Taxi impacta una suburban al conducir a exceso de velocidad en Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Taxi impacta una suburban al conducir a exceso de velocidad en Salina Cruz, Oaxaca

Sólo daños materiales, el resultado del accidente en la carretera Transístmica, en Salina Cruz


Taxi impacta una suburban al conducir a exceso de velocidad en Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Sólo daños materiales fue el saldo de un accidente automovilístico protagonizado por un despistado taxista a bordo de su vehículo de servicio de alquiler.
Conducía a exceso de velocidad y se impactó en la parte trasera de una camioneta de reciente modelo.
El accidente ocurrió la mañana de ayer a las 09:30 horas en la carretera Transístmica y la calle Hidalgo, exactamente donde se ubican los semáforos.
Todo comenzó cuando el taxista, de 35 años de edad, venía conduciendo de sur a norte a toda prisa sobrepasando los límites de velocidad,
Manejaba un auto compacto marca Nissan que fue habilitado como taxi del sitio Multitaxi, con número económico 167, sin placa de circulación, quien no pudo detener su marcha cuando se prendió la luz roja del semáforo e impactó brutalmente en la parte trasera a una suburban.
Por otro lado, la camioneta de color blanco tipo suburban marca Nissan NV350, con placa de circulación estatal, circulaba delante del taxi, en la misma dirección de sur a norte, cuando fue impactado brutalmente.
A pesar del golpe, los pasajeros que viajaban en el interior del taxi resultaron ilesos al ocurrir el percance.
El tráfico vehicular se comenzó congestionarse debido a que después del percance ambos vehículos quedaron varados.
Justo en ese momento una camioneta de elementos de la Policía Vial venía circulando en la misma dirección a la hora del choque, cuyo chofer estacionó la patrulla detrás de ambos vehículos siniestrados.
Ante el golpe, la suburban resultó con cuantiosos daños materiales en la parte trasera, pero el que se llevó la peor parte fue el taxi en el frente, presentaba abolladuras en ambas salpicaderas y cofre, así como la parrilla.
El conductor de la camioneta blanca no se bajó hasta que se percató de la presencia de la patrulla vial. Sólo cuando los agentes llegaron hasta el lugar descendió de su vehículo y comenzó a entablar una plática con el chofer del taxi, “¿Qué te pasó?, venias conduciendo bien fuerte”, le preguntó.
“Sí, es verdad, es que intenté frenar cuando te vi enfrente, pero no lo logré, en vez de frenar, aceleré de más, pero, lleguemos a un arreglo y no hay problema”, le propuso el taxista.
Elementos de la Policía Vial invitaron a ambos conductores a llegar a un arreglo en el pago de los daños, para eso les pidió mover sus vehículos a un lugar más despejado.
Acto seguido, los automóviles fueron estacionados metros adelante, en la gasolinera Transoceánica.
El ruletero realizó una llamada telefónica a su patrón donde le informó del choque, mencionándole que él tuvo la culpa, quien colisionó a una camioneta pero se haría cargo de los daños materiales.
Los de vialidad, tomaron conocimiento del percance, comenzando a realizar la investigación de cómo se suscitó el choque, escuchando ambas versiones, pidiéndoles sus documentos reglamentarios tales como la tarjeta de circulación así como la licencia de conducir.
Al final, ambos conductores llegaron a un arreglo en el pago de los daños ocasionados en el percance.
Los agente viales, al saber del arreglo, sólo le entregaron su infracción al conductor del taxi, ya que violó el reglamento al conducir a exceso de velocidad y sin guardar la distancia establecida entre los vehículos.
Comentaron que al llegar a un arreglo, ya no era necesario llevarse los vehículos al corralón y que por ser un convenio entre las partes, no intervendrían y sólo lo anotarían en su reporte para dar cuenta a sus superiores.
Ponderaron que es mejor llegar a un arreglo en el lugar para que ambos salgan beneficiados que turnar el caso a la autoridad ministerial, ya que se trató de un accidente.