Sólo Dios quita la vida: arzobispo Pedro Vásquez | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Sólo Dios quita la vida: arzobispo Pedro Vásquez

Representantes de diversas expresiones del cristianismo coinciden en el rechazo de la muerte asistida para personas con enfermedades terminales.


Sólo Dios quita la vida: arzobispo Pedro Vásquez | El Imparcial de Oaxaca

Para representantes de la Iglesia católica y expresiones evangélicas, la eutanasia debe estar prohibida porque no se le puede negar la vida a una persona: solo Dios decide el momento que llega el final de una persona, coinciden.
Otras expresiones religiosas prefirieron callar ante este tema para evitar la controversia que pueda generar en la sociedad, ese fue el caso de algunos representantes de la Iglesia mormona, así como de la evangélica en sus diversas expresiones.

Esta acción, que implica asistir la muerte de una persona con una enfermedad terminal, ha causado escozor entre aquellos que profesan las diferentes formas de fe.

Cabe mencionar que en la eutanasia intervendría una acción u omisión para adelantar la muerte, cortando así el proceso doloroso y de gasto económico que representa a las familias el sostener a un paciente, según algunas justificantes.

Sin embargo, la religión se observó un tanto conservadora, siguiendo los términos marcados en la Biblia y por el dar la vida, no quitarla.

“No podemos suplantar a Dios”: arzobispo electo

“Dios creador es quien decide cuánto viviré. Si deciden los hombres quien no nace y en qué momento se muere y cómo se muere, creo que suplantamos a Dios. Esto trae sus consecuencias. La leyes de vivir y morir las pone Él”, dijo el arzobispo electo de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos.

Al ser un hombre de fe, mantiene su creencia en que el creador es el único dueño de nuestra vida. “Desde la concepción y hasta que sea su muerte, nadie más tiene que intervenir aparte del Señor”, dijo.

“Pero ahora resulta que el hombre se siente con derecho y pone leyes, por eso se da el permiso de quitar la vida al que tiene derecho y disque de dar una muerte digna, como si la muerte que han vivido millones y millones de hombres no es tan digna”, asentó.

Toda la vida ha sido diga, pese a que esté cargada de grandes sufrimientos y de dolor.

En tanto, monseñor coincide con Leví Sánchez Herrera de la Iglesia evangélica nacional “Nueva Generación”, al considerar que el dolor purifica y es un producto de sanación para las personas.

“Dejemos a Dios dar fortaleza y consuelo en momentos de intenso sufrimiento”, expresó el purpurado quien asumirá la Arquidiócesis el próximo 25 de abril en la ciudad de Oaxaca.

Un tercero no debe intervenir en la muerte

Basado en las definiciones de la eutanasia, Leví Sánchez Herrera, de la Iglesia evangélica nacional “Nueva Generación”, indicó que el “provocar intencionalmente la muerte” no es aceptable para su credo.

“El Señor es el que da la vida y da la muerte. Desde nuestra perspectiva, quien tiene derecho es el Eterno; el hombre no tiene derecho a tomar la vida”, señaló.

El pastor narró que ha acompañado a personas con leucemia en fase terminal, observando procesos dolorosos, difíciles, costosos y complicados, situaciones que ofrecen grandes experiencias de superación para los seres humanos.

“No hay que temer al dolor, nos da enseñanzas y los pacientes que sufren en demasía, pueden contar con medicamentos cada vez más sofisticados para mitigarlos”, expresó.

Observó que los avances en la medicina sirven a fin de no prolongar el proceso complicado.

Leví Sánchez también habló de la tanatología como un aliciente a fin de acompañar a los familiares y al paciente en su fase última de vida, sin provocarle la muerte antes de lo marcado por la creencia divina.

“Ya hay varios elementos para ayudar a un paciente al bien morir, pero sin provocar la muerte de alguien ni que exista una intervención de un tercero. Eso sí lo rechazamos”, manifestó.

La iglesia en sus diversas expresiones marcan sus posturas por medio de las sagradas escrituras; cuidando a los enfermos, ayudando a las familias a superar sus procesos y de guiarlos desde la religión.

El catolicismo tampoco respalda la eutanasia, al igual que otras expresiones.

Para los representantes de estas religiones, la muerte no es término, vendría un nuevo momento, por ello, no se rehúsan de este paso que llevará a las personas a la vida eterna, sin usurpar funciones de Dios.

 


 

Relacionadas: