Confesó secuestro, luego apareció muerto en Ejutla de Crespo, Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Confesó secuestro, luego apareció muerto en Ejutla de Crespo, Oaxaca

Difunden un video en el que el joven posturero privado de su libertad, antes de ser ultimado, “canta sus fechorías”; junto a su cadáver apareció una cartulina con advertencia de los captores

Confesó secuestro, luego apareció muerto en Ejutla de Crespo, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

“A todos los que se dedican a secuestrar y extorsionar ya bájenle de h…, éstos no andan jugando, ya di nombres y lugares donde viven”, fueron las últimas palabras del joven Miguel Ángel, quien fue levantado y asesinado en Ejutla de Crespo, donde en los últimos días se suscitó una escalada de violencia.

Miguel Ángel era mototaxista, posturero. Tenía 27 años de edad, fue privado de su libertad por varios hombres armados y su cadáver fue localizado al siguiente día, cerca de un basurero, en las afueras de esta heroica ciudad de Ejuta.

Tras el asesinato, en redes sociales fue difundido un video, en el que se supone es interrogado por sus captores.

Con voz editada, alguien le pide que diga su nombre y a qué se dedica.

Miguel Ángel comienza a revelar que junto con Alejandro, El Gordo, quien acostumbra a andar en una motocicleta Italika, color verde con blanco y otro, se dedican al secuestro.

Confiesa que secuestraron al hijo de Valencia, que se los puso El Pulga y El Paletas. Lo levantaron y se lo llevaron para Las Huertas, hacia el cerro, en un terreno de Alejandro, donde lo escondieron por varios días hasta que pagaron el rescate y lo liberaron. “Yo y El Güero fuimos por el dinero”, asegura.

Agregó conocer sobre “otra bola de secuestradores que quedó de la banda de El Manolo”, entre ellos El Chino y El More de La Loma.

Tras ser cuestionado, la misma voz editada advierte: “Ya cayó el primer secuestrador, vamos por los demás, Ejutla se organiza”.

Precisamente estas mismas palabras fueron escritas en una cartulina y abandonada junto al cuerpo del joven Miguel Ángel.

Para la policía, se presume que todo se trata de una especie de “limpia”, una rivalidad entre bandas dedicadas a la delincuencia organizada.

Miguel Ángel fue localizado muerto, maniatado de pies y manos, vendado de los ojos.

El cadáver fue encontrado el pasado 11 de febrero, en el camino al exbasurero de Ejutla, también conocido como Hacienda Vieja.

Pobladores que al amanecer acostumbran a pasar por este punto, se percataron del cuerpo ensangrentado principalmente de la cabeza, además de que le llamó la atención que estaba amordazado.

Fueron ellos quienes dieron aviso a las autoridades de Ejutla y éstos a la Agencia Estatal de Investigaciones.

Ese mismo día se estableció que el joven era buscado por sus familiares, pues sabían que una noche anterior había sido levantado cuando conducía un mototaxi.

Jornada violenta

Aparentemente sin relación alguna con el caso del joven mototaxista, ese mismo día, también en Ejutla fue asesinado a balazos el señor Antonio Pedro, en su camioneta en el camino que conduce al paraje Cerro El Mexicano.

Días después fueron asesinados en la misma región de Valles Centrales tres integrantes del Comité de Defensa de Derechos Indígenas (Codedi).

El pasado jueves, fue victimado a balazos el expresidente municipal de Ejutla, Francisco Hernández.

El mismo día, en la madrugada, en San Juan Lachigalla se suscitó una masacre, donde fueron acribillados siete habitantes, seis de ellos familiares del alcalde de esta localidad, Rafael Melchor Ruiz.