Un juego sexual y una rara enfermedad cobraron la vida de una mujer - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Un juego sexual y una rara enfermedad cobraron la vida de una mujer

Katie Widdowson, de 23 años, sufrió un corte en su muñeca izquierda que resultó mortal. La familia acusa a los médicos que la atendieron por “negligencia”


Un juego sexual y una rara enfermedad cobraron la vida de una mujer | El Imparcial de Oaxaca

Inglaterra.-Katie Widdowson, una joven de 23 años, moriría en un caso extraño a causa de una rara enfermedad que sufrió por una herida en un juego sexual con su pareja. Una investigación post mortem reveló que la chica contrajo un fascitis necrotizante.

Este cuadro tiene como protagonista a una bacteria de la piel que se propaga rápidamente y que destruye los tejidos blancos del cuerpo. Esto hace que la bacteria sea mortal en muy poco tiempo y haciéndola acreedora del macabro nombre de “infección devora carne”.

 

Tras los síntomas la joven fue trasladada al hospital Good Hope, en Sutton Coldfield en Inglaterra. Uno de los signos que destacó fue que tenía un fuerte dolor en su muñeca izquierda, debido a que había permanecido atada a la cama con su novio Dean Smith.

En un principio el personal médico que la atendió no vio nada de gravedad y solamente le recetó unos analgésicos para bajar el dolor.

Al día siguiente el dolor se volvería un calvario: el brazo de Katie quedó inmovil y su brazo quedaría negro y con muchas ampollas, y por este motivo decidió volver al hospital.

Sin embargo, sufriría un ataque cardíaco en camino al hospital, en la ambulancia donde era transportada y murió a los pocos minutos de haber llegado al hospital el pasado 2 de enero.

Una investigación realizada luego de ser muerte reveló que la fascitis necrotizante había sido la causante de su muerte. Un pequeño corte en la muñeca de Katie resultó mortal.

La familia culpó al hospital por el deceso de la joven y lo acusó de negligencia por no haber atendido “correctamente” a la paciente.