¿Cambios radicales de ánimo? Conoce los síntomas del Trastorno Bipolar Tipo I | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

¿Cambios radicales de ánimo? Conoce los síntomas del Trastorno Bipolar Tipo I

Los síntomas comienzan a aparecer durante la adolescencia o la adultez temprana, pero también es posible que se manifiesten durante la niñez.


¿Cambios radicales de ánimo? Conoce los síntomas del Trastorno Bipolar Tipo I | El Imparcial de Oaxaca

Probablemente conozcas a alguien que cambia de estado de ánimo con facilidad, por ejemplo, se pasa una semana muy triste y la siguiente demasiado alegre. Es muy probable que esa persona sufra de trastorno bipolar. En este artículo estaremos explicándote mucho más acerca de esta afección.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar antes conocido como psicosis maniaco-depresiva, es una enfermedad mental grave que puede manifestarse en cualquier persona. Usualmente, los síntomas comienzan a aparecer durante la adolescencia o la adultez temprana, pero también es posible que se manifiesten durante la niñez. Se plantea que 1 de cada 100 personas sufre de este trastorno.

Las personas con trastorno bipolar sufren cambios súbitos de estados de ánimo. A menudo pasan de sentirse demasiado energéticos y animados (episodio maníaco) a estar deprimidos y muy tristes (episodio depresivo). De no recibir el tratamiento adecuado los síntomas pueden volverse tan fuertes, que perjudican su estilo de vida y sus relaciones interpersonales y laborales. En ocasiones estos episodios llevan a la automutilación o el suicidio.

Aunque existen diferentes opiniones con respecto a su clasificación, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association describe dos tipos de trastorno bipolar:

Trastorno bipolar tipo I
La persona con trastorno bipolar de tipo I ha tenido al menos 1 “subida” o episodio maníaco por más de una semana. Durante ese período la euforia y el exceso de energía dominan su vida. Es frecuente que haya experimentado también una o más crisis de depresión mayor.

Trastorno bipolar tipo II
En este caso el individuo ha sufrido episodios depresivos severos, intercalados con fases maníacas moderadas o hipomaníacas. Este tipo de trastorno es más difícil de diagnosticar.

Las personas bipolares pueden vivir una vida relativamente normal entre episodios anímicos, pero también suelen mostrar síntomas psicóticos. Sus pensamientos y emociones se ven afectados y, en ocasiones, no distinguen lo que es real de lo que no lo es. Por ejemplo, pueden convencerse de que han cometido un crimen, que son ricos y famosos o que tienen poderes. Es debido a esto que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado son esenciales.

A continuación estaremos explicándote las causas y síntomas del trastorno bipolar tipo I.

Causas del trastorno bipolar tipo I
Se desconoce la causa exacta del surgimiento del trastorno bipolar tipo I, pero al parecer está relacionada con factores genéticos, biológicos y ambientales. Según los especialistas una persona corre un mayor riesgo de padecer esta enfermedad mental si tiene un pariente consanguíneo que la sufre, alteraciones neurológicas o endocrinas o si se expone constantemente a situaciones de estrés.

Pero ¿cuáles son los síntomas de este trastorno?
Como ya habíamos explicado, para considerarte bipolar debes haber sufrido al menos un episodio maníaco, precedido de un episodio hipomaníaco o depresivo mayor. Los primeros pasos para el diagnóstico incluyen una exploración física, análisis clínicos y, finalmente, una evaluación psiquiátrica. Para hablar de los síntomas debemos enfocarnos en cada uno de dichos estados.

Síntomas del episodio maníaco

  • Alegría excesiva o sobreexcitación.
  • Disminución de la necesidad de dormir.
  • Episodios anormales de optimismo, nerviosismo o tensión.
  • Autoestima elevada.
  • Sensación exagerada de bienestar (euforia).
  • Frenesí de ideas y exceso de comunicación.
  • Conductas impulsivas e imprudentes.
  • Comportamientos sexuales riesgosos.
  • Abuso de sustancias nocivas.
  • Síntomas del episodio depresivo mayor
  • Sensación de tristeza constante y desesperanza.
  • Pérdida del interés por actividades placenteras.
  • Cambios bruscos de peso.
  • Insomnio o sueño constantemente.
  • Agitación o comportamiento lento.
  • Fatiga crónica.
  • Sentimiento de inutilidad o culpa.
  • Indecisión y dificultades de concentración.
  • Pensamientos suicidas.

Luego del diagnóstico, el especialista establecerá el tratamiento.

Tratamiento para el trastorno bipolar tipo I
Para un adecuado manejo del Trastorno bipolar tipo I se debe contar con la supervisión de un psiquiatra. El tratamiento incluirá medicamentos y terapia psicológica enfocados en controlar los síntomas y estabilizar los cambios de ánimo.

Medicamentos
Para el control de los episodios maníacos del Trastorno bipolar tipo I se proponen estabilizadores del estado de ánimo como el litio, y, posiblemente, antipsicóticos, antidepresivos y sedantes hipnóticos como las benzodiacepinas. Los medicamentos se deben tomar de por vida o hasta que el psiquiatra lo indique. Asimismo, es conveniente que los pacientes adopten hábitos saludables.

Psicoterapia
La psicoterapia o terapia de diálogo es una parte esencial del tratamiento para estabilizar los ritmos de vida diarios y comportamiento del paciente. Puede hacerse de manera individual, familiar o grupal.

  • Terapia interpersonal:necesaria para ejercer más control en el estado de ánimo y recuperar el ritmo social.
  • Terapia cognitiva conductual:centrada en identificar las conductas negativas para encontrar soluciones. También permite establecer qué detona los episodios de bipolaridad.
  • Psicoeducación: ayuda a pacientes y familiares a comprender el trastorno bipolar y sus efectos.
  • Terapia centrada en la familia: el apoyo familiar es necesario para evitar recaídas. Además, les permite a los parientes estar alertas ante cualquier signo de advertencia de cambios en el estado de ánimo.
  • Otros tratamientos

Algunas personas no mejoran con los medicamentos y la psicoterapia. En ese caso se recomiendan tratamientos alternativos como la terapia electroconvulsiva o de choque. Sin embargo, sus resultados son únicamente temporales y tiene numerosos efectos secundarios como la amnesia.

En conclusión
Tener una rutina habitual para dormir, comer y hacer actividad física puede ayudar a paliar los descontroles del estado de ánimo. También es muy importante mantenerse alejado de las bebidas alcohólicas y drogas recreativas.

Si conoces o tienes en tu familia a una persona que sufre este trastorno es importante que lo impulses a acudir al especialista. Con el tratamiento, la paciencia, la comprensión y la comunicación adecuados podrá mejorar considerablemente su calidad de vida.


 

Relacionadas: