El salario del hambre | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

El salario del hambre

 


Uno de los temas torales del Tratado de Libre Comercio que puede impedir que esta relación comercial siga adelante, es el monto de los salarios que se pagan en México. Los dos países desarrollados, Canadá y Estados Unidos, se quejan de la competencia desleal que hace México al pagar algunos de los salarios más bajos del mundo, sólo los gobiernos de África y el Oriente nos ganan en mantener en niveles de subsistencia precaria a sus habitantes.

Esta situación en castellano significa que nos están matando de hambre, mal comiendo y peor viviendo con salarios que no permiten desde ningún punto de vista el desarrollo de una vida plena. Sólo nos alcanza para mal morir. El gobierno mexicano en franca complicidad con la clase empresarial permite que se paguen salarios bajos en todo el país, los estudios demuestran que no alcanza para vivir. Las razones son varias pero principalmente la de que se fortalezca los empresarios en México a costa del sacrificio de la clase trabajadora.

Hace poco que Miguel Mancera advirtió sobre la necesidad de subir el salario de los mexicanos por los menos un diez por ciento, afirmando que un mejor salario se traducirá en una mejor calidad de vida. Sus palabras quedaron como una oración en el desierto, se levantaron algunos comentarios y después no se volvió a hablar.

Como siempre la alerta de esta situación nos llega del exterior. Al estar negociando el Tratado con Canadá y los Estados Unidos éstos se quejan de que México tiene una ventaja para atraer empresas en función de los bajos salarios que paga. Esto debería de darle vergüenza a la administración de Enrique Peña Nieto, quien se enorgullece de crear empleos.

Por otra parte, con los movimientos sísmicos que destruyeron mi adorada ciudad de México, volvieron a salir las condiciones en que trabajaban varios personas, hacinadas y en condiciones insalubres, laborando en inmuebles con hacinamiento, insalubridad, sobre ocupación. Los sitios no ofrecen ninguna protección, ni condiciones de seguridad. De tal manera, que cuando alguna autoridad, presidente, gobernador o secretario del trabajo dice que se han creado miles de empleados hay que tomarlo con cierta reserva, tienen trabajo sí, pero les pagan poco y explotan mucho, son trabajos donde los “negrean”. Varios millones tienen un salario que no les alcanza para vivir.

¿Qué ocurre?, ¿porqué en la realidad que no nos morimos auténticamente de hambre? Ocurre que en las familias varios miembros de ella tienen trabajo y contribuyen hacer una bolsa común para sobrevivir. Otra cosa variable es que algunos de los miembros de la familia ganan más de un salario mínimo y con ello contribuye a ampliar el fondo de resistencia.

Unido a esos salarios están las condiciones laborales de trabajo. En 2016 se registró que murieron 986 empleados en accidentes laborales, hubo 400 accidentes en los centros de trabajo y el número de muertos por condiciones insalubres o de alto riesgo es desconocido. Esto es aparte de los asesinados y desaparecidos. La mayoría de las empresas no dan a conocer sus accidentes y prefieren llegar a un arreglo laboral interno, otros simplemente ignoran la ley. Este es un punto fundamental de la economía mexicana el cual ningún precandidato ha tratado con suficiente profundidad.

NO HAY CISMA EN EL PAN

La salida del PAN de la esposa de Felipe Calderón, Margarita Zavala, se había conocido desde el 8 de junio pasado cuando inició una gira nacional a bordo de un autobús para visitar 45 ciudades de las 32 entidades del país. Se destapó como candidata por el partido o por la libre.

Ahora su renuncia al PAN es una realidad. Con grandes desplegados y ocho columnas que desde mi punto de vista no merece Margarita ni el acontecimiento cantado desde hace meses, se anuncia con bombo y platillo una noticia que era conocida desde hace tiempo.

Sus simpatizantes y aliados advirtieron que su salida del PAN muestra con claridad el secuestro al que ha sometido Ricardo Anaya a Acción Nacional y el agandalle de la candidatura de este partido a la Presidencia de la República.

Lo que no debemos de olvidar es que entre Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto existe una alianza desde hace más de 12 años para establecer el “el ahora tú y luego yo”. Hace doce años Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México y otros gobernadores de igual catadura, le metieron votos a la candidatura del Felipe Calderón para que éste ganara la elección presidencial al “Peje”, detrás de él estuvieron varios gobernadores que no querían a Roberto Madrazo. En la elección de 2012 Calderón apoyo la candidatura de Enrique Peña Nieto a la presidencia, mandando como representante del PAN a un personaje siniestro y corrupto: Josefina Vázquez Mota, que no tenía ni la menor posibilidad de ganar y nada que hacer frente al copetón producto de Televisa.

Ahora las cosas cambian, hay que apoyar al PRI, en contra del “peloncito” Ricardo Anaya, que con gran inteligencia y habilidad se adueñó del PAN y no va a colaborar para que gane el candidato del PRI que hasta este momento es José Antonio Meade. De manera que no nos engañemos, la salida de Margarita, la esposa de Felipe Calderón, que no sé de donde le ven tamaños para ser presidenta de México, se da para favorecer la candidatura de José Antonio Meade, y para descarrilar el tren de Ricardo Anaya que ya se sentía en Los Pinos despachando como presidente.

Falta que corra mucha agua bajo el puente, pero hoy, la alianza Peña Nieto Calderón está firme y operando. Fin

ggpereyra@hotmail.com