Graves, víctimas de encontronazo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Graves, víctimas de encontronazo en Oaxaca

Familiares piden ayuda de la ciudadanía para cubrir gastos de medicamentos y estudios clínicos, ya que en no se les ha dado la atención médica que estipula la Carta Magna por ser víctimas de un delito


Graves, víctimas de encontronazo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Luego de resultar lesionados en un choque en la ribera del Río Salado, en donde tres personas murieron, la señora Florina, de 38 años y su hijo Alexander Aldair, de 7 años, se encuentran graves en el interior del Hospital Civil, por lo que familiares solicitan ayuda de la ciudadanía.

Trascendió que el niño, quien cursa el segundo grado de primaria, fue intervenido quirúrgicamente, sin embargo, familiares requieren apoyo económico, pues dijeron en el hospital no tienen todo el medicamento, además de que tampoco cuentan con equipo para realizarle diversos estudios.

La señora Yesenia Martínez aseguró que su sobrino quien está en la cama 4 del área de Pediatría, sufrió fractura en la pierna izquierda, tobillo, dos dedos de la mano izquierda, lesiones en cervicales y traumatismo de cráneo, además estaban en espera de un estudio para descartar un probable hematoma en el cerebro, por lo que permanece sedado.


De igual manera, su hermana Florina, quien está en la cama 1 del área Urgencias Adultos, además de tener lesiones en la cabeza, por lo que sufre mareos y nauseas, se fracturó la pierna izquierda.
Por su parte, el joven estudiante de derecho, Juan Carlos Molina Pacheco, relató que ese sábado 3 de junio, él y su tío Rutilo Pacheco López, de 47 años, originario de San Juan del Río, Choápam, Oaxaca, salieron con rumbo a la zona de comedores de las presas de Tlalixtac de Cabrera.

Aseguró que desde las 18:00 horas estuvieron en su recorrido de cada fin de semana, pues ellos hacían dúo en guitarra el cual denominaron Románticos y Bohemios.
“Mi tío no ingería una gota de alcohol, se dedicaba a la música y a su familia, por eso su esposa Florina y su hijo lo acompañaban. Ese día terminamos cerca de las ocho de la noche”, contó mientras detalló que Rutilo se subió a su vehículo, un Nissan, Tsuru, color blanco y se dirigieron hacia San Agustín de Las Juntas, lugar donde viven.

“Siempre nos íbamos juntos, él en su carro y yo en mi moto nos acompañábamos. Esa noche me detuve en el camino a comprar algo para cenar, en lo que prepararon la comida tardaría unos 20 minutos”, detalló.

“Después seguí mi marcha por la ruta de siempre, tomábamos la ribera del Río Salado, sin embargo, al dar la vuelta antes del puente de camino a El Rosario, vi que había ocurrido un accidente, la sangre llama y presentí algo, no me dejaban pasar policías y llamé vía telefónica a mi tío, él me contestó mal, se quejaba, por ello me bajé de la moto y caminé”, agregó.

Aseguró el joven que al llegar al sitio, se dio cuenta que al vehículo de su tío lo había impactado otro auto, uno color rojo, el cual invadió carril.
Reveló que varias personas, paramédicos y policías, manualmente trataban de abrir las portezuelas que estaban atascadas.
Calcula que eran cerca de las 21:15 horas, luego, como pudieron, sacaron a sus tíos y a su sobrino, los subieron a una ambulancia y los trasladaron al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso.


Mencionó que los tres arribaron al nosocomio casi a las 23:50 horas.

“Mi tío estaba grave. Murió cerca de las dos de la mañana del domingo 4 de junio, ya no pudieron salvarlo”, relató, con un nudo en la garganta.

“De las otras personas que viajaban en el vehículo rojo, solamente supe por el dicho de los testigos que olían a alcohol, dos de ellos murieron y una joven fue llevada también al Hospital Civil, ya no supe más de ellos”, agregó.

“Alexander Aldair está muy grave, lamentablemente la atención en el Hospital Civil es deficiente, sabemos que hacen lo posible, pero no hay medicamentos ni aparatos para hacerle sus estudios, hemos tenido que movernos para que nos presten otras instituciones lo necesario”, dijo Juan Carlos.

“Actualmente estamos devastados, sobre todo por la situación de salud de mi tía Florina y mi sobrino Alexander, somos de escasos recursos y las medicinas que nos piden en el hospital son caras, hasta tuvimos que pagar el hilo para la operación del niño, por ello, solicitamos al gobierno estatal que nos apoye, a la ciudadanía en general, pues debido a sus lesiones, se requiere capital, pues el Seguro Popular no cubre todo”, abundó.

Los familiares de antemano dan las gracias a las personas que hasta el momento los han apoyado, asimismo, dijeron que para cualquier donación, por favor se comuniquen a los números, 9513623003, con Juan Carlos Molina Pacheco y al 9512231974, con Yesenia Martínez.