Seguridad pública: Un Talón de Aquiles
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Seguridad pública: Un Talón de Aquiles

 

A la memoria de Leslie Wilson, asesinada en noviembre de 2011, víctima además de un sistema de impartición de justicia acartonado, corrupto e ilegal

 

1).- La primera tríada

Durante los dos últimos años del gobierno de Ulises Ruiz, la tríada de forasteros que monopolizó los órganos de seguridad del estado: Javier Rueda Velásquez (SSP); Jorge Alberto Quesadas (Comisionado de la Policía Estatal) y Alan Loren Peña Argueta (AEI), inventó un mito genial: Oaxaca era de las entidades más seguras del país. Los tres venían en paquete, del corral de Wilfrido Robledo, forjador de la Policía Federal Preventiva (PFP), cuando fue titular de la SEGOB, Diódoro Carrasco, y quien fue inhabilitado por compras fraudulentas. Lo único que trascendió de la tríada fue que corrompieron hasta el tuétano a las corporaciones policiales. Peña Argueta trajo consigo a la banda de “Los Chilangos”. Pura fichita.

Con Gabino Cué, hubo tres titulares de la Secretaría de Seguridad Pública: Marco Tulio López Escamilla, Alberto Esteva Salinas y Jorge Alberto Ruiz. Todos oaxaqueños. Salvo el primero, que tenía la película de su encargo clara, el resto fue como un cero a la izquierda. Ni idea del tema. Del Comisionado de la Policía Estatal mejor ni hablar. Fue una danza de titulares en una espiral descendente. En la Secretaría Ejecutiva del Consejo Estatal, un íntimo de Cué: Miguel Botello Treviño. Originario de Nuevo León y sin arraigo local. ¿Su mérito? Ser cuate y compañero del gobernador.

2).- La segunda tríada

En plena campaña política de Alejandro Murat, se vio esporádicamente a José Manuel Vera Salinas. Capitán de Navío de la Marina/Armada de México. Ex titular de la Policía Estatal y de la desaparecida Secretaría de Protección Ciudadana (Seproci), durante el gobierno de José Murat, con quien llegó en 1998, como jefe de seguridad. De ahí brincó a dichos cargos. Hizo segunda con Manuel Moreno Rivas, también hijo de la Antón Lizardo. Ambos brincaron el sexenio y se enquistaron en el de Ulises Ruiz. En 2007, los dos fueron señalados de haber participado presuntamente en la desaparición de los miembros del EPR, Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya. Jamás se supo de éstos. Ni la Comisión hecha ex professo los encontró. Moreno se quedó como director de la Policía Ministerial y Vera se fue a Cancún. Era 2007.

3).- Las peripecias del capitán Vera

Ahí, la suerte del actual Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad, tuvo un viraje espectacular: de director de Tránsito en el municipio de Benito Juárez, con el edil Francisco Alor Quezada, devino asesor de seguridad y espía de quien fuera candidato del PRD, PT y Convergencia al gobierno de Quintana Roo: Gregorio “Greg” Sánchez. Originario de Tecpan de Galeana, Gro y nacido el 18 de marzo de 1963, éste fue detenido el 25 de mayo de 2010 en el Aeropuerto Internacional de Cancún. ¿Los cargos? Narcotráfico. “Greg” fue liberado en julio de 2011, con las reservas de la ley. En plena jauja política, Vera fue sorprendido en tareas de espionaje político. Según Isabel Arvide: “la averiguación previa 316/2010 de la PGR no prosperó.  Y Vera Salinas no fue detenido, pese a que tenía a 11 policías municipales interviniendo llamadas”. (CambioQRR.com, 20 de febrero, 2017). “¿Cómo un marino, paracaidista, ingeniero, egresado de la H. Escuela Naval de Veracruz puede estar en tantos señalamientos negativos?”. Se preguntaba Arvide.

4).- Los “pelones norteños”

Sin duda los almirantes Soberón Sanz, Ramos Leal o Redondo, deben estar decepcionados de sus muchachitos. Ni el enamoradizo José Raymundo Tuñón Jáuregui, Secretario de Seguridad Pública ni el Comisionado de la Policía Estatal, José Aniceto Sánchez Saldierna, ambos hijos asimismo de la Heroica Escuela Naval, han respondido al cargo que les otorgó el gobernador Alejandro Murat. En México, la Marina/Armada de México ha sido una de las instituciones castrenses más reconocidas en el combate al crimen organizado y la delincuencia. Aquí no. La seguridad pública está por los suelos. Somos una de las entidades más violentas del país. La presencia de elementos y directivos traídos de Tamaulipas, como Juan Benito Guzmán Vásquez o el director de la Policía Municipal de Salina Cruz, Néstor Daniel Medina Lugo —cada uno con un historial cuestionable— no puede devolver la confianza ciudadana. El reciente caso del atraco al rancho “La Engorda” de Loma Bonita, nos puso por los suelos. Hay 15 policías vinculados a proceso. Pero las corporaciones están podridas.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
— ¿Será que nadie le ha explicado al gobernador Alejandro Murat, que ceder un ápice en el tema de la bilateralidad será como darse un tiro en el pie? ¿Qué el Cártel-22 no busca ir de la mano con el gobierno –como piensa el ejecutivo- sino recuperar lo que le dieron en octubre de 1992 y perdió parcialmente en julio de 2015, es decir el control absoluto del IEEPO?

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial