Surge un grupo de autodefensa en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Surge un grupo de autodefensa en Oaxaca

Hartos de las injusticias y crímenes en la zona, la gente se armó de valor y defenderán a los suyos.


Surge un grupo de autodefensa en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Un grupo de autodefensa que pretende hacer frente a grupos criminales que operan en los límites de Oaxaca y Veracruz, surgió ayer en Santiago Sochiapan.

De acuerdo con medios locales, desde el patio de la iglesia de la localidad de Benito Juárez, Sochiapan, ubicado entre Playa Vicente y Oaxaca, los integrantes de la Unión de Pueblos Unidos contra la Delincuencia (PUCD), en su mayoría ganaderos, mujeres e indígenas, han decido romper el silencio y pedirle a las autoridades que no se interpongan en su lucha, pues si ellos no quieren garantizarles la seguridad, cuentan con el apoyo de otros grupos que han surgido en Las Choapas, Hidalgotitlán, Playa Vicente, Uxpanapa y Jesús Carranza, municipios ubicados dentro del área de influencia del proyecto del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, Corredor Interoceánico del Istmo.

En su portal AVC Noticias, da cuenta que desde hace seis meses, los habitantes de Santiago Sochiapan, decidieron conformar la Policía Auxiliar Pueblos Unidos Contra la Delincuencia, para enfrentar a la delincuencia organizada que está sin control en la zona.

“Solamente muertos van a venir a hacer con uno lo que quieran aquí, porque aquí es donde vamos a morir peleando”, dice un poblador de Benito Juárez, a quien en julio pasado le desaparecieron a su papá y su hermano (Pedro y Alejandro), tras un ataque armado a las cabañas en donde se encontraba.

En la zona hay desapariciones, asesinatos, extorsiones, Santiago Sochiapan es un municipio sin ley, manifiestan.

Mencionaron que ha habido persecuciones como la que ocurrió hace unos días de un convoy de 10 vehículos de ganado robado y que terminó con cuatro muertes y cuatro detenidos.

Hay mucho temor, pacientes han dejado de ir al médico, jóvenes que estudiaban el bachillerato han dejado de ir a clases. Su vida vale más, aseguran.

Hay toque de queda, cuando la noche comienza a caer, en los poblados a orillas de la carretera levantan las cadenas colocadas en todas las calles. Allí solo queda una vía de acceso que es la carretera principal patrullada por las autodefensas, refieren los medios.

Para patrullar usan machetes, rifles de cacería y algunas armas largas que según cuentan, les han ido quitando a la delincuencia en sus diferentes enfrentamientos.

“Es el pueblo de Benito Juárez y alrededores que estamos decididos a morir peleando (…) aquí ya no se puede y para donde le dé uno está peor, aquí es donde tenemos nuestro ganadito y aquí es donde tenemos como sobrevivir”, indican.

En otros municipios es la misma situación: Uxpanapa, Las Choapas, San Juan Evangelista. Toda la zona sur que ha sido azotada por un sinnúmero de eventos delictivos.

Pero las armas y la coordinación les han servido solo para tener un poco de tranquilidad, sin embargo las carreteras aún no son transitables y cuando el Ejército llega siguen suplicando que les regresen la seguridad que tenían antes de la llegada de la delincuencia organizada a la región.

El pasado 2 de diciembre cinco presuntos delincuentes veracruzanos fueron abatidos por la Guardia Nacional en los límites de Oaxaca y Veracruz. Los hechos se dieron en el territorio gobernado por Alejandro Murat, en el poblado de Río Manso.

El enfrentamiento, en el que se detuvo a cuatro presuntos delincuentes, también veracruzanos, se dio a unos 30 minutos del estado que gobierna Cuitláhuac García, luego de que los pistoleros, que iban en unas 10 camionetas, escoltaban cinco camiones tortón llenos de ganado robado.

Eran unas 300 cabezas de ganado que fueron sustraídas en ranchos de Oaxaca y Veracruz a punta de sangre y balas.

Según versiones extraoficiales, los que fueron detenidos ya están libres, lo que ha despertado indignación en los poblados de la Cuenca del Papaloapan.


 

Relacionadas: