Denunció a su mujer, le dijeron “maricón” y ella lo asesinó | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Denunció a su mujer, le dijeron “maricón” y ella lo asesinó

Muchos intentaron librar a Alfredo Turcumán de su mujer pero las autoridades se burlaron de él


Denunció a su mujer, le dijeron “maricón” y ella lo asesinó | El Imparcial de Oaxaca

Alfredo Turcumán perdió la vida el día viernes en un hospital de San Juan, Argentina, después de que su mujer lo apuñaló en el corazón; evento que puso haber sido evitado por las autoridades del lugar.

Alfredo Turcumán había denunciado a Claudia Moya, su esposa por las golpizas frecuentes de que era víctima; los oficiales le dijeron que “no fuera maricón”.

El joven, de 28 años de edad, mantuvo la lucha por su vida en terapia intensiva durante 8 días en el Hospital Rawson, al cual fue trasladado llevado por la propia Claudia. Su esposa declaró a la justicia que el padre del hijo que espera se había clavado el cuchillo por el mismo, de manera accidental tras intentar reparar un picaporte.

El jefe del D5, Carlos Castillo, declaró que “ella (Claudia) ya está detenida en el Servicio Penitenciario debido a la gravedad del homicidio”.

“No hubo resistencia por parte de la mujer al momento de ser detenida, incluso ella había sido quien llamo al 911 manifestando que él se había producido la herida”, relató Castillo.

La madre de Turcumán, Esther González, comentó que la violencia era continua, incluso, en una ocasión llegó a quebrarle el tabique. La madre destrozada asegura que Claudia “no está loca” y “es una persona centrada que tenía pensado y planeado matar”. Describió a Moya como una “especialista en cabezazos”.

“Hasta el jefe de Alfredo quiso poner la denuncia porque él caía golpeado a su trabajo. Ella tenía un arma peligrosa que era su cabeza, con la que lo golpeaba y hasta le quebró el tabique una vez”, dio a conocer Esther.


 

Relacionadas: