Huachicol criminal - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

Huachicol criminal

 


¿Qué está sucediendo en la refinería “Antonio Dovalí Jaime” de Pemex en Salina Cruz?  El miércoles pasado, a unos metros de la petroquímica fue asesinada de manera artera una mujer identificada como Adriana M; lo trascendental del caso, pese a que un solo asesinato ya es una tragedia, se centra en que la mujer era la encargada de las pipas de la planta de almacenamiento de la refinería de Pemex en la zona.

Fuentes militares han señalado que la funcionaria se había negado al intento de extorsión para permitir la entrada de pipas apócrifas a las instalaciones de la petroquímica. De acuerdo con reportes, la asesinada presentó recientemente una denuncia por amenazas y extorsión.

Sin embargo, al parecer su denuncia cayó en saco roto. A pesar de que la refinería es un lugar estratégico y su protección es asunto de seguridad nacional, nadie tomó cartas en el asunto y, la respuesta de los criminales fue silenciarla, asesinándola. Los empleados de Pemex están bajo fuego, sometidos a una intensa presión de los huachicoleros, muchos de ellos en el interior de la factoría y coludidos con directivos de la Dovalí Jaime.

Altos funcionarios de diversas factorías de Pemex están en la mira por sus presuntos nexos con el robo de combustible. Empleados o responsables de distribución, vigilancia de ductos, bombeo, almacenistas, piperos son presionados por la delincuencia organizada, el huachicol es un jugoso y boyante negocio que ni la negación o las promesas de la 4T ha frenado.

En 2019, recordamos, marinos fueron detenidos por el presunto robo de combustible en la petroquímica. A la Marina se le ha encargado la vigilancia de objetivos e instalaciones estratégicas. Si no se hace nada para proteger a los denunciantes, a vigilar estas instalaciones, a resguardar la seguridad, pues estamos embrollados en un gran problema.

Las refinerías y Salina Cruz en particular, son parte fundamental del proyecto de desarrollo interocéanico para Oaxaca, el Sureste y el país. Si la delincuencia se atreve a asesinar a una funcionaria a las puertas de la factoría, demuestra su poder desafiante y su impunidad.

Seguirán llegando inversiones, presupuesto a raudales para ampliar, rehabilitar, modernizar a Salina Cruz, pero si persisten los robos, el huachicol y la presión sobre los petroleros, estaremos haciendo un muy mal negocio con dinero público y amenazando instalaciones estratégicas para el país.

 

SALUD, SE BAJA LA GUARDIA

La presencia de brotes de varicela y del virus Coxsackie en varias escuelas de la entidad oaxaqueña solo han demostrado que se está bajando la guardia y los protocolos de prevención o los filtros sanitarios ya no se llevan a cabo.

Veremos ahora qué pasa cuando los frentes fríos se presenten en la entidad por la temporada invernal, sobre todo porque el virus del Covid-19 sigue presente y aún se tienen registro de casos activos.

Las autoridades de salud ya lo han advertido, si la población relaja medidas sanitarias y deja a un lado el uso de cubrebocas y la sana distancia, corremos el riesgo de regresar a un aumento no solo de Covid-19, sino de casos de influenza y otras enfermedades respiratorias.

Parece que la población no ha aprendido nada en estos dos años de pandemia y ahora se siente segura con las vacunas contra el Covid-19, sin considerar que en otros países ya hay nuevas subvariantes que no tardan en llegar al país.

Las y los oaxaqueños también deben considerar que el uso de cubrebocas y la sana distancia también puede prevenir de otras enfermedades como la viruela símica, la cual hemos visto que va en aumento cada semana y que a la fecha suman 7 casos.

Además de los padres y madres de familia que han bajado la guardia e incluso han enviado a sus hijos enfermos, las autoridades educativas y de salud no han sido exigentes en continuar con las medidas sanitarias a pesar del inicio de la temporada de influenza estacional.

Esperemos que el relajamiento de los oaxaqueños no genere una sexta ola de contagios en los próximos meses, porque esto sería un cuento de nunca acabar.

 

¿UNA CIUDAD MALOLIENTE?

Con el cierre del basurero de Zaachila, en la ciudad veremos en próximos días las grandes cantidades de basura que se acumularán en las inmediaciones de los mercados y diferentes espacios públicos, que ni las autoridades municipales podrán controlar a pesar de las multas y sanciones que se han anunciado.

Las y los oaxaqueños de la capital enfrentaremos nuevamente una grave crisis por falta de planeación de las autoridades, que solo se dedican a informar por las redes sociales sobre la forma de separar la basura, cuando se requiere de una pronta organización para aprovechar y reutilizar los desechos entre los mismos vecinos.

Aunque las autoridades hacen llamados a evitar tirar la basura en la vía pública, es inminente que pronto veremos desechos orgánicos e inorgánicos no solo en las calles, sino barrancos y terrenos que han sido abandonados por sus propietarios.

Nuevamente las y los oaxaqueños veremos una ciudad llena de basura y quizá de protestas de los comerciantes de mercados, como ha sucedido en otras ocasiones ante la acumulación de desechos que por ahora no se sabe cuál será su destino por falta de un tiradero municipal.

Lo preocupante es que se acercan las festividades por el Día de muertos y con estas el arribo de turistas, que verán una ciudad descuidada y maloliente si este problema se extiende y no hay una solución inmediata. Con esto se pondrá a prueba el liderazgo del edil capitalino Francisco Martínez Neri.