Verdaderos taxistas viven en la zozobra ante la inseguridad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Verdaderos taxistas viven en la zozobra ante la inseguridad

Taxistas azules afectados por hechos delictivos en el gremio

Verdaderos taxistas viven en la zozobra ante la inseguridad | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

“El trabajo ha disminuido, la gente nos ve mal, nos tachan de malas personas por algunos personas que se han visto involucrados en hechos delictivos a bordo de taxis azules” aseguró un ruletero de esos que se dicen serlo de corazón.

Abel, de 40 años de edad, con aproximadamente 20 años en el servicio, lamenta la situación que vive el taxismo oaxaqueño.

Asegura que situaciones recientes en donde se han visto involucrados choferes de taxis azules, han sido el detonante para que la ciudadanía deje de utilizarlos y pierda la confianza en ellos, afectado así su economía, ya que poco a poco la utilización de sus servicios han ido disminuyendo.

Reconoció que uno de los serios problemas que se vive en el gremio de taxistas, es la lucha por el poder que existe entre las distintas agrupaciones o sindicatos en la ciudad y en el estado, lo que ha desencadenado una ola de homicidios entre los bandos confrontados.

Las ejecuciones están a la orden del día y ya son varios los líderes asesinados. Por otra parte, algunos taxistas o que se dicen serlo, se han visto involucrados en actos delictivos como asaltos, violaciones, riñas o secuestros.

Mencionó el caso más reciente, ocurrido la tarde del jueves, en donde personas a bordo de un taxi de color azul del Sitio Cruz de Oriente, de Santa Cruz Amilpas, escapaban después de haber robado una motocicleta cerca del río Salado y después de una persecución uno de los presuntos delincuentes fue detenido, luego de una cruenta batalla a golpes con policías.

Tras su captura, el joven de 26 años de edad fue llevado ante las autoridades locales y después turnado ante la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, en donde sería determinada su situación legal.

La unidad de trasporte asegurada permanecía en poder de las autoridades para las investigaciones del caso.

El tema es manejado bajo un total hermetismo por parte de las dependencias impartidoras de justicia, pues los involucrados al parecer pertenecen alguna de las organizaciones que el mismo gobierno protege o teme, por lo que muchos de los delitos quedan en la impunidad, aseguró un taxista independiente.

Además, aseguró que prueba de lo que dice, es que muchos de los líderes de los sindicatos o agrupaciones tienen cuentas pendientes con la justicia por hechos delictivos, y las órdenes de aprehensión nada más se acumulan sin ser ejecutadas.

 

Relacionadas: