Familiares de los linchados en Puebla claman justicia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Familiares de los linchados en Puebla claman justicia

Llegan cuerpos de quienes fueron quemados vivos en Acatlán de Osorio,Puebla


Las dos personas quemadas vivas en el municipio de Acatlán de Osorio, Puebla, respondieron en vida a los nombres de Alberto Flores Morales de 43 años y su sobrino, Ricardo Flores Rodríguez de 22 años de edad, originarios de Tianguistengo, Puebla, quienes de acuerdo a sus familiares eran inocentes y no se dedicaban al robo de niños como fueron acusados.

La esposa de Alberto Flores, refirió que su pareja era campesino y que Ricardo Flores, estudiaba derecho en Jalapa y había llegado de vacaciones, mismos que habían salido de Tianguistengo a bordo de la camioneta a comprar material para la construcción de una barda donde tienen un sembradío.

Añadió que fue al pasar por la comunidad de San Vicente Boquerón se pararon en una tienda donde debido al calor habían comprado una cerveza y que fue por el color de la camioneta oscura y ver que portaban una riata y cadena, que fueron acusados de robachicos y los llevaron a los separos de Acatlán.

Señaló que al ver en la transmisión de los hechos que circulaba en las redes sociales que se percataron que eran sus familiares, por lo que se trasladaron Acatlán para evitar que los mataran lo cual era la amenaza y decirles que son inocentes pero las personas no escuchaban ni entendían de razones.

“Nos acercamos a los policías y nos dijeron que tampoco podían hacer nada contra la multitud que habían roto los candados de la cárcel y fue con las mismas herramientas de trabajo que ellos traían y la riata que estaban ocupando para bajar a un pozo que también estaban limpiando”.

Dijo que la familia ahora pide justicia para que los hechos no queden impunes y se limpien los nombres de los occisos como de la familia que también al momento que veían como asesinaban a sus familiares fueron amenazados que por defenderlos también serían quemados.

Caben señalar que los cuerpo de los occisos fueron trasladados a Tianguistengo donde fueron velados por amigos y familiares, para darles cristiana sepultura.