La felicidad posible | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

La felicidad posible

 


La felicidad es uno de los anhelos más grandes del ser humano, que para lograrla ha buscado diversos caminos y creado posibilidades, pero hasta ahora no ha encontrado claves mágicas ni nada que pueda comprar en el mercado como una pastilla que satisfaga sus deseos.

Se ha cuestionado también si teniendo mucho dinero o propiedades por todos lados resuelve sus ansias de felicidad o si la genética le favorece para tener lo que quiera con el fin de sentirse feliz de la vida de manera duradera.

El doctor José María de la Roca Chiapas, director nacional de Nueva Acrópolis, estuvo en la ciudad de Oaxaca de Juárez y abordó en una conferencia el tema de la felicidad con un enfoque filosófico y práctico dentro de las actividades del 60 aniversario de esta institución cultural sin fines de lucro.

Partió diciendo que si no sabemos qué queremos y cuál es el sentido de nuestra vida; si no nos amamos a nosotros mismos y esperamos que la solución venga de fuera, seguiremos viviendo en la indiferencia y la ignorancia, dependiendo de las circunstancias, de las decisiones de los demás.

Si no amamos la verdad para sentirnos plenos, ni luchamos por encontrarla sin reconocer que la tenemos en nosotros mismos, entonces para qué queremos la vida, ¿acaso sólo para poseer dinero y muchas cosas? Desde luego que no, porque hay respuestas trascendentes, valiosas, más allá de las cosas materiales y pasajeras.

Entonces surgen inevitablemente las preguntas de ?qué tengo que hacer, cómo puedo conocerme mejor, cómo establecer una mejor relación con los demás para que mi vida tenga sentido? Los problemas de fondo son el materialismo, el egocentrismo y una educación de competencia que tenemos, los cuales nos llevan a la infelicidad, a la separación de nuestro ser, al egoísmo, a tener una visión fragmentada de nosotros mismos y de la comunidad, reflexionó el directivo de Nueva Acrópolis.

En cambio, si trabajamos con nuestro ser interior y buscamos la realización plena el resultado será diferente. La filosofía nos enseña que la felicidad perdurable depende más de nuestro enfoque interior que de las circunstancias y factores externos; no hay que permitir que los obstáculos ni los defectos nos limiten en la búsqueda incesante de nuestra felicidad. Recordemos que el ser humano tiene cuerpo, una psique y una esencia que es su ser interior, es decir, todas las potencialidades para su transformación.

La felicidad, dijo el ponente, es poner atención a lo que depende de nosotros, armonizarnos, lo que podemos hacer a partir de nuestra voluntad, como la capacidad de amar y servir, perdonar, desarrollar la gratitud y la bondad, disfrutar la belleza de las cosas, en fin, tener emociones positivas, vivir las virtudes para encontrar el significado de nuestra existencia, saborear cada momento de nuestra vida.

El dolor y las enfermedades también nos enseñan a sacar de ellas la fuerza necesaria para ser mejores. La vida es tan sabia que nos transforma maravillosamente a través de las pruebas que nos pone en el camino. Por lo tanto, aprovechemos las oportunidades que ella nos da en el viaje que hacemos por la tierra.

El doctor De la Roca Chiapas sostuvo que podemos ser los dueños de nuestra propia vida cuando hay voluntad y aceptamos el compromiso de hacer un esfuerzo para construirnos, para fomentar la paz interior y asumir los retos de convertirnos en seres humanos plenos, útiles y maravillosos. La felicidad consiste en tener dirección, un destino elegido y la vivencia de valores y virtudes; se construye cuando tenemos una vida espiritual, una vida consciente, una vida en comunidad, donde lo que más importa es el ser colectivo y el servicio a los demás.

Y una llamada de atención: Hoy las enfermedades que agobian a los mexicanos son la angustia y la ansiedad, entre otras, cuya sanación está precisamente en nosotros mismos. Es cuestión de interiorizarnos, explorar nuestras energías y capacidades, aceptar errores y asumir los retos de transformación.

Nueva Acrópolis es una organización internacional con presencia en 60 países del mundo y sus principales ejes de trabajo son la filosofía, la cultura y el voluntariado. Su sede en la ciudad de Oaxaca es en Heroico Colegio Militar 304, colonia Reforma, donde imparte actualmente talleres de filosofía para jóvenes y adultos.