Tras siete años, joven denuncia violación en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Tras siete años, joven denuncia violación en Oaxaca

La FGEO guarda hermetismo; la denuncia se hizo pública vía redes sociales en contra de un influyente empresario oaxaqueño


Tras siete años, joven denuncia violación en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Una denuncia pública, aparentemente aún no penal, salió a las redes sociales este fin de semana, en la cual Atenas Neyra narra una terrible pesadilla que vivió hace 7 años al haber sido violada y acusa sin pelos en la lengua al hijo de un empresario, además cita a otra dos personas como testigos, una de ellas fallecida y a otra que también decide pronunciarse al ser involucrado en algo muy delicado.

Atenas Neyra acusa de haber sido agredida sexualmente principalmente por el hijo de José Luis Jiménez, un poderoso y millonario empresario de Oaxaca que fue acusado en un momento de vender uniformes y zapatos de mala calidad a diferentes gobiernos estatales, proveedor de la Fiscalía General de la República, dueño de la Ex Hacienda San Antonio y de la Comercializadora JID, entre otros negocios.

A través de su cuenta en Instagram y posteriormente publicada en Facebook, Neyra narra lo que sucedió hace siete de años de su violación y en el que Armando J., el principal sospechoso continúa en libertad.

Según su videograbación, Atenas Neymar, después de realizar estudios en la Universidad Anáhuac México Norte, regresa a Oaxaca y empieza a trabajar en el periódico “Noticias”. Sus ingresos eran bajos y mejorarlos, dependían de las ventas que lograba realizar. Armando J. debía entregarle una factura y con la cual podría tener un bono; este, quedó de llevársela al diario a las cuatro de la tarde de ese 28 de enero.

Alrededor de las 7:40 de la tarde, ella le llama para recordarle de la factura que le tenía que entregar. Le respondió que no lo había llevado porque estaba ocupado, pero que fue a donde se encontraba para que se la diera.

Atenas Neymar toma un taxi y se dirige hacia “El Asador Prieto”, un restaurante-bar que se encontraba en Santa Lucía del Camino.

En una de las mesas se encontraba el chef Marco, de Banquetes Tanivet y propietario de un restaurante, Moctezuma y Armando J. junto a cuatro mujeres. Armando la ve y la saluda.

Inmediatamente de tomar el mezcal, empieza a sentirse mareada, se levanta y se dirige a la barra para pedir algo de comer por ese repentino mareo. Le dicen que no tienen nada que comer y cae inconsciente.

Así la cargaron y la metieron al vehículo Smart de Armando J., la llevan a la casa de la mamá de Moctezuma. La madre de Moctezuma le dio a beber leche con el fin de que vomitara para ver si era posible que recuperara la conciencia. 

Armando J. se ofrece a llevarla a su casa (el hogar de Atenas Neymar, el cual se ubicaba en El Rosario, a menos de 10 minutos de donde se encontraba “El Asador Prieto”). 

Durante todo el día del 29 de enero de 2014, trató de confrontar a Armando J.y exigirle una explicación, primero a través de llamadas, luego mensajes; pero la bloqueó. Entonces le envió mensajes por correo electrónicos, donde Armando J. reconoce que la violó, pero trata de excusarse que ella también quería. Algo difícil, imposible, porque Atenas Neymar es gay.

FISCALÍA CALLA

Respecto al caso, en la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) el titular optó por no dar respuesta de si existe denuncia penal y no se le ha dado seguimiento o simplemente nunca se presentó la querella. 

EL CHEF DA LA CARA

En respuesta a lo difundido por Atenas, Marco, El Chef al que hace referencia la víctima, considera pertinente explicar lo que sucedió o atestiguó ese día.

“En respuesta a tus videos en los cuales me acusas de algo muy delicado, considero pertinente contar lo que ese día sucedió conmigo, ya que tengo familia, una madre, hermanas, una pareja y estoy rodeado de mujeres todos los días de mi vida, a las que he cuidado y respetado siempre. Es injusto que me difames y nos hagas pasar por esta situación.

“Antes que nada no creo que sea justo que me responsabilices de la manera en que lo haces en público, dando a entender que era mi obligación el cuidar de ti; déjame explicarte porqué, me gustaría aclarar que sí, sí te ubicaba de vista por la Universidad, pero no éramos amigos, sí vivimos en el mismo fraccionamiento, pero desconozco tu domicilio; así como tampoco te busqué ni llamé para que nos reuniéramos esa tarde.