Vive 12 años de terror en cárcel del Estado de México | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Vive 12 años de terror en cárcel del Estado de México

Lo echaron a la calle quemado, sin comida, sin ropa y sin saber hablar bien el español


Vive 12 años de terror en cárcel del Estado de México | El Imparcial de Oaxaca
InText ADEQ

Tras doce años de permanecer preso por un supuesto robo, un hombre de la zona Mixe de Oaxaca fue liberado ayer del penal de Barrientos en el Estado de México y echado a la calle.

Trascendió que Víctor L.C. originario de San Juan Ozolotepec, de aproximadamente 50 años de edad, fue detenido el año 2008 en el estado de México y quedó bajo proceso en el sistema tradicional.

Al no hablar bien el español y ser gente humilde, Víctor pasó doce años en la cárcel confirmaron fuentes fidedignas.

Por las mismas fuentes, se logró establecer que la manera de cómo Víctor pisó la cárcel por vez primera y ya no salió por mucho tiempo, ocurrió hace 12 años cuando él tuvo que salir de su estado para buscar mejores oportunidades de vida.

Se logró establecer que en ese entonces rentaba un cuarto en un lugar modesto en el Estado de México y se desempeñaba como empleado en una empresa.

No imaginaba que un día la vida le hiciera una jugarreta, pues según narró, a un inmueble cercano a donde él vivía arribaron desconocidos los cuales acarreaban muebles y objetos de una vivienda como si nada pasara y el con las mejores intenciones los ayudó, porque pensó que se mudaban.

Sin embargo, los sujetos cometían un robo y escaparon, pero él fue detenido y encarcelado y por no hablar español todo se complicó y quedó encerrado.

Ayer en la mañana Víctor fue liberado por las autoridades aun a sabiendas de que el día anterior había sido quemado al interior del penal y presentaba heridas de consideración en gran parte del cuerpo.

Sin saber a dónde ir ni a quien llamar, y ante la indiferencia de las dependencias de Derechos Humanos y de organismos de protección a las personas indígenas tuvo que salir a la calle solo, sin ropa, sin comida y sin protección.

Por fortuna, personas de buena fe lo cobijaron y le dieron casa, vestido y sustento además de auxiliarlo a dar con sus familiares.

Víctor finalmente fue entregado a su hermana y pudo regresar a su tierra natal, después de vivir una tragedia de 12 años en la sombra y en el olvido.


 

Relacionadas: