Los mensajes de Claudia Sheinbaum
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Los mensajes de Claudia Sheinbaum

 


 

JORGE ROJAS

Las señales de Claudia Sheinbaum son claras y directas tras anunciar los primeros nombramientos de su gabinete; una mezcla de continuidad, premio y castigo, y una doble jugada para un escenario de alto riesgo por los efectos colaterales de una eventual Reforma Judicial en el terreno del acuerdo comercial de América del Norte, T-MEC por sus siglas.

Para este ejercicio el análisis se centrará solo en tres perfiles.

La presidenta electa da claras señales de la importancia que tendrá en su sexenio el rubro de educación y la ciencia, con el nombramiento de Rosaura Ruiz Gutiérrez para ocupar una Secretaría de próxima creación; con todas las reservas que esto implica la decisión por el momento manda buenas señales.

Por su parte el nombramiento de Julio Berdegué Sacristán para la Secretaría de Agricultura, también es una buena señal para un sector que ha padecido el desprecio y la inoperancia del gobierno de la 4T durante seis años; basta recordar las protestas de agricultores de Sinaloa y Sonora por la falta de cumplimiento en los precios de garantía. Vale precisar que estos Estados norteños son el granero y la hortaliza de México y de las exportaciones.

Julio Berdegué, oriundo de Mazatlán, Sinaloa, viene de una prominente familia con una amplia tradición empresarial exitosa; bienvenido el nombramiento de este perfil en una agenda que tiene en línea de crisis la sustentabilidad alimentaria de México para el presente y futuro.

El otro nombramiento que llama la atención es el de Marcelo Ebrard Casaubón en la Secretaría de Economía; el experimentado político recibe una espada de doble filo y será el responsable de atender, escuchar, consensuar, mitigar, amortiguar y resolver las disputas y controversias que se generen por la Reforma Judicial en el marco de los compromisos de México ante el Tratado con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La doble espada de la encomienda será benévola para Marcelo si logra obtener buenos resultados ante los embates del Gobierno de Estados Unidos de América y de los principales lobbies corporativos que ya ven amenazados sus intereses en México ante la inminente aprobación fast track de la Reforma Judicial.

Un buen desempeño de Marcelo Ebrard será visto como algo justo y esperado por su superioridad, por el contrario, una situación de crisis se convertirá en la tormenta perfecta para eliminar políticamente a un adversario de reconocidas capacidades.

Marcelo Ebrard tendrá todo el 2025 para cimentar condiciones sustentables para la negociación del T-MEC en 2026, coyuntura que pesará a favor o en contra del gobierno de Claudia Sheinbaum como presidenta de México.

Marcelo Ebrard tendrá en su lista de pendientes urgentes por atender, el generar condiciones de confianza y certidumbre para los inversionistas y sectores productivos para que sigan apostando por México como destino de inversión segura y sustentable.

De igual manera, Ebrard tendrá que echar mano de la creatividad e innovación para revertir la ausencia de gran cantidad de fondos de financiamiento que fueron extintos durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Sería oportuno que Ebrard rescatará la desaparecida NAFIN, donde el oaxaqueño Luis Antonio Ramírez Pineda ha brillado por su ausencia.

En política la situación de los actores es mera circunstancia y coyuntura, es decir que puede cambiar drásticamente según la dirección del viento dominante.

Con el anuncio de Marcelo Ebrard para atender las controversias que en materia económica surjan entre los socios del T-MEC en el contexto de la Reforma Judicial, es una señal de Claudia Sheinbaum hacia los gobiernos de Estados Unidos y Canadá que, pone en la mesa a uno de los mejores negociadores internacionales que tiene la 4T; lo que asegura condiciones para una mesa permanente de diálogo y construcción de acuerdos.

Los escenarios para Marcelo Ebrard son altamente complejos, pero también prometedores.

 

--------------------------------------
---------------------------------------