Matanza de Huehuetlán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Matanza de Huehuetlán

A unos los asesinaron porque sí, a otros los quemaron vivos


Matanza  de Huehuetlán | El Imparcial de Oaxaca
PUEBLA, PUEBLA, 02AGOSTO1016.- José Santa María Zavala, presidente municipal de Huehuetlán El Grande, fue asesinado en la entrada de la comunidad de San Agustín Huacatlán por impacto de bala al interior de su camioneta. Cabe destacar que en 2015 ya había sufrido un atentado tras un supuesto robo a casa habitación. FOTO: CUARTOSCURO.COM

El gobernador Antonio Gali Fayad dijo este lunes que “es probable que grupos dedicados al robo de combustible” están detrás del ataque en Huehuetlán El Grande, Puebla, en donde la noche del domingo varios pobladores fueron levantados, algunos quemados vivos o ejecutados en el acto por un comando criminal que opera al mando de Pedro Martinez Gómez, “El Cuije”.
El mandatario habló de un posible “ajuste de cuentas” que, como supone el término, es una matanza entre criminales.
“Estamos en la investigación. Desde muy temprano me avisó el Secretario de Seguridad Pública, igual el Secretario de Gobierno. Estamos con la Fiscalía investigando cuáles fueron los hechos para tomar nota de lo mismo […]”, dijo. “Es probable [que huachicoleros estén detrás del ataque]. Lo que estamos investigando es este tipo de ajuste de cuentas. Hemos apretado y lo digo categóricamente: vamos a seguir apretando”, etcétera.
Pero los testigos ponen en evidencia al gobernador poblano. los testimonios no coinciden con su versión que, a la luz de los hechos, parece más desinformada y criminaliza a las víctimas.
No fue un “duelo de criminales”, como el político panista dice. Fue, afirman las familias de las víctimas, un intento desorganizado de distintos ciudadanos para defenderse de sus extorsionadores; de una banda criminal que opera desde hace años en la zona, que tiene marcada en sus cachas el haber matado a un Alcalde y que ha sometido al terror a campesinos y comerciantes desde mucho tiempo atrás.
Pero nadie ha hecho un intento por aplicar la justicia. La tragedia del domingo fue la última pero no la única. Hasta el momento, de ese ataque, hay nueve muertos confirmados.

Una muerte anunciada
Desde mayo de este año, los habitantes de Huehuetlán El Grande -un municipio enclavado en la Mixteca poblana- veían venir la desgracia. Pedro Martínez Gómez, “El Cuije”, y su banda, se aparecían mes con mes para cobrar derecho de piso a los pobladores. Cada vez más y más dinero: 10 mil pesos mensuales era la cuota que debían entregar sólo para que les respetara la vida.
La noche del domingo 2 de julio, “El Cuije” llegó al pueblo. Fue directamente a la casa de Merced Torres, un empresario dedicado a la venta de block para construcción. Torres, para su desgracia, se había negado a pagarles el mes.
A las 10:30 de la noche entraron a su casa. Ya estaba acostado. Lo encontraron en su cama y le dispararon: uno de los tiros le pegó justo en la frente y allí murió, al instante, en frente de su esposa y de sus hijos.
Los pobladores dijeron que la banda salió y vio pasar en su carro a Maximino Santiago, un presunto huachicolero [dedicado al robo de combustible] que iba acompañado por sus hermanos Hugo, Pablo y Luis, los tres campesinos.
Maximino pisó el acelerador para escapar. Antes ya se había fugado del pueblo porque era extorsionado por “El Cuije”; también se negaba a darle dinero.
Esa noche, sin embargo, tuvo la mala suerte de regresar y toparse con él. Y además, la terrible suerte de ir con sus hermanos.
Maximino y los tres campesinos llegaron hasta la casa de Los Mariachis, habitada por los músicos de la comunidad. Allí, los hermanos Flores Días los ayudaron a esconderse. Maximino creyó que la banda sólo iría por él; entonces dejó a sus hermanos allí, supuestamente escondidos, creyendo que estaban a salvo. Y escapó.
Pero a las 11 de la noche de ese mismo domingo, “El Cuije” y su banda irrumpieron en la vivienda y se los llevaron a todos. Los levantaron. Los quemaron vivos y luego los tiraron en Santo Tomás Chautla.
Ahí, la policía encontró los cuerpos de Hugo, Pablo, Luis, y además los de los hermanos Flores Díaz, Abraham e Ignacio, que les habían dado refugio.
Todavía está desaparecido Miguel Flores Díaz, quien, creen, logró escapar.

