La curva homicida crece desde tiempos de Silvano, pero no se contuvo con Bedolla | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

La curva homicida crece desde tiempos de Silvano, pero no se contuvo con Bedolla

La violencia homicida en Michoacán ha tenido un incremento constante desde 2015 a la fecha, periodo en el que hubo un alza de 186.97 por ciento en los homicidios


La curva homicida crece desde tiempos de Silvano, pero no se contuvo con Bedolla | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Juan José Estrada Serafín; Cuartoscuro.

Ciudad de México.- La ola de violencia en Michoacán mantiene un crecimiento sostenido desde 2015 a la fecha debido a la fragmentación de los grupos criminales que se disputan el territorio contra el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), por la presunta colusión de los gobiernos estatales con el crimen y porque las autoridades federales no han intervenido para contener la crisis de inseguridad, coincidieron especialistas.

Este periodo, en el cual los homicidios iniciaron un aumento constante, corresponde con el gobierno de Silvano Aureoles Conejo (2015-2021), investigado por la Fiscalía General de la República, pero también alcanza a la administración del morenista Alfredo Ramírez Bedolla, quien no ha podido contener la violencia, como muestran las cifras.

Apenas el pasado martes 20 de junio, ocho personas fueron asesinadas por un sólo hombre en cinco acontecimientos diferentes ocurridos en los municipios de Jacona de Plancarte y Zamora. Luego de los asesinatos se registró una persecución que terminó en un enfrentamiento entre elementos policiacos con el agresor, mismo que fue asesinado, de acuerdo con la Fiscalía General del Estado (FGE).

Las cifras proporcionadas por el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dan cuenta de cómo a partir de 2015 se dio un crecimiento sostenido de los casos de homicidio doloso. De este año a 2021, muestran los mismos datos, hubo una alza del 186.97 por ciento, al pasar de 952 víctimas en 2015 a 2 mil 732. En tanto, en la última década la violencia homicida se disparó 261 por ciento al pasar de 773 personas asesinadas en 2011 al total de víctimas reportadas en 2021.

En comparación con el año anterior, en el que se reportaron al menos 2 mil 433 víctimas de homicidios, el aumento fue de 12.28 por ciento. Además se prevé que para este año la cifra siga creciendo de la misma manera, pues en menos de medio año, al menos mil 204 personas han sido asesinadas, siendo el mes de marzo el más sangriento con un total de 272 víctimas de homicidio doloso.

Fue en 2016, el primer año completo de Silvano Aureoles como Gobernador, cuando se registró el repunte –de un año a otro– más pronunciado de este periodo. En ese entonces las víctimas de homicidio doloso pasaron de 952 a mil 450, un incremento del 52.63 por ciento. Para 2017, subieron un 2.13 por ciento, con un total de 1 mil 481 víctimas. En 2018, el incremento fue de 9.58 por ciento. En 2019 se reportó otro pico, cuando se dispararon un 28.15 por cierto. Y en el último año de su sexenio, se presentó otro repunte significativo de 16.97 por ciento, al pasar de 2 mil 80 casos en 2019 a 2 mil 433 personas en 2020.

En el 2021, ya en el sexenio de actual Gobernador, Alfredo Ramírez Bedolla, de Morena, también hubo otro incremento en la violencia. Ese año se reportaron al menos 2 mil 732 víctimas de homicidio doloso, un 12.28 por ciento más que los registrados en 2020, que fueron al menos 2 mil 433 víctimas.

La ola de terror y violencia también ha dejado al menos a 35 mil personas desplazadas desde 2013 por los enfrentamientos, de acuerdo con activistas del estado de Michoacán.

“En términos de seguridad, estamos peor que nunca”, dijo Hipólito Mora, fundador y exlíder del movimiento de autodefensas, en una entrevista con la agencia estadounidense Associated Press, a inicios de este año.

Los especialistas en materia de seguridad, Edgar Guerra Blanco, profesor investigador del Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y Víctor Manuel Sánchez Valdés, investigador y especialista en seguridad pública de la Universidad Autónoma de Coahuila, explicaron que los enfrentamientos entre grupos armados antagónicos; autodefensas que se convirtieron o están relacionadas con el crimen organizado; la corrupción y colusión por parte de autoridades locales, así como la permisividad del Gobierno Federal, al no querer atender con las Fuerzas Armadas la violencia, son parte de los factores por los que hoy Michoacán está sumergido en una crisis de inseguridad que no cesa y que coloca a la entidad en un “estado de emergencia”.

“En Michoacán la situación es crítica, es una situación de emergencia que está fuera de control. Los gobiernos (estatal, local y federal) no se han sabido coordinar para atender la violencia que se les salió de control porque ahora son diferentes tipos grupos los que están disputándose los mercados y los territorios y el Gobierno federal no está interviniendo a través de las Fuerzas Armadas”, expresó Edgar Guerra.

En ello coincidió Víctor Sánchez: “Hay una crisis mal atendida de seguridad. Una crisis que han descuidado los gobiernos de diferentes partidos, en todos los órdenes de gobierno, y que precisamente esta lógica de dejar hacer y dejar pasar, tiene consecuencias (como el aumento de violencia) y luego cuando el problema crece tanto, tratar de dar marcha atrás es mucho más complicado que si se hubiera atendido a tiempo”.

Michoacán es la entidad en la que no sólo se germinó la estrategia de seguridad y la llamada guerra contra el crimen organizado que emprendió el expresidente Felipe Calderón Hinojosa hace 15 años, sino que también vio nacer a uno de los cárteles más poderosos y bélicos del país: el Cártel Jalisco Nueva Generación, al tiempo que se desvanecieron otros como Los Caballeros Templarios y la Familia Michoacana.


 

Relacionadas: