Penal femenil Tanivet, un lugar olvidado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Penal femenil Tanivet, un lugar olvidado

En 2015, la CNDH dio a conocer un alto nivel de rezago en cuanto la calidad y existencia de programas de reinserción social para las reclusas; incluso, actualmente se habla de que todavía se violan los derechos humanos de las internas


Penal femenil Tanivet, un lugar olvidado | El Imparcial de Oaxaca
Lo detectado en 2015

  • Hechos que dificultan las condiciones de vida digna y segura
  • Situaciones que vulneran los derechos humanos de las mujeres privadas de la libertad
  • Deficiencias en las condiciones materiales de los centros de reclusión
  • Deficiencias en la alimentación
  • Inadecuada separación y clasificación
  • Irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias
  • Inexistencia de manuales de procedimientos
  • Deficiencias en la prestación del servicio médico Falta de capacitación a servidores públicos

Si bien es cierto que María Concepción Tovar Monreal, subsecretaria de Prevención y Reinserción Social del estado de Oaxaca, ha asegurado que las quejas sobre denuncias de violación a los derechos humanos de las reclusas y por diversas irregularidades se daban en la administración anterior, pero que desde enero para diciembre se ha empezado a trabajar muy duro, testimonios desde el Reclusorio Femenil de Tanivet revelan que aún persisten, aun cuando desde el 2015 la CNDH lo hizo saber en tiempo y forma en su informe sobre las mujeres internas en los centros de reclusión de la República mexicana.

A través de este informe, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hizo patente y reiteró su gran preocupación por las condiciones y el trato que en se le daba a las mujeres que se encuentran privadas de la libertad y a los niños y niñas que viven con sus madres internas, a partir de una evaluación a los centros de internamiento donde se alojan, lo que hace necesario que las autoridades encargadas del sistema penitenciario mexicano tomen las medidas pertinentes y realicen acciones efectivas para garantizar el respeto a los derechos humanos de estas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad por su condición de internas.

De acuerdo con la Comisión, con base en los señalamientos realizados por las mujeres internas, lo que pudo observarse y lo informado por los servidores públicos adscritos a los centros visitados, entre ellos Oaxaca, se tuvo conocimiento de hechos que dificultan las condiciones de vida digna y segura, así como de situaciones que vulneran los derechos humanos de las mujeres privadas de la libertad; deficiencias en las condiciones materiales de los centros de reclusión; deficiencias en la alimentación; inadecuada separación y clasificación; irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias; inexistencia de manuales de procedimientos; deficiencias en la prestación del servicio médico y falta de capacitación a servidores públicos.

Así también, deficiencias relacionadas con las actividades de reinserción social e inexistencia de programas contra las adicciones y para el tratamiento de desintoxicación.

En su oportunidad, Tovar Monreal confirmó sobre este tipo de quejas, “para eso decidimos contar con un área de Derechos Humanos, por parte de la Subsecretaría de Prevención y Reinserción Social esta área le hada dado seguimiento a las quejas que tenían las mujeres privadas de su libertad en el reclusorio femenil de Tanivet.

“A partir de enero 2017 en lo que comenzamos a trabajar constantemente fue sobre los protocolos de revisión a personas que ingresan a los reclusorios llámese visitas, abogados, funcionarios que ingresan, esto es derivado precisamente de los protocolos emanados de la Conferencia Nacional Penitenciaria que son homologados en los 32 estados, obviamente adecuado a la situación que impera en cada entidad.

“En este sentido, se está trabajando precisamente para erradicar esas viejas costumbres, lo estamos haciendo con la práctica de estos protocolos, el análisis, el estudio de los mismos, así como de los cursos que son constantes en materia de derechos humanos a todo el personal de seguridad y custodio como premisa mayor”, dijo.

Según la CNDH, de acuerdo con las encuestas practicadas, 60 internas alojadas en 33 establecimientos en los estados de Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Colima, Distrito Federal, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán, refirieron haber sido víctimas de golpes por parte del personal del centro.

147 internas de 50 centros, señalaron que fueron objeto de amenazas de parte del personal adscrito al establecimiento. Asimismo, 256 internas en 61 establecimientos, refirieron haber sufrido algún tipo de humillación de parte del personal adscrito al centro penitenciario.
Por su parte, 213 internas en 55 centros, indicaron la existencia de tratos discriminatorios de parte del personal adscrito al establecimiento.

De acuerdo con el reporte, en este reclusorio calificado en la fecha de inauguración por el gobernador en ese entonces José MuratCasab, padre del actual mandatario Alejandro Murat Hinojosa, como una “magnífica obra”, en sus primeros años de funciones se observaron deficiencias en las condiciones materiales.

“La mayoría de los espacios destinados a las mujeres no cuenta con instalaciones adecuadas en cuanto a su infraestructura, mobiliario y equipo para garantizar a las internas una estancia digna y segura, el reclusorio de Oaxaca carece de lavabos. El agua es escasa y se suministra por tandeo. La cocina se encuentra en malas condiciones de mantenimiento e higiene, carece de áreas de ingreso, centro de observación y clasificación y sancionadas”, emitió en el 2015.

En otro resultado del trabajo de campo que realizó la CNDH, destacó la falta de capacitación a servidores públicos adscritos a los centros de reclusión

Según lo emitido, para el caso de Oaxaca la subdirectora técnica no había recibido capacitación en materia de prevención de la tortura y manejo de conflictos.

La encargada de seguridad y custodia no había recibido capacitación en prevención de la tortura, uso racional de la fuerza y manejo de conflictos.

El personal del centro desconocía el fundamento para la aplicación de sanciones.


Sobre esto último, María Concepción detalló quedurante esta administración,personal del sistema penitenciario ha recibido cursos en el tema de derechos humanos por parte de la misma Comisión Nacional de Derechos Humanos, “nos dieron unos cursos, capacitación sobre derechos humanos, incluso acá mismo la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) está en constante capacitación y nosotros de manera interna replicando esos conocimientos, esas prácticas muy puntualmente.

“La instrucción de nuestro secretario de Seguridad Pública desde que yo tomé posesión fue muy clara: respetar los derechos humanos de las personas, porque son personas y como personas muy dignas de que tengan ellos todo el respeto”, dijo.