Inquietud por armados en aeropuerto de Puerto Escondido, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Inquietud por armados en aeropuerto de Puerto Escondido, Oaxaca

Militares se entrevistaron con los sospechosos, luego de que éstos platicaran con elementos federales; se dijo que iban armados y fueron llevados a las oficinas del aeropuerto.


Inquietud por armados en aeropuerto de Puerto Escondido, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Conmoción provocó una movilización de elementos del Ejército Mexicano en el aeropuerto de este destino, quienes llegaron a requisar a unas personas de aspecto militar que aparentemente portaban armas de fuego y equipos tácticos en el interior de esta terminal.

Primero provocó inquietud en los usuarios la presencia de cinco hombres con llamativo equipaje de aspecto militar y táctico, al parecer con armas de fuego en estuches especiales, quienes estuvieron en el interior del aeropuerto en la sala de documentación.

A una hora de su estancia, arribaron dos elementos de la Policía Federal quienes se acercaron a los sospechosos, intercambiaron palabras y los elementos federales sólo se hicieron a un lado.

Al cuestionarlos de quiénes se trataban, señalaron que no sabían “no quieren soltar prenda” dijeron textualmente.

Una hora después llegaron dos camionetas tipo Cheyenne con personal del Ejército Mexicano pertenecientes al 54 batallón de Infantería con sede en este lugar.

Los militares fueron interceptados por civiles, con quienes se dirigieron a las oficinas administrativas del aeropuerto.

Enseguida, los sospechosos fueron dirigidos por personal de seguridad del aeropuerto uno a uno a las mismas oficinas, donde estaban los militares y personal de la terminal aérea.

Un civil prácticamente dirigía a los militares y los llevó a las oficinas.

Finalmente ni las autoridades civiles o militares quisieron dar información sobre los hombres que fueron llamados a la oficina.