De tres disparos le quitan la vida | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

De tres disparos le quitan la vida

Policías ubicaron el cuerpo en una zona apartada del ejido de Los Guayabos, no hubo forma de identificar al hoy occiso


De tres disparos le quitan la vida | El Imparcial de Oaxaca

Con disparos de arma de fuego y en estado de descomposición, policías municipales ubicaron el cuerpo de un varón en el rancho Los Guayabos, en la sindicatura de Higueras de Abuya, al sur de la ciudad. La víctima hasta ayer no había sido reconocida.

LOS HECHOS

Mediante una llamada anónima realizada al numero de emergencias 911, la mañana de ayer, cuerpos de las distintas corporaciones fueron alertados que por la brecha a unos cuatro kilómetros de Los Guayabos se había localizado una persona muerta, sin darse más detalles al respecto.

Agentes preventivos a bordo de dos patrullas acudieron a confirmar la denuncia. Los uniformados recorrieron un angosto camino atravesando algunos charcos. Las acciones de búsqueda no se les facilitaron porque las brechas estaban adornadas de monte crecido.

Los preventivos siguieron la ruta hasta que se percataron de que salían unos pies entre los matorrales. Al detenerse a ver qué pasaba, vieron a la víctima en avanzado estado de descomposición y que traía puesto lo que parecía una blusa rosa y un short de licra. La describieron como una persona de estatura mediana, complexión robusta y que calzaba unos huaraches azules.

Rápidamente los oficiales se encargaron de delimitar el área con cinta amarilla. Momentos después dieron parte a personal de la Fiscalía con la finalidad de que se presentaran a realizar las diligencias correspondientes. Un grupo de personas horas después llegó al lugar para tratar de identificar el cuerpo, pero no fue posible.

PERITAJE

Horas después arribó un grupo de peritos que verificaron el entorno y el cuerpo. Al revisarlo, se dieron cuenta de que tenía tres orificios de bala: uno en cachete, otro más a la altura del ojo y el último en el cráneo.

Asimismo, comentaron que traía puesto un par de aretes, lo que por momentos los hizo dudar de su sexo. Se presumió que la víctima tenía como tres días en el lugar.

Por más que se trabajó en el área, supuestamente no localizaron los casquillos del arma con la que le dieron muerte al desconocido.

Cuando acabaron el trabajo de campo, se ordenó que el cadáver fuera retirado del lugar para ser depositado en el anfiteatro donde se le iba a practicar la necropsia.


 

Relacionadas: