México, un país imaginario
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

México, un país imaginario

 


Durante 9500 años el Anáhuac vivió y desarrolló su cultura sin ninguna intromisión foránea. Los Viejos Abuelos, crearon una de las seis civilizaciones más antiguas y con origen autónomo de la humanidad. En 1519, los españoles iniciarán una invasión que culminará con tres siglos de Colonia, llamada el Virreinato de la Nueva España. En 1824, después de once años de guerra por el poder colonial, los criollos y los gachupines hicieron las paces con el Abrazo de Acatempan, y decidieron unirse y crear un país de ellos y solamente para ellos, en el que los mestizos, negros e indígenas quedaran fuera. Así se creó México.

Esta es la razón por la cual nació en 1824, un país sin pueblo. Los creadores de México fueron un puñado de españoles nacidos en España, llamados gachupines, y un puñado de españoles nacidos en el Anáhuac llamados criollos. Por qué México es un país sin pueblo. Porque desde 1824 hasta nuestros días, en este país, los habitantes ancestrales y sus culturas, no han sido tomados en cuenta. No solamente han sido ignorados y excluidos, sino que, se les ha tarado de exterminar.

Esta ha sido la consigna de los extranjeros avecindados por generaciones, que se nombran a sí mismos “mexicanos”. Blanquear o desindianizar a “su país”, y quitar de la memoria histórica del pueblo, la conciencia de que son hijos de una de las seis civilizaciones más antiguas del planeta.

Los criollos, ahora como nuevos mexicanos en 1824, se dieron cuenta que, después de once años de guerra, para quitarles el poder político, económico, militar y cultural a los gachupines, los gachupines solo habían firmado un papel en el que renunciaban a ser súbitos españoles y que pasaban a ser flamantes ciudadanos mexicanos, pero que, y ese es el punto, mantenían todo su poder y privilegios en el nuevo país. Es decir, los gachupines seguían estando encima de ellos.

Esta es la razón por la cual, en 1828, los criollos a través del sistema jurídico, expulsan a sus socios y aliados, los españoles y/o gachupines de México.

Pero como los criollos, en estos dos siglos, se han caracterizado por ser ineptos, traidores y corruptos, comenten el error de dejarlos regresar a España con todas sus riquezas. Razón por la cual, el nuevo país nace: sin pueblo, con la primera fuga de capitales y en total bancarrota, por los once años de guerra y la fuga de capitales.

Sin embargo, el país imaginario llamado México, no tiene solo estos males de su nacimiento, todavía tiene uno peor, que nos alcanza hasta nuestros días. Los criollos al quedarse como dueños únicos de este país, que siempre ha representado para ellos, una activo económico, una fuente de riqueza, una hacienda o una rica mina de oro, en donde los habitantes originarios son mano de obra cuasi esclava, porque, desde 1493, los habitantes del continente invadido nunca han sido considerados como seres humanos, según los dogmas de la colonización, sino como animales que no piensan, ni sienten, y que su dios se los puso para que los sirvieran y enriquecieran.

La desgracia del país imaginario, sin pueblo, llamado México, es que sus supuestos dueños, los criollos, se dividieron en dos bandos y han estado pelando encarnizamente estos dos siglos por arrebatarse el poder. Un bando es el que nace con los masones del rito escoces, que a su vez son: conservadores, centralistas y monárquicos, al servicio de las potencias europeas. El otro bando, se constituyó con los masones del rito yorquino, que son: liberales, federalistas y republicanos, al servicio de los intereses de E.U. Los conservadores se transformaron en el PAN y ahora en el PRIAN, y los liberales en Morena. Los criollos han estado en guerra fratricida estos dos siglos, han pedido ayuda a E.U. y a Europa para vencer a sus enemigos locales, han sido invadidos, han perdido más de la mitad del territorio, han perdido la soberanía alimentaria, política y energética. Los criollos han sido despiadados con el pueblo ancestral invadido, los han excluido y despreciado, han mantenido al pueblo en la ignorancia y en la pobreza, en un país que es racista y clasista estructuralmente. Los criollos, en su país imaginario han sido corruptos e ineptos. Nunca han sentido verdaderamente amor y respeto por el pueblo y la nación. Ante cualquier imprevisto huyen del país y tienen sus riquezas mal habidas en bancos extranjeros. México no existe, es una ficción, una marca, una empresa.

Educayotl AC. Descolonizar es dignificar. www.toltecayotl.org

 

PlayOn Content