Avanza la investigación por muerte por ahorcamiento en la cárcel | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Avanza la investigación por muerte por ahorcamiento en la cárcel

Indagaciones preliminares y pruebas periciales concluyen que se trató de un suicidio, luego de encontrar colgado al acusado de robar en un templo católico en Puerto Escondido


Avanza la investigación por muerte por ahorcamiento en la cárcel | El Imparcial de Oaxaca

Todo indica que se emitirá el acuerdo de no ejercicio de la acción penal al no existir delito que perseguir, luego de que el resultado de la necrocirugía revelara que el reo que murió ahorcado al estar detenido en la cárcel municipal, fue quien se colgó.

El cadáver, llevado al anfiteatro local permaneció varias horas en calidad de desconocido; más tarde llegó el señor Rafael Orozco Castellanos, quien identificó al occiso como su hijo, Rafael Orozco Fabián.
Informó que su hijo tenía 37 años de edad y era originario del municipio de Villa Alta, pero tenía tiempo radicando en esta ciudad.

La alerta

Rafael fue detenido por vecinos tras introducirse a un templo católico por segunda ocasión, al parecer, con la intención de robar, una vez más, objetos valiosos de culto religioso; una vez sometido, lo entraron a los policías.

Elementos adscritos a Seguridad Pública Municipal de Santa María Colotepec, informó que recibieron la llamada telefónica de auxilio alrededor de las 4:00 horas.

Les informaron que habían forzado la cerradura del templo católico La Virgen de los Pobres, en la colonia Lázaro Cárdenas.

De inmediato, se trasladaron al templo dos patrullas y al entrevistarse con el sacerdote a cargo, éste denunció que se robaron dos imágenes religiosas. Señaló que no lograron detener al sospechoso, pero sí observó el rumbo que tomó.

Al tener los datos del presunto ladrón, los policías iniciaron un operativo por las calles aledañas con el fin de encontrarlo y de ser posible, recuperar lo hurtado.

Sin embargo, tras recorrer los alrededores, no encontraron a nadie parecido con las características que les ofreció el párroco, por lo que decidieron volver para informarle el resultado de su operativo y sugerirle que presentara formal denuncia ante el Ministerio Público, además de asegurarle que seguirían con la búsqueda.

Al regresar, fueron informados por vecinos que aguardaban afuera de la parroquia, que ya habían detenido al presunto ladrón, ya que éste volvió al templo religioso y buscaba otros objetos para hurtar, por lo que lo tenían retenido adentro, sin dejarlo salir.

En ese momento, los policías procedieron a someter al detenido, a quien le explicaron de qué se trataba el procedimiento, que se lo llevarían detenido para consignarlo ante la autoridad competente y le explicaron sus derechos, entre éstos, a guardar silencio hasta que no estuviera asistido de un abogado defensor.

Enseguida lo subieron a la patrulla municipal para llevarlo ante el juez calificador para que éste realizara el parte informativo que presentarían ante el Ministerio Público o en caso de no existir una denuncia formal, aplicarle la sanción administrativa correspondiente.

Policías municipales comentaron que, en el trayecto, el detenido iba hablando cosas delirantes, como que él sabía todo lo que iba a pasar o estaba pasando en estos tiempos y que por esa razón él estaba ahí buscando o rescatando a sus ídolos.

Decidieron ignorarlo, ya que no opuso resistencia y el traslado se realizó de manera normal. Minutos más tarde, fue ingresado a los separos de la cárcel municipal, en donde aguardaría hasta que resolvieran su situación legal.

Rutina normal

Los policías municipales que participaron en la detención reiteraron que ellos tienen como protocolo hacer un chequeo de los apresados cada cierto tiempo, con el fin de verificar que todo se encuentre en orden.
Insistieron que todo ocurrió de forma cotidiana, por lo que el detenido fue ingresado sólo con un short y playera, ya que por su seguridad no pueden ingresar con cinturones, agujetas, o algo que les pudiese servir para causarse daño.

