Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca

Rescatan a “sentenciado” por vecinos a ser amarrado a un poste y golpeado después de acusarlo de robar una bicicleta en San Martín Mexicápam


  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
  • Lo amarran y golpean tras acusarlo de robar una bici en San Martín Mexicápam, Oaxaca
Lo mantuvieron amarrado de un poste hasta que llegó la policía al lugar.

Atado de pies y manos de un poste de luz, policías municipales rescataron a un hombre a quien acusaban de robarse la bicicleta de una vivienda en la agencia San Martín Mexicápam; tras ser retenido, golpeado y humillado, fue trasladado al hospital para su atención medica.

“Yo no fui jefe, yo no les gané la bicicleta, me agarraron de barbas, iba pasando, caminando y me aventaron la bronca, me dieron mi recia de a gratis”, explicó Germán a los policías, cuando ya estaba en la batea de la patrulla después de ser rescatado.

Sin embargo, los vecinos aseguran que alrededor de las 08:00 horas, el afectado regresaba a su domicilio en la calle Aquiles Serdán de la colonia Emiliano Zapata y observó a Germán cuando salía de su casa.

Aseguró que al verse descubierto intentó correr, pero lo retuvo y empezó a pegar gritos para que lo auxiliaran, por lo que varios vecinos salieron de sus casas para ayudarlo.
Una vez que estaba retenido y se aseguraron que no había forma de que escapara, lo empezaron a golpear.

Un vecino llegó con un mecate, mismo que utilizaron para atarlo de las manos y los pies para después sujetarlo a un poste de luz.

Alrededor de Germán se comenzaron a aglomerar varios vecinos, quienes torturaban al detenido al gritar que era mejor lincharlo.

“Estos cabrones ya no entienden, ni porque ven que al robar los han linchado y hasta han muerto, pero no, siguen robando”, sentenció una vecina.

Rodeado por los vecinos el presunto ladrón suplicaba piedad. “Yo no me robé nada, déjenme por favor, solo voy de paso”.

Un vecino, temiendo que a los otros se les pasara la mano, decidió llamar a emergencias y explicar lo que estaba pasando.

A los pocos minutos llegaron elementos de la Policía Municipal, quienes dialogaron con los vecinos y les explicaron que hasta se podían meter en problemas legales por tomar justicia por propia mano.

Los invitaron a denunciar formalmente a Germán por el delito que había cometido y dejar que fuera la autoridad ministerial quien se encargara de la sanción o procedimiento penal en su contra.

Los vecinos, contentos porque ya lo habían cacheteado, golpeado y humillado, dejaron que los policías hicieran su trabajo.

Enseguida, los municipales desataron al detenido y lo aseguraron, llevándose a la patrulla mientras lo resguardaban.

Una vez que lo subieron y ante las heridas evidentes, pidieron el auxilio de una ambulancia para que le otorgaran los primeros auxilios y lo trasladaran a un hospital para su atención médica; en tanto, Germán les aseguraba que no había cometido ningún delito y lo habían detenido por equivocación.

Tras 20 minutos de insistir a emergencias, les indicaron que no había ninguna ambulancia disponible, por lo que los policías lo trasladaron en la patrulla a la clínica de la Cruz Roja Mexicana, para que ahí lo atendieran.

En tanto, la persona afectada les informó a los policías municipales que no levantaría cargos en contra de quien dijo llamarse Germán, de 48 años de edad, con domicilio en San Martín Mexicápam, ya que lo consideraba una pérdida de tiempo y se daba por satisfecho con el castigo impuesto por los vecinos.

Aún así, los policías municipales llevarían a Germán ante el juez calificador para que éste se encargara de resolver la situación jurídica del detenido, a quien también le explicaría que podría proceder penalmente en contra de los que lo humillaron y golpearon, luego de amarrarlo al poste.


 

Relacionadas: