicación, corresponden a vacunas donadas de AstraZeneca, con 3.4 millones (68 por ciento del total de vacunas caducadas en Birmex), y el resto corresponden a Sputnik V.

Aún hay gente sin vacunarse. Foto: Karina Hernández / Infobae

“En el caso de las vacunas de Sputnik V, una razón adicional que complicó su aplicación fue el retraso importante en la entrega específica del componente 2 por parte del laboratorio productor, lo que implicó que ante la incertidumbre de completar esquemas se retrasara el inicio de esquemas primarios de vacunación con el componente 1″, se lee en el texto.

Salud destacó que la situación no fue exclusiva de México, ya que durante la vacunación, países como Estados Unidos, España, Alemania y Uruguay reportaron la caducidad del biológico contra COVID-19, “así como mermas por diversas causas que no son atribuibles a procesos irregulares”.

“Este tipo de mermas son esperadas en cualquier proceso de vacunación y mermas menores del 5 por ciento están dentro de lo esperado”, argumentó la dependencia.

El arribo de lotes de vacunas. (Foto: Twitter @Birmex)

The Lancet señala a AMLO como “irresponsable” ante la pandemia

La revista científica The Lancet, misma que se convirtió en un referente de información sobre el comportamiento del virus, en listó las declaraciones de mandatarios alrededor del mundo que considera fueron irresponsables ante el manejo de la emergencia. Y en dicha lista apareció el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En algunos de los países alrededor del mundo las estrategias de parte del gobierno para hacer frente al virus fueron bastante estrictas, como el prohibir la circulación de la población o declarar como obligatorio el uso de mascarillas. En otros, la reacción fue más relajada, casi sin gran diferencia a la vida previa al Covid. En esos últimos, las declaraciones de sus gobernantes fueron igual de, hasta cierto punto, incrédulas o restaban importancia a la gravedad del riesgo.

El informe titulado “Lecciones de la pandemia del COVID-19 para el futuro” de la Comisión Lancet, arranca señalando que, al 31 de mayo de 2022, ya se reportaban 6.9 millones de muertes por el virus y se estimaban 17.2 millones.

AMLO en la mañanera. (Foto: Cuartoscuro)

“Este asombroso número de muertos es tanto una profunda tragedia como un fracaso global masivo en múltiples niveles. Demasiados gobiernos no se han adherido a las normas básicas de racionalidad institucional y transparencia, demasiadas personas, a menudo influenciadas por la desinformación, han faltado al respeto y protestado contra las precauciones básicas de salud pública, y las principales potencias del mundo no han colaborado para controlar la pandemia”, advirtieron.

Entonces, afirmaron, todos los gobiernos alrededor del mundo deben apoyar a sus ciudadanos para que lleven a cabo correctamente los cambios de dinámicas necesarios para vivir con un virus que, prácticamente, llegó para quedarse.

Y precisamente, hablando de cómo cada gobierno reaccionó a la pandemia, señalaron cuáles lo hicieron de manera ejemplar y cuáles lo hicieron de manera deficiente.

“Uno de los hechos más llamativos de la pandemia ha sido la irresponsabilidad de varios líderes políticos influyentes”, señala el texto agregando que tal irresponsabilidad fue consecuencia de plazos políticos, ciclos electorales, temores de una reacción negativa del público, intereses económicos limitados y/o la falta de conocimientos y experiencia. “Las respuestas nacionales fueron a menudo improvisadas y, en ocasiones, lindando con el absurdo”.

Entonces citaron a tres gobernantes que destacaron por hacer ese tipo de “declaraciones irresponsables”: Donald Trump de Estados Unidos, Jair Bolsonaro de Brasil y Andrés Manuel López Obrador de México.

“Varios líderes nacionales hicieron declaraciones muy irresponsables en los primeros meses del brote, descuidando la evidencia científica y arriesgando vidas innecesariamente con miras a mantener abierta la economía”.


 

Relacionadas: