Balas y remate a quemarropa en Santa María Huatulco | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Balas y remate a quemarropa en Santa María Huatulco

El joven, identificado como Antonio, de 29 años de edad, fue asesinado por dos sujetos que se le acercaron en motocicleta; se encontraba de visita en Huatulco


Balas y remate a quemarropa en Santa María Huatulco | El Imparcial de Oaxaca

A unos metros de su casa, sobre la avenida principal de la población de Santa María Huatulco, quedó tendido el cuerpo de Antonio N, de 29 años de edad, víctima de varios disparos de proyectil de arma de fuego.

Según comentan vecinos, eran aproximadamente las 10 de la noche del martes 27 de marzo cuando se escucharon los primeros balazos sobre la avenida Benito Juárez, en la cabecera municipal de Santa María Huatulco.

PRIMERAS VERSIONES DEL ATAQUE

Testigos indican que el ataque en contra del joven huatulqueño, conocido como “Toño Buzo”, fue perpetrado por al menos dos personas hasta el momento no identificadas, quienes circulaban a bordo de una motocicleta.

Refieren que Toño y otra persona salían del bar “Yeni”, ubicado frente al hotel Posada Casquito, cuando fue atacado por dos individuos que portaban armas cortas y que, al parecer, ya lo esperaban afuera del bar, por el restaurante “La Flor de Santa María”.

El joven se disponía a cruzar la calle cuando recibió los primeros disparos, cayendo frente a un negocio de venta de materiales de construcción, junto a la panadería “San Alejandro”, a unos metros de su casa.

Ya en el piso, los atacantes remataron al joven, realizando al menos otros dos disparos en su contra, provocándole la muerte casi instantánea. Se sabe que también intentaron dispararle al acompañante de Toño, pero éste logró esconderse de nuevo en el bar.

Mientras tanto, personas que se encontraban cenando en la taquería “Tony”, al escuchar los disparos, salieron corriendo del lugar por temor a ser atacados también.

LABORES POLICIALES

Elementos de la Policía Municipal acudieron al lugar como primer respondiente, acordonando el área y dando aviso a las autoridades ministeriales.

En el lugar se apersonó el fiscal en turno, acompañado de agentes investigadores, iniciando las primeras indagatorias de lo ocurrido, recabando testimoniales e indicios en la escena del crimen.

Se sabe que, en la calle, afuera del restaurante “La Flor de Santa María”, los agentes investigadores encontraron aproximadamente nueve casquillos percutidos, al parecer calibre 9 milímetros.

El fiscal en turno, auxiliado por agentes investigadores, realizó el levantamiento del cuerpo de Antonio, ordenando su traslado al descanso municipal para realizar la necropsia de ley.

Del caso, el fiscal inicio la carpeta de investigación respectiva por el delito de homicidio, en contra de quien o quienes resulten responsables.

ACERCA DEL FALLECIDO

Cabe mencionar que el cadáver fue identificado oficialmente por Marcolina C. S., quien dijo ser la madre del ahora extinto.
La madre dijo a las autoridades que su hijo salió de su casa alrededor de las ocho de la noche y ya no lo volvió a ver con vida desde esa hora.

Se sabe que el joven huatulqueño acababa de llegar a Huatulco, proveniente de la Ciudad de México y que la noche del martes se regresaría de nuevo a la capital del país.

Antonio contaba con 29 años de edad, era originario y vecino de Santa María Huatulco; no tenía un empleo fijo, a veces trabajaba como mesero o de lanchero en Santa Cruz Huatulco; algún tiempo se desempeñó como guardia de la discoteca “La Papaya”.

De acuerdo con vecinos, hace algunos años Antonio realizaba labores de buceo para extraer moluscos en la bahía de San Agustín, motivo por el cual obtuvo el sobrenombre de “Toño Buzo”.

Respecto al bar “Yeni”, vecinos mencionan que son constantes los escándalos; cierran alrededor de las 10 de la noche, pero continúan con sus clientes al interior del establecimiento, con la música a todo volumen.