La oscuridad de Radio Universidad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

La oscuridad de Radio Universidad

 


El 4 de octubre de 1964, la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca inauguró su estación radial XEUBJ, que la posicionó como una institución de avanzada en el país.

Con una programación propia, diferente a las estaciones radiales de la época, XEUBJ pronto definió su propio estilo y logró captar la preferencia de un público que gustaba escuchar programas de contenido científico y cultural, pero sobre todo, de escuchar la música clásica.

Entonces, muchos jóvenes de la época, comenzaron a educar sus oídos naciéndoles el gusto por este género. Radio UABJO, como ya era nombrada, cumplía así la misión de entretener, pero sobre todo, de culturizar a familias enteras de la época, que se reunían, al calor del hogar, para escuchar su programación.

Los universitarios de entonces se sentían orgullosos de tener su propia estación radiodifusora, haciéndose clásica, también, las voces de los locutores que ahí laboraron.

Radio Universidad, que no era su papel, acompañó también los movimientos estudiantiles, como el Movimiento Democrático Universitario de la década de los 70’s, o el movimiento popular de 2006, en la cual estuvo en constante transmisión al lado del pueblo, como decían sus comentaristas.

Sin duda alguna, la “época de oro” de Radio Universidad fue cuando estuvo como director, Jesús Alberto Cabrera, fallecido hace unos ayeres.

Él mismo conducía un programa de música clásica que era muy escuchado, pero además, abrió el micrófono a diversos sectores, con una programación de primer nivel. Hizo mucho con poco, imbuyendo mucha imaginación, porque en honor a la verdad, Radio Universidad ha tenido escaso presupuesto.

Después de Jesús Alberto la estación de los universitarios entró en una crisis de la cual no ha podido salir. De una estación radial brillante, pasó a ser una estación bastante oscura, burocratizada y condenada al fracaso.

Sus programas actuales, en su mayoría, parecen estar elaborados para cubrir un espacio y solo justificar la chamba. Por eso el público ya no sintoniza la estación y se alejó de ella. Es triste, pero desde que llegó el abogado, Maylo Gómez Aguilar, como director, Radio Universidad no existe.

El pasado 4 de diciembre, el rector de la UABJO, Cristian Carreño López anunció la adquisición de una antena para ampliar la potencia de transmisión de “Radio Universidad” XHUBJ, 91.5 de FM.

Anunció, además, una inversión de 1.7 millones de pesos para potenciar la señal y la programación universitaria a efecto de llegar a los Valles Centrales, y algunos puntos de la Sierra Sur.

Asimismo, anunció que en fecha próxima firmará un Convenio de Colaboración con la Fonoteca Nacional, “a fin de que la estación radial pueda acceder y reproducir el valioso acervo que resguarda dicha institución”.

En honor a la verdad, desde hace varios años, Radio Universidad no recibía una inyección presupuestaria de este tipo.

Pero ahora, lamentablemente, el contenido de Radio Universidad está para llorar.

Los tentáculos del exsecretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud, a través de su comadre Leticia Mendoza Toro, lograron la imposición, como director de Radio UABJO, de un personaje gris, Maylo Gómez Aguilar, que de radio no sabe nada, más que encender el de su automóvil.

Burócrata, chambista, acomodaticio y apocado, Maylo observa los toros desde la barrera y ofrece al mejor postor la programación de la radio universitaria, buscando granjearse espacios con los poderosos, como ocurre con el Tribunal Superior de Justicia del Estado, en donde pretende colocarse como juez penal a cambio de este tipo de favores. Maylo es pues, viva calca del priismo en extinción.

Creemos que Radio UABJO debe ser incluyente, pero selecta en cuanto al desarrollo de los temas y de la cultura musical.

Además, debe dar voz, pero no para grillar, a personajes destacados de todos los ámbitos sociales y culturales, que por su experiencia y conocimiento puedan aportar a la sociedad.

También debe propiciar la formación de conciencia de realidad y valores entre los jóvenes, principalmente, y abierto a todos los sectores, con programas críticos que difieran de las estaciones comerciales.

Si propusiera el análisis y la reflexión, no solo en cuanto a autonomía universitaria, fuera mucho mejor.

Así, después de ser un baluarte de los movimientos sociales por las cuales ha pasado esa institución, Radio UABJO devino en el más gris oficialismo, con programas soporíferos, que de ninguna manera corresponden con la nueva realidad y dinámica que está viviendo en estos momentos nuestra querida Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca.

En la propia alma mater, hay gente talentosa, catedráticos con una amplia cultura y, sobre todo, conocedores de la realidad que vive Oaxaca; gente con estudios de Ciencias de la Comunicación que debieran estar en el cargo que ocupa Maylo, cuyo interés no es otra cosa más que obedecer ciegamente, al que lo puso en ese cargo. Para él, lo ha dicho públicamente, la UABJO, que se vaya al carajo.