¡Asesinan a taquero! en Puerto Escondido | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

¡Asesinan a taquero! en Puerto Escondido

Detienen a dos presuntos implicados que escapaban después de perpetrarse la balacera, en la que resultaron heridos dos meseros


¡Asesinan a taquero! en Puerto Escondido | El Imparcial de Oaxaca

Dos presuntos sicarios que se hicieron pasar como clientes de una taquería mataron a balazos al dueño e hirieron a dos meseros; fueron detenidos cuando escapaban.
Las detonaciones de armas de fuego despertaron a los vecinos del centro de esta agencia municipal.
Algunos llamaron a emergencias para avisar de la balacera, otros se parapetaron en sus viviendas sin atreverse a salir y fueron contados los que decidieron investigar qué ocurrió.
Todavía no clareaba. El reloj marcaba las 05:40 horas cuando escucharon alrededor de siete detonaciones en un expendio de comida que ofrece tacos y tlayudas.
El negocio, ubicado en la calle Primera Norte, normalmente, permanece abierto toda la noche.
Testigos contaron que la taquería Fer aún no cerraba, cuando dos personas, que aparentaron ser clientes, llegaron al local. Dispararon contra el dueño del negocio y las balas también hirieron a dos jovencitos que laboran como meseros.
Al cerciorarse que el dueño cayó muerto, corrieron para escapar sin que nadie se atreviera a seguirlos.
En cuestión de minutos llegaron elementos de la Policía Municipal; en tanto, los meseros fueron llevados de inmediato a recibir atención médica.
Apolonio Mendoza, comisario municipal de San Pedro Mixtepec, al observar la escena, ordenó a sus elementos que resguardaran el área para preservar los indicios, ya que se volvieron el primer respondiente.
El comisario comentó después que en el parque El Idilio está de manera permanente una patrulla y justo a esa hora estaban dos patrullas de guardia, por lo que al escuchar las detonaciones y al estar a cuadra y media, una patrulla se dirigió al lugar circulando sobre la misma calle, la Primera Norte, mientras que el otro vehículo oficial tomó la calle Hidalgo, que es la siguiente.
Los policías de la segunda patrulla se encontraron de frente a dos jóvenes que corrían a toda velocidad; éstos, al ver a los uniformados, tiraron al suelo las armas que traían en las manos.
Una vez que los interceptaron, les explicaron que al observar que habían tirado armas de fuego y luego de que a escasos metros se realizaron disparos, quedarían detenidos en lo que se realizaban las investigaciones, enumerándoles sus derechos, ya que no les permitieron decir nada respecto al o ocurrido hasta que no estuviera presente un abogado defensor.
En eso estaban cuando un policía observó que una tercera persona también corría como si escapara; sin embargo, no logró alcanzarlo y se ignoraba si también participó en el ataque armado.
Uno de los detenidos se identificó como Zulén, de 23 años de edad, quien informó que vivía en la colonia La Lucerna y es originario de Bajos de Chila; el otro, Daniel, indicó que tenía 34 años de edad, vivía en la colonia Libertad y es originario de Acapulco, Guerrero.
Los policías subieron a los detenidos a la patrulla, en espera de los agentes investigadores, para hacerles entrega.
En eso salieron familiares del señor Hugo, quien era dueño de la taquería y yacía muerto a escasos metros del local, en la cinta asfáltica, junto a la banqueta, donde también tenían puestas mesas para atender a los comensales.
Una mujer, al parecer la esposa del taquero, comenzó a sufrir una crisis nerviosa y se soltó en llanto al ver a su amado tirado y ensangrentado.
Sus acompañantes intentaron tranquilizarla, cuando en eso se percataron que los policías tenían detenidos a dos jóvenes que aguardaban en el interior de la patrulla.
Sin pensarlo, se dirigieron al vehículo con la intención de sacar a los detenidos, lo que fue impedido por los policías municipales.
Molestos, los familiares comenzaron a insultar tanto a los efectivos policiacos como a los detenidos.
“?Malditos! ?Se van a pudrir en la cárcel! ?Por qué lo mataron? Dime por qué”, comenzó a gritar fuera de sí la señora, quien amagaba abrir la puerta para golpear a los detenidos.
Como los policías no permitieron que tocaran la patrulla, arremetieron también en contra de ellos y los acusaron de no hacer bien su trabajo.
Una sarta de insultos que cada vez subía de tono lanzaban tanto contra los uniformados, como contra los detenidos.
En eso llegaron a la escena del crimen policías estatales y agentes investigadores, quienes al darse cuenta de la situación, tranquilizaron a la señora y a sus familiares, explicándoles que se realizaría el procedimiento de acuerdo al protocolo de ley.
Casi media hora después de detenerlo, se llevaron a los jóvenes para ponerlos a disposición del Ministerio Público.
En tanto, los agentes investigadores realizaron la inspección ocular en la zona resguardada que les fue entregada por el primer respondiente.
En la inspección ocular se recuperaron un arma de fuego tipo revolver calibre 38 especial y otra calibre 22 mm, en donde los detenidos las tiraron, ya que los efectivos municipales no tocaron nada hasta que no llegaran los investigadores.
La esposa ofreció a los agentes investigadores a proporcionarles el video de las cámaras de video seguridad para establecer cómo ocurrió el ataque.
Corroboró que su esposo se llamaba Hugo, mientras que los meseros heridos son José Luis y Luis Fernando.
A decir de sus compañeros, el primero está grave y el segundo recibió un impacto de bala en el brazo.
Los agentes investigadores, una vez que recabaron los indicios de prueba, se encargaron de que el cadáver fuera llevado al descanso municipal para la práctica de la necrocirugía de ley e invitaron a la señora a acudir a las oficinas ministeriales para realizar la identificación legal del cadáver.
Adelantaron que acudirían al centro hospitalario en el que atendían a los meseros para tomarles su declaración respecto a la agresión armada.
En tanto, los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial, quien será quien los presente ante un juez de control para que califique la legalidad de la detención y en su caso, se realice la audiencia de imputación, por lo que recababan los datos para sustentar su acusación.