‘Manos de amor’ mejoran salud; más hospitales usan estrategia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

‘Manos de amor’ mejoran salud; más hospitales usan estrategia

El método ideado por enfermeras ayuda a elevar la temperatura corporal y a regular el ritmo cardiaco en pacientes graves


‘Manos de amor’ mejoran salud; más hospitales usan estrategia | El Imparcial de Oaxaca

Desesperadas al ver el sufrimiento de los pacientes graves de covid-19, dos enfermeras de Sao Carlos, una ciudad en Sao Paulo, en Brasil, encontraron una manera de ayudarlos.

Diseñaron unos guantes de látex muy delgados en los que agregan agua caliente, los colocan en las manos de los enfermos, sobre todo a los que se encuentran conectados a ventiladores, y así simulan una sensación de tacto humano.

La técnica calienta la mano de los pacientes y regula su ritmo cardiaco. Al ver dichos resultados, la técnica se implementó en varios hospitales de ese país.

Semei Araújo Cunha y Vanessa Formenton, las enfermeras que idearon la estrategia, trabajan en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Santa Felicia.

El método “que da una especie de compañía familia” fue bautizado como manos de amor, destaca la agencia Reuters.

Cunha y Formenton destacaron que al colocar las manos de amor también hubo mejoras en el flujo sanguíneo, ayudando a pacientes con bajos niveles de oxigenación.

El paciente se siente cómodo, como si alguien le estuviera tomando de la mano”, explicó Formenton la semana pasada a medios locales.

El epidemiólogo de Harvard Eric Feigl-Ding destacó la importancia de dar tranquilidad al personal de salud que combate la pandemia de covid-19. Dijo en su cuenta de Twitter que las manos de amor son una buena estrategia para ello.

Pueden instalar más camas de UCI y comprar más ventiladores en caso de aumento de casos, pero los trabajadores de la salud, no pueden… ellos son irremplazables”, afirmó.

Feigl-Ding subrayó: La mano de dios (como se llamó en un principio) es muy real. Ahora también se le llama la mano del amor.

La enfermera Cunha afirmó que “es increíble lo rápido que es el cambio en el paciente, es magnífico”.

El método ya se aplica en varios hospitales de distintas ciudades de Brasil, el segundo país con más decesos por covid-19.