Los uniformados precisaron que a escasos diez minutos antes del cambio de turno, el cual se realiza a las 07:00 horas, el guardia acudió a el chequeo de rutina y todo estaba en orden, así que siguió el recorrido el cual normalmente les lleva un aproximado de de 20 a 30 minutos.

Explicaron que en cuanto termina su jornada laboral y se realiza el cambio de turno, el guardia entrante procede a la primera revisión de las celdas.

El uniformado encargado, al acercarse a la celda en la que encerraron a Rafael, se dieron cuenta que permanecía inmóvil, en una posición extraña.

Al entrar a investigar, se dieron cuenta que era algo serio, ya que el detenido estaba colgado con su propia playera. Ante la posición rígida, le tomaron los signos vitales y confirmaron sus sospechas, estaba muerto; por lo que de inmediato procedieron a dar parte a la autoridad ministerial.

Inicia la investigación

En lo que llegaba el personal de la Vicefiscalía Regional de la Costa, los policías municipales procedieron a acordonar el área para preservar los indicios que pudieran encontrarse, convirtiéndose en el primer respondiente.

Más tarde, llegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y recibieron la escena del crimen por los policías municipales, quienes les explicaron cómo ocurrió el hallazgo, así como las razones por las que Rafael estaba privado de su libertad en la cárcel municipal.

Realizaron la diligencia de inspección ocular en la que embalaron las evidencias encontradas; al concluir, se encargaron de llevar el cadáver al descanso municipal para que se realizara la necrocirugía de ley y establecer la causa de la muerte.

Los agentes pidieron interrogar a los policías municipales que se encargaron de la detención de Rafael, así como los encomendados en la guardia y custodia de los arrestados.
Los policías municipales aseguraron que el detenido en ningún momento fue golpeado o vejado durante el traslado.

Explicaron que lo ingresaron a la celda sólo con su short y playera, precisamente para garantizar su seguridad y que no intentara hacerse daño con su cinturón, agujeta u otra prenda, nunca con el afán de humillarlo dejándolo en ropa interior.

Precisaron que Rafael se quedó solo alrededor de tres horas, pues fue alrededor de las 07:30 horas que el guardia en turno notó que el detenido estaba en una posición rara y al revisar, se percató que estaba colgado con su propia playera y short, amarrados alrededor del cuello.

Subrayaron que el detenido siempre estuvo solo, ya que no compartió la celda con otro arrestado ni nadie llegó a visitarlo; tampoco lo escucharon gritar ni llamó para pedir algo.

Tras realizar las indagaciones de rigor, aunados al dictamen del perito forense, los agentes investigadores adelantaron que su informe se emitirá en el sentido de que se trató de un suicidio, ya que no existían huellas de violencia o indicios que presumieran la participación de otra persona.

Indicaron que será el fiscal que inició la carpeta de investigación quien resuelva lo procedente, que por las circunstancias, se trataría del no ejercicio de la acción penal.

En tanto, vecinos aseguraron que no habían visto antes al detenido, por lo que presumían que era foráneo, por lo que sólo faltaba esperar que alguien lo identificara, ya que quedó registrado como NN, lo que ocurrió más tarde, cuando acudió el señor Rafael para reclamar el cuerpo de su hijo, a quien le daría piadosa sepultura.

Los agentes investigadores puntualizaron que pese a que se trató de un asesinato con la participación activa de un agresor, sería el fiscal quien determinará si se ejercitaba alguna acción penal por omisión en esta muerte violenta.

 

Sustento legal

Cualquier persona podrá detener a otra en la comisión de un delito flagrante, debiendo entregar inmediatamente al detenido a la autoridad más próxima y ésta con la misma prontitud al Ministerio Público.

Los cuerpos de seguridad pública estarán obligados a detener a quienes cometan un delito flagrante y realizarán el registro de la detención.