Disparó sin más
Cuando “El Cuije” estaba con Los Mariachis, los pobladores tocaron a la casa de Evaristo Ramírez y le dijeron que su hijo era golpeado por la banda de delincuentes. El padre salió enseguida con otro de sus hijos, Ramiro Ramírez Ríos, para rescatar al hermano.
Escucharon el alboroto en la casa de los Flores Díaz y se metieron: se toparon de frente con “El Cuije”.
Ni siquiera les permitió hablar: también a esos dos los mató a balazos.
“El Cuije” es un hombre sin control, como su banda. Y, parece, de gatillo suelto.
El 8 de febrero de 2016, el Alcalde de Huehuetlán, José Santamaría Zavala, fue ejecutado a balazos cuando viajaba a bordo de su camioneta en la carretera de San Agustín Ahuehuetla, a unos 20 minutos de la población. Antes había sido asaltado y torturado en su propio domicilio.
Los pobladores dicen que el asesinato del Alcalde desató la desgracia.
El 10 de mayo, Periódico Central dio a conocer que el autor del asesinato del Alcalde fue “El Cuije”, porque el pueblo lo sabía. El criminal había sido guardaespaldas del Alcalde.
Pobladores del municipio denunciaron que Pedro Martínez estaba relacionado con otros homicidios y que la Fiscalía General del Estado no hacía nada.
Y no, no hizo nada. Hasta que la sangre llegó al río.
El 2 de marzo del 2015, por ejemplo, el mismo criminal fue señalado por el asesinato de un hombre de 30 años de edad identificado como Jesús Martínez Osorio. A este hombre le disparó sin motivo aparente cuando cargaba sus compras.
El 11 de abril del 2017 fue acusado por haber herido a tres hombres en el zócalo de Huehuetlán El Grande. El ataque ocurrió alrededor de las 11:15 de la noche, en pleno zócalo de esa población.
El 29 de abril del 2017, el cuerpo de David Piña Barrera fue encontrado por campesinos de la zona de la carretera local a San Juan Coatetelco. El cadáver fue hallado calcinado. No tenía corazón, ni pulmones ni otros órganos. Estaba boca abajo y tampoco tenía el brazo derecho.
A Piña Barrera se le conocía en la población por su sobrenombre “El Papas Locas”, provenía de Tijuana, Baja California. Su cuerpo fue identificado a inicios de este mes.
El criminal sigue suelto y el Gobernador, según los testimonios, no tiene una idea clara de qué está pasando en esa zona rural del Puebla más pobre.

La versión de la Fiscalía
En la noche de este lunes, la Fiscalía General de Puebla liberó otra versión que corrobora los hechos anteriores, y confirma que las primeras impresiones del gobernador, lo que dijo a la prensa de botepronto, no fueron las más acertadas.
Confirmó el saldo: 9 personas fallecidas. Dijo que de acuerdo con las primeras indagatorias, “se logró saber que alrededor de las 22:30 horas del 2 de julio del año en curso, sujetos armados que presuntamente forman parte de la banda ‘El Cuije’, dedicada al asalto, extorsión a comerciantes y a personas que se dedican al robo de combustible en la zona, ingresaron a la población de Ixtlahuacán, buscando a una persona a quien apodan ‘El Chino’ -de quien se desconoce su paradero- para solicitarle el cobro de piso”.
Agregó que de esto se derivó en una discusión con violencia, “por lo que dichas personas realizaron varios disparos de arma de fuego que cobraron la vida de dos civiles, Evaristo ‘N’, de 55 años y su hijo Ramiro ‘N’, de 23 años. Posteriormente, los presuntos responsables se trasladaron al domicilio de Merced ‘N’, de 44 años, a quien le cobraron el derecho de piso y privaron de la vida”.
La Fiscalía dice que un poblador realizó disparos en calle del Deporte, esquina con Barranca Balcázar, “provocando la muerte del Comandante de la policía municipal de nombre Martín ‘N’, además, resultaron lesionados Enrique ‘N’, policía municipal y Evelio ‘N’, regidor de Gobernación”, como fue informado con oportunidad desde las primeras publicaciones.
“Se sabe que en el referido municipio, los agresores interceptaron a 6 personas que fueron privadas de su libertad, 5 de ellas con los nombres de: Abraham, Luis, Pablo, Ignacio y Hugo”.
La Fiscalía General agrega que horas más tarde y, en seguimiento a las investigaciones, “fueron ubicados 5 cuerpos calcinados en un paraje de Santo Tomás Chautla quienes, se presume, corresponden a las cinco personas antes señaladas, sin embargo, no han sido identificadas por sus familiares”.
En este sitio, confirmó lo dicho a Periódico Central por “también se encontró una credencial a nombre de Antonio ‘N’ quien presuntamente es una de las personas buscadas por la banda, pero al momento permanece como no localizado”.
Una vez que se conoció de las noticias criminales y se comprobaron éstas, agrega el comunicado, “se realizó el procesamiento de las escenas del crimen, donde se recabaron testimonios e indicios, asimismo, se llevaron a cabo diversos actos y técnicas de investigación, a través del agente del Ministerio Público, elementos de la Agencia Estatal de Investigación y peritos, coordinados por la Fiscalía de Investigación Regional”.
“La Fiscalía General del Estado continuará con el trabajo de investigación a fin de esclarecer los hechos y detener a los autores de estos acontecimientos”, concluye, en su comunicado.