Depresión y ansiedad, lo que viene después del Covid-19
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Depresión y ansiedad, lo que viene después del Covid-19

Niños, personas con males mentales, profesionales de la salud y enfermos de coronavirus, los más vulnerables


Depresión y ansiedad, lo que viene después del Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

CIUDAD DE MÉXICO.

El 40% de la población está experimentando síntomas leves de ansiedad y 23% depresión como consecuencia del aislamiento, de acuerdo con expertos en salud mental de Latinoamérica, España y Estados Unidos.

En el marco del encuentro virtual Salud mental en tiempos de pandemia, explicaron que niños, personas con algún padecimiento mental, pacientes ya diagnosticados con covid-19 y profesionales de la salud son los grupos más vulnerables a trastornos mentales a causa de la pandemia.

El 40% de la población presenta síntomas leves de ansiedad, 12% moderados y 4% graves. En cuanto a la depresión, 29% presenta síntomas leves, 9% moderados y 5% graves. Sin embargo, es importante diferenciar entre tristeza y depresión. Si bien la tristeza es una emoción necesaria y natural del ser humano, si termina afectando el funcionamiento familiar, laboral y social, se debe consultar con un profesional, ya que puede tratarse de depresión”, alertó el doctor Eduard Vieta, jefe de Servicio de Siquiatría y Sicología del Hospital Clínic de Barcelona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, en 2030, la depresión será la principal causa de discapacidad.

De acuerdo con un estudio epidemiológico realizado en Argentina, Brasil, Colombia y México con mil 478 pacientes se ha observado un incremento de los casos o síntomas asociados al trastorno de ansiedad y depresión debido a la falta de actividad y/o distracciones.

Las estadísticas muestran que las repercusiones siquiátricas, específicamente de depresión, durante la crisis en los pacientes ingresados con covid-19 ha sido del 33% y de 23% en los profesionales de la salud.

Es importante diferenciar el distanciamiento físico del social. El consejo es guardar la distancia física… sin embargo, como seres humanos necesitamos continuar conectados socialmente o podríamos poner en riesgo nuestro estado de ánimo. La tecnología nos ayuda a mantener relaciones y recibir el apoyo necesario”, planteó Husseini Manji, líder global de Neurociencias del laboratorio Janssen Research & Development.


 

Relacionadas: