Preocupan feminicidios en la Costa de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Preocupan feminicidios en la Costa de Oaxaca

Advierten que el riesgo de muerte de una mujer existe si sufre violencia familiar por lo que se debe evitar que se normalice y sea culturalmente aceptado


Preocupan feminicidios en la Costa de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Silvia ya estaba cansada de discutir con su esposo, peleas que a la postre derivarían en otra escena violenta. Vivía su calvario en forma silenciosa.

Evitaba confrontaciones, así que esa madrugada decidió ignorarlo y se metió a la cocina y se dedicó a preparar el desayuno.

La mujer, de 35 años de edad, fue sorprendida por Juan, su marido, quien entró sorpresivamente a la cocina de la vivienda.

Llevaba un rifle calibre 22 y sin darle tiempo a reaccionar, alzó el arma y le disparó en el cuello.

Estudiosos del tema aseguran que el menosprecio a la mujer, los celos patológicos y la violencia familiar son las principales causas de los feminicidios.

Intenta matarse

Esa madrugada del 29 de julio, hace ya más de dos años, la detonación atronadora seguida de otra más alertó a los vecinos de la pareja, en San Gabriel Mixtepec.

Sabían que Juan continuamente agredía a su esposa Silvia, pero los dos estallidos les hicieron temer lo peor, así que avisaron a las autoridades municipales.

Los policías acudieron de inmediato a la calle Río Grijalva del Barrio el Tanque. Encontraron el cadáver ensangrentado de Silvia y a Juan, desangrarse a su lado. Se había disparado en la cabeza.

Juan fue trasladado de inmediato a una clínica de Santos Reyes Nopala para que recibiera atención médica; mientras tanto, agentes investigadores iniciaban las investigaciones respecto a la muerte de Silvia.

Prisión preventiva

La gravedad de la herida que se provocó llevó a que Juan fuera trasladado a un hospital de la ciudad de Oaxaca de Juárez en donde después de que le dieron de alta, fue aprehendido por agentes investigadores por el delito de feminicidio agravado y quedó internado en el Reclusorio de San Pedro Pochutla.

Según informa el vicefiscal regional de la Costa, Alejandro Peña Díaz, esta región registra uno de los más altos índices en feminicidios.

Explicó que no todos los casos de homicidios de mujeres terminan perfilados como feminicidios; sin embargo, enfatizó que es preocupante el alto registro de violencia intrafamiliar en la región.

Precede la violencia

El funcionario puntualizó que dada la alta incidencia violencia familiar que se registra en la región, hay un número importante de homicidios contra la mujer que al principio se tienen que registrar como feminicidios, “apegándose a los protocolos e instituciones de la mujer que exigen que toda muerte de una mujer se registre como tal, por tal motivo tenemos oficialmente esos altos índices”.

Detalló que conforme se integran los legajos de investigación se descarta cuando las muertes violentas de mujeres no reúnen las causales conforme a los establecido en el tipo penal de feminicidios, por lo que se reclasifica la investigación a homicidio doloso.

“Es preocupante el alto índice de la violencia familiar en esta región, por ello se trabaja arduamente en cada denuncia que se presenta por este delito, ya que una agresión física, verbal o económica es grave y de no poner la atención adecuada como prevención, pueden terminar en un crimen dentro del seno familiar”, puntualizó.

Historias ocultas

El feminicidio muchas veces es consecuencia de la violencia familiar que esas mujeres han vivido a manos de su pareja y las historias, como la de Silvia, asesinada a manos de su esposo, se replica cotidianamente.

Verónica Hernández, psicóloga de la Fiscalía General del Estado señala que hay muchos casos similares que “a lo mejor no salen a la luz pero están allí; constantemente escuchamos relatos de mujeres que son golpeadas y que han estado a punto de morir por ello o de otras que, al intentar defenderse se involucran en forcejeos y salen lastimadas”.

Aseveró que el riesgo de muerte existe ante la violencia, pese a que muchas veces se normaliza porque culturalmente normalizamos el comportamiento violento. “Ninguna mujer que vive violencia está exenta de llegar al extremo de morir”, advierte.

La profesionista agregó que el consumo de alcohol u otro tipo de drogas aumenta el riesgo para la víctima.

Impulsan prevención

Preocupado por frenar este índice delictivo, el vicefiscal regional de la Costa, adelantó que al volverse una ocupación la prevención del delito contra la mujer y la familia, se gestionan recursos necesarios para la creación de la casa de la mujer en la Costa, figura que ya existe en la ciudad de Oaxaca

Explicó que en esas casas de atención a la mujer se les proporciona la ayuda necesaria como medidas cautelares, terapias psicológicas e impulso económico al integrarlas al mercado laboral con talleres que ahí se les brinda.

Abundó que todos estos programas se proporcionan con el apoyo de las instituciones como el Registro Civil, la Secretaría de Servicios de Salud, el programa federal Oportunidades, el Desarrollo Integral de la Familia y el Instituto de la Mujer Oaxaqueña, entre otros.

Subrayó que los casos de feminicidios y homicidios contra la mujer en la costa tienen atención inmediata por parte de la fiscalía encargada especialmente de esos asuntos, “de manera inmediata se procede a la investigación y esclarecimiento”.

Explicó que estos homicidios de mujeres están comprendidos dentro de la violencia basada en el género, que puede entenderse fácilmente como toda “una gama de costumbres, prácticas machistas y misóginas, que imponen pautas de una masculinidad basada en el uso de la fuerza y la violencia en las relaciones entre hombres y en contra de mujeres de todas las edades. Estas prácticas abarcan diversos tipos de comportamientos físicos, emocionales, sexuales o económicos, hasta llegar incluso a la privación de la vida”.

Informó que ya han sido esclarecidos tres feminicidios y tienen a dos detenidos vinculados a procesos por este delito, además de que faltan por cumplir diversas órdenes de aprehensión.

Por último, advirtió que el feminicidio es un delito grave que se castiga de 40 a 70 años de prisión, pero puede aumentar un tercio su pena al existir entre la víctima y el agresor una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, adopción, matrimonio, concubinato, relación de convivencia, noviazgo, amistad, laboral, docente, tutela o cualquier otra que implique confianza.