Chofer de urbano enfrenta proceso por lesiones a pasajera en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Chofer de urbano enfrenta proceso por lesiones a pasajera en Oaxaca

Una pasajera del transporte público acusó al chofer del camión en que viajaba por provocarle lesiones al conducir sin precaución


Chofer de urbano enfrenta proceso por lesiones a pasajera en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Éver llegó sólo y su alma ante el juez, su abogada por parte de una aseguradora, Alma Lizbeth Hernández Amir lo abandonó, justo cuando se determinaría si se pasa a la siguiente etapa que es el juicio oral.

Decepcionado, el trabajador acusado del delito lesiones culposas, explicó desconocer los motivos por los cuales no se presentó su defensor, es más, ni el teléfono le contestaba minutos antes de la audiencia.

Ayer en la sala A se desarrollaría una audiencia intermedia, en la cual se iban a analizar las pruebas de ambas partes que serían desechadas o aprobadas, mismas que se presentarían en la siguiente etapa que es el juicio oral o debate.

La audiencia estaba programada para las 12:00 horas, llegando minutos antes el imputado, más no así su defensor, a quien se le había mandado oficio, pese a que en la audiencia de vinculación a proceso se le notificó al término del evento.

De parte de la representación social tampoco llegó la víctima, identificada como Martha Elizabeth, de quien también se ignora el motivo de su ausencia, pues tampoco lo hizo saber al fiscal. Tampoco el asesor jurídico de la víctima acudió, aunque éste mando oficio al fiscal para notificarle que renunciaba a tal cargo.

Luego de la individualización (presentación del fiscal, víctima, defensor e imputado), en este caso sólo del fiscalía, su auxiliar y el imputado, el juez explicó a Éver que la audiencia no podría celebrarse, toda vez que estaba sin abogado.

“Uno de de sus derechos es que esté siempre acompañado de un defensor, por razones que desconocemos no asistió, pero se la hará la llamada de atención, que bueno que usted vino, no deje de venir, aunque su abogado no llegue él sabrá que hay sanciones”, le explicó el juez Armando Plácido Blanco.

“Usted tiene dos opciones, buscar a su abogado o buscar a otro”, recomendó la autoridad.

En su intervención, Éver explicó que también tuvo trabas para llegar puntualmente, por parte de la empresa camionera para la cual trabaja.

“No me dieron permiso, pero tenía que acudir y aquí estoy”, dijo el chofer de un camión urbano de la capital.

Por estas circunstancias en las que llegó ante la negatividad de la empresa camionera, se le apreciaba la decepción al corroborar que su defensa no llegaría.

Éver enfrenta un proceso penal porque un día, en un punto de la ciudad, conducía un autobús del servicio urbano, pero se supone lo hacía de manera irresponsable, según la carpeta de investigación.

Es probable que en su loca carretera, Éver se vio obligado a frenar bruscamente el autobús y ante el amarre, la pasajera Martha Elizabeth cayó en el pasillo, azotándose con las sillas posiblemente viejas del camión.

La víctima fue atendida de manera prehospitalaria y posteriormente en algún hospital, por ello procedió a la denuncia correspondiente.

Martha Elizabeth había nombrado como asesor jurídico al abogado Wiliam Méndez García, pero éste decidió renunciar al cargo, según el último oficio que envió al fiscal para su conocimiento.

Al hacer uso de la palabra, el fiscal solicitó al juez que se le haga un apercibimiento a los abogados, tanto al defensor como al que renunció al cargo de asesor jurídico, para que personalmente lo hagan saber ante esta autoridad. Solicitó también una medida de apremio para ambas personas.

Por esta razón, la audiencia se difirió y Éver tendrá que volver a pedir permiso a sus patrones, quienes, es claro, tampoco le brindan su apoyo.

En la mira

Hace una semana, un pasajero perdió la vida después de que el camión de transporte urbano de la ruta al Tejar municipio de Medellín de Bravo, Veracruz, pasó un tope a exceso de velocidad por echar carreras con otra unidad.

De acuerdo a personal de Protección Civil, el chofer no se dio cuenta del tope, lo pasa y ocasiona que el pasajero prácticamente “vuele”, cayendo de cabeza y desnucándose, generando perdiera la vida. Mientras que el conductor fue intervenido por parte de los elementos policiacos al haberse presentado una persona fallecida por el accidente.

Autoridades de vialidad reconocen que a los ojos del usuario, existe temor ante el transporte público.

Son muchas anomalías con el transporte urbano, hay muchas quejas de la ciudadanía, se estacionan en lugares prohibidos, corren a alta velocidad y casi no respetan, admiten.

Reportes de los elementos de tránsito establecen que el principal argumento de los choferes es la falta de señalización y de marcación de límites de velocidad.

Además se justifican ante la presión en el trabajo por cumplir las cuotas con el patrón.