La salud, un negocio redondo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

La salud, un negocio redondo en Oaxaca

La dicotomía es una práctica médica que sucede frecuentemente en la entidad y pone en peligro la salud de los pacientes y su economía, además de ser un problema ético grave.


La salud, un negocio redondo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

 

A más de ocho años de que algunos médicos intentaran incorporar el tema de la dicotomía en la Ley estatal de salud, a la fecha esta práctica no ha podido ser penalizada ni sancionada por falta de denuncias o pruebas contra este “modus operandi” que vulnera la economía del paciente.

La dicotomía, práctica que se basa en la repartición de honorarios entre médicos por enviarse pacientes, se mantiene vigente en la entidad oaxaqueña sobre todo en la consulta privada, donde los profesionales pueden obtener hasta un 30 por ciento de ganancias.

Penalizar la dicotomía se vuelve complicado por falta de pruebas, a la fecha ninguna autoridad de salud tiene registro de denuncias de pacientes, que son los más afectados por este tipo de prácticas.

Sin embargo, en el ámbito federal, el Congreso y la Secretaría de Salud avalaron sanciones por esta práctica, sin embargo, en el país aún no puede ser penalizada aunque represente un serio problema de salud, ético, económico y fiscal.

Se puede advertir dicha práctica cuando el médico pide al paciente acudir con determinado especialista o laboratorio para continuar con el proceso de consulta, sin tener otra opción más que esa.

Médicos pueden recomendar, no imponer

“Una vez el médico me entregó una hoja en la que especificó los estudios que debía realizarme en tal laboratorio, con todo y dirección. Al llegar, pregunté por el costo de los estudios que rebasaban los 2 mil pesos y decidí buscar un laboratorio confiable, pero más barato”, expuso una paciente que dijo haber sido objeto de esta práctica médica.

La denunciante recordó que el día de la consulta entregó al médico los resultados de los análisis realizados en otro laboratorio, lo cual generó el disgusto del profesionista quien rechazó las pruebas y exigió a la paciente acudir al lugar indicado.

“Yo le aseguré que al laboratorio al que acudí tenía el mismo prestigio que el recomendado, pero que me salía más barato, pero no quiso escucharme porque dijo que lo desobedecí”, recordó la paciente que prefirió cambiar de médico.

De acuerdo a algunas autoridades del sector salud, los médicos pueden recomendar algunos laboratorios a sus pacientes por confiar en sus resultados o eficiencia, pero no podrán obligarlos.

Aunque entre la comunidad médica se sabe de esta práctica, difícilmente se comprueba.

En la entidad el tema de la dicotomía no está en ley estatal de salud y por lo tanto no puede ser penalizada.

Si un paciente no es víctima de la dicotomía podría gastar hasta mil pesos por atender su padecimiento, por citar un ejemplo, y si se convierte en víctima podría llegar a invertir hasta 2 mil pesos en su atención médica.

Aunque no está penalizada en México, la dicotomía es condenada por el Código Internacional de Ética Médica, ya que representa un problema de salud, ético, económico y fiscal.

“El médico no debe atraer los pacientes de sus colegas; debe mantener siempre el más alto nivel de conducta profesional y no debe permitir que motivos de ganancia influyan en el ejercicio libre e independiente de su juicio profesional de sus pacientes.”

Legisladores evitan el tema

En años anteriores, la Comisión Estatal de Arbitraje Médico de Oaxaca (CEAMO) había solicitado al Congreso estatal que la dicotomía fuera considerada como un delito y tuviera una penalización, a fin de quitar esa mala práctica que se realiza en el estado.

Oaxaca y San Luis Potosí habían sido los únicos estados del país en solicitar que la dicotomía fuera contemplada en la Ley estatal de salud en 2009, pero ninguna de las legislaturas anteriores asumió tal compromiso con la sociedad.

Si un médico llegara a incurrir en esta práctica, el afectado podría acudir ante la CEAMO, organismo que sólo podría mediar entre las partes en conflicto para lograr un acuerdo, pero no podría haber sanción alguna.

“Existen laboratorios que dan un porcentaje de sus ganancias a los doctores que les envían trabajo, teniendo que subir los precios de los análisis clínicos para poder cubrir estas comisiones ocultas”. A esto se le llama dicotomía, la cual según la ley en México está penada (Ley General de Salud, Artículo 48 Bis y 419).

En México se estima que el 30 por ciento de los laboratorios practican la dicotomía. Por tal motivo, la Secretaría de Salud federal solicitó penalizarla en servicios médicos, para garantizar la calidad en el trato de pacientes

Como apoyo de la Cámara de Senadores, la Secretaría de Salud federal podrá sancionar con multas hasta de mil salarios mínimos a los médicos y/o empresas que presenten servicios de salud que hayan pactado para obtener un beneficio económico a cambio de inducir, aconsejar o sugerir cualquier servicio médico, medicamentos, análisis y servicios funerarios.

Esto evitará que los laboratorios clínicos y otros prestadores de servicios de diagnóstico y tratamiento ofrezcan participaciones económicas a médicos o funcionarios por canalizar pacientes para la realización de análisis y demás auxiliares médicos o paramédicos.

Esta conducta afecta la práctica de la medicina, pues los intereses del paciente pasan a un segundo término y se antepone la ventaja económica, sin importar la calidad del servicio.

Datos

  • 30% de los laboratorios en el país practican la dicotomía
  • 20% y 50% porcentaje que reciben los médicos

¿Qué es la dicotomía en salud?

Se denomina dicotomía a la participación del médico en los ingresos que el laboratorio clínico obtiene de los pacientes que le envía. Se puede presentar en forma directa cuando el laboratorio entrega dinero o equivalente al médico a cambio de que le solicite estudios a sus pacientes.


 

Relacionadas: