¿Abogados, economistas, politólogos, quién gobierna mejor?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

¿Abogados, economistas, politólogos, quién gobierna mejor?

 


Desde que México es gobernado por civiles (1946) el país se ha significado por una gran diversidad de profesionistas que han presidido la República.

Abogados, economistas, politólogos, administradores, se han sucedido en la silla presidencial, a la que incluso llegó en la segunda mitad del Siglo XX un contador privado, sin título universitario.

Varias administraciones fueron encabezadas por abogados, tantos que se pensó que para ser Presidente de México se requería del título de licenciados en Derecho. Miguel de la Madrid terminó con ese mito que venía desde que México decidió cambiar de un régimen militar a uno civil.

Miguel Alemán, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y José López Portillo fueron parte de esa cadena de abogados que en el Siglo XXI prosiguió con Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Solamente la figura de Adolfo Ruiz Cortines, sin carrera universitaria, interrumpió la cadena de abogados en el siglo pasado y Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo hilaron tres períodos consecutivos de economistas.

Vicente Fox, administrador y Andrés Manuel López Obrador, licenciado en Ciencias Políticas, son poseedores de una carrera universitaria distinta.

La siguiente administración apunta a que una Física, con doctorado en ingeniería ambiental; un abogado o un licenciado en relaciones Internacionales, ocupen la silla presidencial, si los ciudadanos deciden continuar con el proyecto de la Cuarta Transformación, aunque del lado de la oposición no se ven figuras relevantes que compitan en igualdad de condiciones.

Con todo y ello, hay varios profesionistas que apuntan hacia esa dirección. Santiago Creel es abogado, Lily Téllez periodista, Mauricio Vila abogado, todos ellos aspirantes del PAN y Beatriz Paredes, socióloga, Enrique de la Madrid abogado y Alejandro Murat también abogado, por el lado de los priistas.

Como se ve los abogados continúan siendo mayoría entre los aspirantes presidenciales, aunque se duda que el siguiente Presidente o Presidenta de México vaya a ser nuevamente un abogado.

Los abogados han proliferado, pero no han sido los mejores gobernantes de México, ya que los saldos de Miguel Alemán, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, no son los más favorables.

El mal manejo de la economía provocó severas crisis y grandes devaluaciones al término de los sexenios de Alemán, Echeverría y López Portillo.

Con Díaz Ordaz se presentó la matanza de Tlatelolco del dos de octubre de 1968, mientras que Adolfo López Mateos es el mejor calificado, aunque se le acusa de represor por la forma en que resolvió las huelgas de ferrocarrileros y médicos, principalmente. Los abogados del presente siglo no funcionaron mejor y Felipe Calderón fue el iniciador de la guerra contra el narco que ensangrentó y sigue haciéndolo a todo el país y Peña Nieto dejó un fuerte hedor a corrupción.

Por el lado de los economistas, Miguel de la Madrid enfrentó una grave crisis y la moneda se devaluó terriblemente durante su gestión, mientras que Salinas inició la apertura de los mercados y el tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, pero dejó la economía prendida con alfileres y Ernesto Zedillo inició con una gran devaluación y la peor crisis económica de la que se tengan recuerdos.

Vicente Fox, el único administrador de profesión fue un Presidente atípico y el primero que soportó el sarcasmo, la ironía y los ataques despiadados a su persona y su gestión, con el inicio de las redes sociales.

Con Andrés Manuel López Obrador, el politólogo, su administración se ha distinguido por un nuevo estilo de gobernar que no agrada a grandes sectores de la población y sus proyectos que no han gustado a una gran mayoría que ve el nuevo aeropuerto, la nueva refinería y el Tren Maya, como obras sin sentido, mientras sus conferencias mañaneras lo mantienen posicionado en gran parte de la población.

Los estilos de los presidentes mexicanos son muy diferentes y los recuerdos de sus gestiones son totalmente polémicos.

Email: ramonzurita44@hotmail.com