La libra de ser linchado en la Central de Abasto | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

La libra de ser linchado en la Central de Abasto

Aplica la ley del tlacuache y se libra de ser linchado, se hizo medio muerto para que tuvieran piedad de él


Un hombre fue capturado tras haber sido acusado de robar las pertenencias a un transeúnte y estuvo a punto de ser linchado en la Central de Abasto.

Ayer, alrededor de las 16:00 horas, a la altura de la pluma tres del estacionamiento, transeúntes y comerciantes lograron la captura de un hombre.

Según las primeras investigaciones, al hombre se le acusaban de intentar robar las pertenencias a una persona, de 22 años de edad, proveniente de Santiago Minas, el cual respondió al nombre de Reynaldo, quien pasaba por el lugar.

El supuesto ladrón desde unos minutos antes, sin darse cuenta, ya era vigilado por los comerciantes, los cuales esperaron el momento justo para echarle el guante.

El hombre fue encarado y detenido siendo llevado a la malla del castigo, en donde ya le han hecho honor a varios detenidos, de la misma zona, también acusados por el delito de robo.

El hombre fue amarrado con los pies hacia arriba, con la playera rasgada y algo golpeado pedía clemencia para su persona, asegurando que no había hecho nada y que lo dejaran libre, contrario a lo que reclamaban los inconformes, quienes pedían quemarlo vivo.

Al ver la estampida humana que se dirigía hacia él, con la intención de lincharlo, el hombre no tuvo más remedio que echar mano de la técnica del tlacuache.

Con la presencia de la turba enardecida el detenido hizo como que se desvanecía, haciéndose el desmayado, para que nadie lo tocara hasta que llegara la Policía a liberarlo.

Está muerto dijeron algunos de los presentes, incluso uno que se acercó para corroborarlo, aseguró ya no respira.

Consentimiento de culpa uno a uno los inconformes se fueron retirando de la zona, para evitar ser investigados por las autoridades.
En tanto los efectivos, que ya estaban en el lugar, dieron intervención a los paramédicos de Cruz Roja, para auxiliar al hombre casi inconsciente y valorarlo.

El hombre resultó más sano que todos los de la multitud enardecida, sabedor de que al ser llevado al cuartel de la corporación podría ser investigado por algo más, continuó con la técnica del muertito.

El hombre permaneció callado, no decía nada, tampoco aceptó ser trasladado al Hospital de la Cruz Roja, para que médicos de la institución lo atendieran.

Descansó un rato sobre la banqueta y cuando nadie lo esperaba, cual tlacuache despertó y continuó su camino.

No pudo ser llevado al Cuartel Municipal, esto debido a que a pesar que intentaron lincharlo ante la presencia de la policía, nadie se presentó para señalarlo y formalizar su denuncia.

El hombre fue resguardado por la corporación hasta que la turba se fuera para que para evitar que fuera reprehendido.

Según versión de algunos curiosos se trata de un hombre dedicado a ingerir bebidas en donde también deambula.


 

Relacionadas: