Fallece Voceador en Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Fallece Voceador en Salina Cruz, Oaxaca

Investigan la muerte, ya que aunque se especula que se trata de un paro cardiaco, pudo ser un evento violento


Fallece  Voceador en Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Una persona murió cuando estaba sentado en una banca ubicado en una de las aceras de la Avenida 5 de Mayo del centro de esta ciudad, a lado del puesto de una señora que vende elotes.
Todo dio inicio a las 11:30 horas de ayer, cuando el vendedor de periódicos de nombre Martín, de 65 años de edad, se encontraba como todos los días ofreciendo sus periódicos, cuando de pronto, se comenzó a sentir mal por lo que se dirigió al lugar donde acostumbra sentarse, en una banca debajo de un árbol grande, a lado de donde se encuentra un puesto de venta de elotes.
De manera inesperada, el hoy occiso se desvaneció cayendo a la banqueta boca arriba, por lo que transeúntes que vieron la escena pidieron el apoyo de paramédicos.
El lugar fue acordonado por elementos de la Policía Municipal y un elemento de la Policía Vial, éstos a su vez, al verlo derribado, abriendo la boca como pidiendo ayuda, insistieron llamando de nuevo a los paramédicos vía telefónica, quienes informaron en la base que ya habían salido.
Después de unos minutos arribaron paramédicos de la Comisión Nacional de Emergencias quienes comenzaron a prestarles los primeros auxilios con un tanque de oxígeno, tratándolo de revivir.
Minutos después sólo informaron que ya nada se podía hacer nada, ya que había fallecido a consecuencia de un paro respiratorio.
Las personas se comenzaron aglomerar, por lo que los uniformados procedieron a poner la cinta amarilla para indicar que ya no se podían acercar el lugar, informándoles que se retiraran.
En el tumulto de gente se comenzaron a oír varias versiones en torno al occiso, unos mencionaban, “yo lo vi caminando ese rato, me ofreció un periódico, pobrecito ya está descansando”.
Otro dijeron, “es Martin, el barbón, yo me acuerdo de él porque lo veía escribiendo siempre en una libreta, que por cierto, escribía con letra manuscrita”.
“Ese señor, creo no tiene familias, porque yo lo veía comiendo en esa banca, su lata de atún”.
La señora que vende aguas frescas dijo, “aquí pasó vendiendo el periódico y luego vi que se sentó esa banca, cuando de pronto vi que se cayó, fue que llegó la policía y ahorita me dijeron que ya había muerto”.
Los uniformados dieron aviso al Ministerio Publico para que se hicieran cargo del cuerpo, y mientras esperaban su llegada comenzaron a levantar datos para su reporte.
Describieron la media afiliación de la víctima, de tez morena, cabello cano, barba espesa, cejas semipobladas, nariz grande alargada y vestía camisa de manga larga de color verde y pantalón de tela de color gris.
Finalmente elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones hicieron acto de presencia y realizaron la inspección ocular, recabando los indicios encontrados.
Al terminar, se encargaron del traslado del cuerpo al anfiteatro para le realización de la necropsia de ley.
Esperaban que familiares acudieran a las oficinas ministeriales para realizar la identificación legal del cadáver y entregarlo para que le dieran sepultura o lo cremaran de acuerdo a sus creencias y costumbres.
En tanto, los agentes investigadores realizaban entrevistas a los comerciantes y vecinos de la zona, para saber si alguno fue testigo y descartar que se tratara de una muerte violenta.
No obstante, adelantaron que el resultado de la necrocirugía será fundamental, ya que en muchas ocasiones parece que se trató de una muerte natural y la realidad es otra, ya que muchas heridas no se perciben a simple vista, incluso si son causadas por armas de fuego, porque en ocasiones la hemorragia es interna.
Agregaron que lo que puede ser un envenenamiento, también podría confundirse con un paro cardiaco, por lo que en este sistema penal es fundamental tener las pruebas científicas para saber si se trató de algo natural o una muerte provocada.